EDAD CONTEMPORÁNEA

Guerra en el Bajo Aragón (4): Batalla de La Codoñera (II)

El último día de marzo de 1937 finalizó la Batalla de La Codoñera. El asalto y conquista, por los nacionales, de los vértices fortificados por Líster y Tagüeña en la carretera de Morella despejó, para el ejército franquista, dos caminos hacia el mar, por Vinaroz y por Tortosa. La lucha fue tenaz y heroica e intervinieron los mejores mandos y tropas de ambos bandos. El territorio de dominio republicano quedaría partido en dos. El desenlace de esta batalla fue decisivo para dilucidar el final de la guerra y augurar quien sería el vencedor de la misma.

ATAQUES EN EL EMPALME DE FÓRNOLES

Dejé mi anterior escrito en pleno asedio de los nacionales a las posiciones republicanas de la carretera de Morella. Los días 27 y 28 los ataques franquistas se centraron en la N-232 en el entorno de los empalmes de Fórnoles y La Codoñera, a 300 metros de distancia entre uno y otro. Dos batallones de infantería iniciaron, a las 10 de la mañana, sendos ataques simultáneos en dirección a la cota 741 (Pi de Borrás) desde la carretera de Morella y desde la Vall de Ripoll de La Codoñera. A las 4 de la tarde atacaron la cota sin conseguir su objetivo. La tenaz resistencia de los republicanos causó a los nacionales 8 muertos y 41 heridos, entre ellos varios oficiales.

artilleria

Fuego de artillería

 

Pero el combate más violento se produjo en la cota 728 (La Coveta). Lo llevó a cabo el 10º Tabor de Ceuta. Miguel Sanz Parera, utilizando documentación de las propias unidades atacantes, en su excelente trabajo “De Alcañiz a Morella” lo cuenta con mucho detalle:

…los rojos estaban en ella poderosamente pertrechados y no se pudo conseguir hasta después de numerosas tentativas. Murieron el capitán Seijas, los alféreces González Ortiz, Figueroa, Cachinero Reina y dos suboficiales, quedando heridos el capitán Gómez de Salazar, el alférez Villalba, siete sargentos y 240 soldados de los que murieron buena parte.

Un capitán dirigió personalmente cinco ataques consecutivos a La Coveta, resultando muerto en el quinto intento. A raíz de estos ataques se concedieron cinco Medallas Militares Individuales a los atacantes y la Medalla de la Libertad a Tagüeña, jefe de los defensores. La loma fue conocida popularmente como “Cerro Pelado”, la artilleria arrasó toda la vegetación y melló toda la superficie rocosa de La Coveta.

ofensiva-de-aragon-aviones

Aviación Legionaria Italiana

 

Miguel Sanz Parera aporta estos escalofriantes datos:

Para la 15 división las pérdidas humanas de esta jornada fueron muy elevadas, con 1 Jefe herido, 5 oficiales muertos, 19 oficiales heridos, 41 soldados muertos y 438 heridos. El consumo de munición de la 2ª Brigada…en los combates de la cota 728 fue de 19.250 cartuchos, 130 granadas de mortero 81 mm, 85 granadas de 50mm, 275 granadas de mano y 894 granadas de la batería de 65 mm. Si a este gasto le sumamos los de la 1ª Brigada, cuyos datos no tenemos…podemos doblar y quizás triplicar las anteriores cifras, para hacernos una idea de la violencia de fuego que supusieron estos combates.

16387205_1596723110343535_2154964783861090769_n

Ermita de San José de Belmonte

 

Pero los hombres de Tagüeña no se limitaban a defender sus posiciones. Pocos kilómetros más al sur, en la ermita de San José de Belmonte, a las 4h 30’, contratacaron con artillería y tanques causando, a los batallones nacionales 271 y 272 de Ceriñola, diez muertos y un capitán herido y poniendo en peligro su puesto de mando.

