EDAD CONTEMPORÁNEA

La izquierda del Bajo Aragón despavorida: colapso de caminos y carreteras (marzo-abril 1938)

El rápido y aparatoso avance de los nacionales en la “guerra relámpago” de marzo del 38, puso en fuga desordenada y tumultuosa a la izquierda más comprometida del Bajo Aragón. Desconfiaban del mensaje de los panfletos lanzados por los aviones franquistas, prometiendo respeto a quienes “no tuvieran las manos manchadas de sangre”. La violencia ejercida durante la dominación anarquista contra la “gente de orden”, hacía temer duras represalias por parte de los vencedores. No se equivocaron, la represión fue muy dura.

LAS VÍAS DE LA FUGA

Los caminos utilizados para huir del terror fascista, por la población civil afectada, vinieron determinados por la ubicación del fugitivo y por las vías de comunicación disponibles para el traslado. Al norte del Ebro y al sur, en la zona de Caspe, el destino inevitable de los que huían fue Cataluña. Los fugitivos del Bajo Aragón turolense y el Matarraña tuvieron la opción de escoger entre Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Fugitivos 2

Fugitivos republicanos

Tengo la teoría de que, para decidir destino, tuvo su importancia el factor ideológico y de filiación política. Durante los enfrentamientos que tuvieron anarquistas y republicanos de izquierda, por la pugna entre colectivistas e individualistas, que ya he narrado en mis escritos bajo el título de “Rojos contra rojos”, los republicanos de izquierda habían buscado siempre Morella como refugio, al amparo del gobierno central establecido en Valencia. Sin embargo los anarquistas siempre tiraron más hacia la Cataluña ácrata y revolucionaria.

La suerte no fue igual para todos. El 15 de abril los franquistas llegaron a Vinaroz, dividiendo en dos en territorio republicano. Los que habían huido hacia Cataluña tendrían el camino expedito hacia el exilio francés. Los que se habían decidido por Levante no tendrían más remedio que regresar a sus pueblos de origen, donde les esperaban humillaciones y represalias.

EL CAMINO MORELLANO DE VALENCIA

Tengo como testimonio directo a dos fuentes de información de primera mano, las memorias escritas por dos de mis habituales informadores: el coronel Manuel Tagüeña y el pastor del Más d’ en Péris de Monroyo, Domingo Castillo Cascarra.

Mas d' en Péris

Mas d’en Péris de Monroyo

El pastor cuenta en su libro inédito “Memorias y tragedias” el paso de refugiados por la Masía d’en Péris de Monroyo: Si al principio eran soldados los que pasaban (por la masía) ahora ya eran gentes civiles los que se iban con burros cargados con los enseres más necesarios, procedentes de los pueblos donde se acercaba el frente. Esto me causaba una gran tristeza al pensar que, quizá, también nos tocaría a nosotros. Quizá, aunque no quisiéramos, nos obligarían a evacuar, con el pretexto de que gentes y productos cayéramos en poder del enemigo. Quizá habría que llevarse todo lo posible y destruir el resto, como ocurre en todas las guerras estúpidas e innecesarias…

Llegaron dos conocidas familias de La Codoñera con los burros cargados de lo más esencial. Habían tenido que irse porque los fascistas, a esa hora, ya habían entrado en su pueblo.

Cueva del Mas del Garro

Cueva del Mas del Garro

Sus temores se confirmaron y su familia, durante los días de los combates, buscó refugio en la Masía del Garro, en Herbés, de donde procedía la madre de Domingo

En la Masía del Garro…Allí en aquella masía también, además de nosotros, había otras familias, entre ellas, una de Fórnoles con una niña enferma. Y todo lleno de bultos y personas que dormían, unos sentados, otros en el suelo y algunos sin dormir, en una situación incierta, confusa y triste.

Mas del Garro 2

Más del Garro (Herbés)

Por su parte el coronel Manuel Tagueña cuenta en “Testimonio de dos guerras” que, a su paso por Morella en el traslado de sus tropas desde el centro de la península al Bajo Aragón: Salí enseguida hacia Valencia, donde llegué al amanecer, seguí adelante y a mediodía del 17 de marzo estaba ya en Morella, el corazón del Maestrazgo, en la provincia de Castellón. Avanzamos los últimos kilómetros con dificultad, obstaculizados por toda clase de vehículos…y fugitivos a pie…

Fugitivos 7

Calles colapsadas

LAS RUTAS HACIA CATALUÑA

Al sur del Ebro, sólo había dos puentes para cruzar el rio hacia Cataluña: El de Mora de Ebro volado el 3 de abril de 1938 y el de Tortosa, destruido el 18 de abril. Los fugitivos tuvieron que pasar antes de sus voladuras, efectuadas por el ejército republicano para impedir su persecución por los franquistas.

