EDAD CONTEMPORÁNEA

Vencidos de la Guerra Civil en el Bajo Aragón (1): la revancha de la derecha (1938)

En la primavera de 1938, la súbita ocupación del Bajo Aragón por las tropas franquistas con su guerra relámpago, puso en desbandada no sólo al ejército republicano sino también a una parte de la población civil. El estudio de la represión ejercida por la derecha en ese período es muy complicado por la dispersión de los republicanos en su huida apresurada en un atropellado ¡Sálvese quien pueda!  

Para poder explicar ordenadamente el resultado de esta caótica situación, dividiré este relato en tres capítulos: éste primero dedicado a las represalias incontroladas aplicadas directamente en los pueblos; el segundo, dedicado a los que siguieron el duro camino del exilio; y un tercero dedicado a la represión institucionalizada en las cárceles y los juicios militares sumarísimos.

REVANCHA DE LA DERECHA VENCEDORA

La violencia generada por la derecha en el Bajo Aragón tuvo un carácter claramente revanchista. El golpe militar del 18 de julio del 36 había sido el detonante que puso en marcha una espiral de violencia por ambos bandos, que se prolongaría varias décadas.

Entre el 19 y 24 de julio de 1936 la derecha, vencedora inicial del golpe en Aragón, ejerció una violencia de baja intensidad en todo el Bajo Aragón. Se limitó al cambio de ayuntamientos y a la detención de izquierdistas en algunos pueblos. En Zaragoza y otras zonas como Cinco Villas, Calatayud y Teruel la acción de los falangistas fue mucho más violenta, sobre todo en agosto de 1936. En el Bajo Aragón, en esos días de julio, los falangistas se limitaron a liberar a sus líderes Jesús Muro Sevilla y José Sainz presos en Alcañiz, y se replegaron hacia Zaragoza para defender la capital, amenazada por la formación de columnas anarquistas catalanas y su salida hacia Aragón.

1- Falangistas

Falangistas

Quizá algún lector pueda darme a conocer, en detalle, algún asesinato causado por los derechistas en esos días de julio del 36. Yo, por más que he indagado sobre ese breve período, no he podido constatar la muerte por fusilamiento de ningún izquierdista en todo el Bajo Aragón. El inicio de la oleada de violencia coincidió con llegada de las columnas anarquistas catalanas a Caspe y Calaceite, tal como relaté en mi escrito:

https://historiasdelbajoaragon.wordpress.com/2016/02/06/linchamiento-de-la-derecha-en-el-bajo-aragon-1936-1938-saqueo-y-fusilamientos-masivos/

Las acciones violentas, de la derecha contra los izquierdistas, se produjeron en la primavera de 1938 con la ocupación del Bajo Aragón por las tropas franquistas. La muerte violenta de algunos izquierdistas atrapados en los pueblos, causada directamente por civiles, no tuvo carácter general en los pueblos del Bajo Aragón. No existen datos publicados ni estadísticas, que yo conozca, referidos a los muertos sin juicio previo que, en aquella circunstancia, hubo en algunos pueblos.

He encontrado datos concretos, recogidos por historiadores locales, referidos a pueblos como Alcorisa y Calanda, donde se cifran las muertes y se describe la crueldad con que se practicaron algunos asesinatos concretos. He encontrado indicios de fusilamientos en Calaceite y Castelserás. No es casualidad que estos hechos execrables se produjesen, con mayor frecuencia y mayor crueldad, en los pueblos más castigados por la represión anarquista, donde se habían producido más muertes. La crueldad, ejercida por ambos bandos, también resultó proporcional y equiparable.

AJUSTE DE CUENTAS EN ALCORISA, CALANDA Y OTROS PUEBLOS

Pedro Rújula, en su libro “Alcorisa: el mundo contemporáneo en el Aragón rural”, cuenta que el 17 de marzo de 1938, con la entrada de las tropas nacionales, llegaron de regreso los falangistas que habían huido a Zaragoza en julio del 36, ante la llegada de las columnas anarquistas catalanas. Ellos, y no el ejército, se adueñaron de la situación y ejercieron desde el primer momento todo el poder en Alcorisa. Matías Saura García ocupó la alcaldía y Antonio Calvo Romero fue el Jefe local de Falange.

En Alcorisa la situación fue confusa pero, con datos aportados por Julián Casanova, afirma Rújula que hasta finales de marzo las represalias ocasionaron 6 asesinatos, 11 en abril y 4 en mayo de 1938. A partir de junio los detenidos ya fueron entregados a la autoridad militar para ser sometidos a juicio.

4- Alcorisa ocupada

Alcorisa en la posguerra

Muchas de estas víctimas, sacadas de sus casas, eran familiares inocentes de anarquistas huidos, que habían participado en los asesinatos de derechistas, realizados durante la revolución libertaria y también pudo ventilarse alguna rencilla personal por otras causas.

Roberto Ceamanos Llorens y José Antonio Mateos Royo, autores del libro “Calanda en la Edad Moderna y Contemporánea” cifran en 40 los asesinatos llevados a cabo por los falangistas, en Calanda, durante los primeros meses posteriores a la llegada de los nacionales.

Horroriza conocer la crueldad de algunos hechos ocurridos en Calanda durante la represión ejercida por ambos bandos: a uno de los asesinados por los anarquistas le cortaron la cabeza y la utilizaron como balón para un partido de futbol, a otro derechista fusilado le abrieron el cráneo y un anarquista se comió crudos sus sesos; como contrapartida los falangistas fusilaron a una mujer en avanzado estado de gestación y pisotearon su vientre hasta terminar con la vida del feto que llevaba en su seno.

5- Fusilados

Fusilados

Sin poder documentarlo, tengo noticia de asesinatos de este tipo, pero de menor alcance y cuantía, en Castelserás, Calaceite y quizá Caspe y algún otro pueblo del Bajo Aragón. Desconozco las cifras y situaciones concretas, pero he constatado que esa actuación no fue generalizada y que fueron muy pocos los pueblos donde hubo asesinatos incontrolados. Fue mucho más generalizada la condena a muerte posterior, en juicios militares sumarísimos que esa sí que afectó a vecinos de casi todos los pueblos del Bajo Aragón.

VEJACIONES Y HUMILLACIONES

Otra cuestión es, los malos tratos, las vejaciones y las humillaciones que sufrieron, sobre todo las mujeres de los izquierdistas, en prácticamente todo el Bajo Aragón.

En mi anterior escrito:

https://historiasdelbajoaragon.wordpress.com/2017/09/27/la-izquierda-del-bajo-aragon-despavorida-colapso-de-fugitivos-por-caminos-y-carreteras-marzo-abril-1938/ narré la trágica fuga de la población civil ante la llegada del ejército franquista. Casi todos los fugitivos, que no consiguieron refugiarse a tiempo en Cataluña, fueron desbordados por la rapidez de la “guerra relámpago” y quedaron atrapados en grandes bolsas practicadas por el ejército vencedor. Tras una primera selección de los prisioneros, los más significados eran detenidos y encarcelados y los demás, sobre todo mujeres, eran enviados a sus pueblos de origen.

En los pueblos toda la gente se conoce y la llegada de izquierdistas huidos era conocida de inmediato por la nueva oligarquía establecida por los vencedores. Los hombres, y algunas mujeres, con “responsabilidades” eran denunciados a la Guardia Civil, que investigaba sus antecedentes y los entregaba al ejército para ser juzgados. Muchas mujeres fueron objeto de vejaciones, la más generalizada fue el rapado de sus cabellos y, en algunos casos, fueron obligadas a beber aceite de ricino.

7- Mujeres rapadas

Mujeres rapadas

En mi libro “La Casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas” cuento el “castigo” aplicado a tres mujeres izquierdistas rasuradas en Fórnoles, a una de las cuales se le dio el brebaje del ricino con fatales consecuencias para su salud.

Me consta que en Valjunquera una mujer, que había participado y jaleado de manera ostentosa las vejaciones y fusilamiento de los curas de Fórnoles y Valjunquera, fue rapada y obligada a seguir, bajo insultos y totalmente desnuda, el itinerario que los dos curas atados del cuello con una soga habían seguido el día de su fusilamiento.