Los refugiados de las zonas de Caspe y Alcañiz que consiguieron escapar, lo hicieron por Gandesa y Mora de Ebro, los del Matarraña por Cherta y Tortosa.

Hay testimonio escrito de calaceitanos, como el izquierdista José Blanc, que en sus memorias “Toda una vida” cuenta: Por la carretera que viene de Alcañiz en dirección a Cataluña, bajaba una procesión continua de gente a pie, con carros y caballerías cargados con fardos y chiquillos, todos en dirección a Gandesa.

Fugitivos 4

Familias en fuga

Otro testimonio escrito es el de Raimundo Suñer, alcalde republicano de Calaceite, en su libro “De Calaceite a Mauthausen”: Una vez en el mas (Mas de l’Horta Nova) cargamos los carros y salimos rio Algars arriba, hacia la carretera de Caseres. Los carros iban cargados a tope y tuvimos que dejar algo para pasar el río. En la carretera, entre el personal civil y las tropas, era un tapón. Los aparatos enemigos volaban a ras de tierra, soltando de tanto en tanto una ráfaga de ametralladora. Los jefes militares se esforzaban en reorganizar a los soldados, para separarlos del personal civil que iba con los carros y las caballerías por la carretera…

Camino del rio Algars

Camino junto al río Algars

Otro calaceitano, Ángel García, éste de derechas, cuenta en sus memorias inéditas “Pinceladas españolas y vivencias de mi pueblo”: Protagonistas de este espantoso espectáculo, eran también centenares de personas civiles de los pueblos limítrofes que, posiblemente, al reconocerse culpables de actos, cometidos bajo su mandato y responsabilidad, y, ante posibles represalias por parte de los nacionales, huían sin rumbo fijo con sus ganados, caballerías y enseres, que les eran posible llevar en aquellas circunstancias. Lo que menos les importaba, en aquellos momentos, era abandonar lo que para ellos tanto suponía en otras circunstancias, sus tierras y sus hogares. Huían, de la que ellos suponían, una muerte segura…

Fugitivos 6

Desbandada sin rumbo

EL DRAMA DE LA HUIDA EN DESBANDADA

Muchos consiguieron llegar a Cataluña y, en una segunda fase, algunos alcanzaron el duro exilio francés. Otros, agotados en su imposible marcha, regresaron a sus casas, apechugando con las consecuencias. Otros fueron desbordados por la rapidez del avance del ejército franquista y fueron apresados y encarcelados o devueltos a sus pueblos a su pueblo de origen donde les esperaban represalias y humillaciones. En mis próximos escritos intentaré documentar y describir el drama de los derrotados en sus diferentes situaciones.

Fugitivos 5

Un alto en el camino

Todas las guerras producen mucho dolor y mucho sufrimiento entre los combatientes y tiene nefastas consecuencias para la población civil. Pero cuando la guerra enfrenta a compatriotas, vecinos y hermanos, sus heridas tardan muchos años en cerrarse y sus cicatrices quedan para varias generaciones.

 

BIBLIOGRAFÍA

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

BLANC GRAU, Miquel. “De Calaceite a Mauthausen. Memorias de Raimundo Suñer. Alcañiz: Centro de Estudios Bajo-aragoneses, 2006.

BLANC GRAU, Miquel. “Toda una vida. Memorias de un calaceitano” Memorias de José Blanc Sanmartí. Alcañiz: Centro de Estudios Bajo-aragoneses, 1997.

CASTILLO CASCARRA, Domingo. “Memorias y tragedias”. Borrador inédito. Monroyo,1998

GARCÍA , Ángel. “Pinceladas españolas y vivencias de mi pueblo”. Borrador inédito. Calaceite

TAGÜEÑA LACORTE, Manuel. “Testimonio de dos guerras”. S.A.Barcelona: Editorial Planeta, 2005.

 

 

 

 

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s