TESTIMONIOS ESCRITOS

El calaceitano derechista Ángel García, en sus inéditas memorias “Pinceladas españolas y vivencias de mi pueblo”, habla de la actitud conciliadora de los familiares de fusilados por el anarquismo, que se limitaron a denunciar los crímenes de que habían sido víctimas sus deudos. Y dice que: “en ningún momento mostraron, de palabra ni de obra, ningún sentimiento de venganza contra aquellos…más que desprecio, sentían compasión por tanta monstruosidad…” Aunque reconoce que hubo alguna excepción en este comportamiento compasivo.

A continuación, con un lenguaje críptico, insinúa que hubo actos de violencia contra algún izquierdista pero sin concretar y dice: …se dio la gran paradoja que, en estos hechos tan abominables como inhumanos, fueron, los más, realizados por personas que durante la “dominación roja”, habían ocupado cargos, algunos de los más codiciados y privilegiados, dentro del llamado “Control”.

Cuenta además que los “considerados rojos” fueron sometidos a estrecha vigilancia y siguieron trabajando y explotando sus propiedades, pero necesitaban un salvoconducto diario indicando la finca a donde iban a trabajar cada día. Un grupo de ellos fue obligado, turnándose por semanas, a sacar los escombros de la iglesia derruida en el bombardeo que la aviación republicana había realizado en los primeros días de ser ocupado el pueblo por los nacionales. Además fueron obligados a desenterrar, y trasladar al cementerio, los cadáveres de los derechistas fusilados durante el período de dominio republicano.

3- El nuevo orden

Primeras misas de posguerra

Por su parte, el izquierdista de Monroyo Domingo Castillo Cazcarra cuenta en sus inéditas “Memorias y tragedias” que, al ser ocupado Monroyo regresó el cura, que se había salvado de la persecución huyendo a Zaragoza, se estableció la Guardia Civil, y se nombró alcalde al “Micalet”, cuya esposa había sido fusilada por los rojos en Valdalgorfa y como Jefe de Falange al “Aurelio”.

Al paso del frente por Monroyo, una mujer casada y con hijos pequeños, fue violada y asesinada por un grupo de soldados moros. A la llegada del falangista “Bernardet”, el único superviviente de tres hermanos, que consiguió escapar a Zaragoza durante la revolución libertaria, exigió responsabilidades e hizo detener a catorce izquierdistas que fueron trasladados a Alcañiz para ser juzgados. Algunos de ellos serían después condenados en juicio sumarísimo y fusilados. Tuvieron que encerrarlos en una iglesia de Alcañiz por faltar espacio en las cárceles, que ya estaban abarrotadas de presos, procedentes de todos los pueblos de la contornada.

2- Detencion de izquierdistas

Detención de izquierdistas

Un Brigada del ejército se instaló en el ayuntamiento de Monroyo y obligó a los izquierdistas a “pasar por caja”, imponiéndoles multas de 400, 500 y 1.000 pesetas, según su nivel de riqueza. El padre de Domingo, izquierdista y propietario del Mas d’en Peris, tuvo que pagar 1.000 pesetas que le fueron prestadas los del Mas de Andreu, porque él no las tenía.

Y finalizo aquí este relato, porque la casuística lo haría interminable. Espero haber dado, al lector, unas pinceladas, quizá insuficientes, para hacerse una idea de lo que fue la represión incontrolada de los primeros meses de pos-guerra. La verdad es que no he encontrado mucha más información fiable.

BIBLIOGRAFÍA

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

CASANOVA, Julián, Ángela CENARRO, Julita CIFUENTES, M^ Pilar MALUENDA y M” Pilar SALOMÓN: “El pasado oculto. Fascismo y violencia en Aragón 1936-1939”, Siglo XXI, Madrid, 1992.

CASTILLO CASCARRA, Domingo. “Memorias y tragedias”. Cornellá de Llobregat (Barcelona). Inédito, 1999

CEAMANOS LLORENS, Roberto y MATEOS ROYO, José Antonio. “Calanda en la Edad Moderna y Contemporánea”. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses, 2005

GARCÍA , Ángel. “Pinceladas españolas y vivencias de mi pueblo”, Borrador inédito.

REIG TAPIA, Alberto: “Ideología e historia: sobre la represión franquista y la guerra civil”, Akal, Madrid, 1986

RÚJULA, Pedro, “Alcorisa: El mundo contemporáneo en el Aragón rural”. Alcorisa: Ayuntamiento de Alcorisa, 1998.

 

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s