 

 

ATAQUES A MIRABLANC Y LIRIO

Los días 28 y 29 se recrudecieron los ataques sobre los vértices Mirablanc y Lirio (Lliri), en el entorno de Las Ventas y Valjunquera. Los Frecce Azurre conquistaron y perdieron, en varias ocasiones, el vértice Mirablanc en duro combate con los de Líster, que había establecido su puesto de mando en una cueva 300 metros al este de Valjunquera. Mientras tanto los Frecce Nere atacaban con gran violencia la posición de Lirio (Lliri). En ambos puntos se luchaba a corta distancia pero la IX División de Líster oponía una tenaz resistencia.

infanteria-al-asalto-de-una-posicion

La infantería atacando una posición

 

El día 30 se rompió el frente, los Frecce azzurre tomaron Lirio al asalto, con bombas de mano y bayoneta calada. Por esta acción se concedió la máxima condecoración italiana al soldado Antonio Flores, a título póstumo, por haber muerto al inutilizar un nido de ametralladoras lanzándole granadas de mano.

Por su parte los Frecce Nere asaltaron y conquistaron definitivamente Mirablanc el mismo día, abriendo paso al avance de los italianos por la N-420, camino de Valdeltormo y Calaceite y por la A-231, vía de acceso a Tortosa por Valjunquera y Valderrobres.

DESBANDADA DE LÍSTER Y RETIRADA ORDENADA DE TAGÜEÑA

Los hombres de Tagüeña habían resistido y mantenido sus posiciones, salvo la pérdida de la disputada Coveta y se había defendido bien en la Ermita de San José y en los empalmes de La Codoñera y Fórnoles, pero, quedó en grave peligro de quedar atrapado por una operación envolvente del enemigo.

frente-de-aragon

Ejército en retirada

 

A su izquierda, en el entorno de Las Ventas de Valdealgorfa, los de Lister habían sido desbordados por los italianos. A su derecha, el Cuerpo de Ejército de Galicia había avanzado desde Aguaviva hasta La Cerollera. Acosaba Monroyo y podía rodearle por la Vall d’en Lluna.

En esta situación, el día 31 de marzo, recibió la orden de retirarse hacia el rio Tastavins y lo hizo por las carreteras de Fórnoles y Ráfales que conducen, pasada La Portellada, al puente de Tastavins donde confluye con el rio Matarraña muy cerca de Valderrobres.

Al no poder contar con los de Líster, que habían huido en desbandada por Calaceite y Cretas hacia Bot y Horta de Sant Joan, se perdió la posibilidad de organizar la prevista línea de defensa Tastavins-Matarraña y Tagüeña siguió por Valderrobres camino de Prat de Comte y Xerta.

000-mapa-22-marzo-copia

Posiciones al 22 de marzo

001mapa-25-marzo-copia

Posiciones al 25 de marzo

002mapa-28-marzo-copia

Posiciones al 28 de marzo

003mapa-30-marzo-copia

Posiciones al 30 de marzo

004mapa-5-abril-copia

Posiciones al 5 de abril

Las pérdidas de los italianos en esa campaña fueron, en total, 731 muertos, 2.481 heridos y 13 desaparecidos. Los muertos fueron sepultados en los cementerios de Torrecilla de Alcañiz, Valdealgorfa, Castelseras y Alcañiz. Los republicanos perdieron en la Batalla de Aragón 4.915 hombres muertos, 900 heridos y 5.588 prisioneros. Muchos soldados muertos fueron sepultados en hoyos practicados en el campo, junto a las propias trincheras que defendieron y algunos fueron enterrados, en fosas comunes, en los cementerios de los pueblos.

1654235_274145899416748_198768714_n

Mujeres falangistas rezando por soldados italianos muertos en combate. En el cementerio de Alcañiz

 

Los italianos, a diferencia de los moros, dejaron buen recuerdo en los pueblos que ocuparon. Eran muy “ligones”, eso sí, pero caballerosos y galantes con las mujeres. Otra cosa es la dura represión que luego se aplicó a los vencidos por las autoridades franquistas, pero de eso me ocuparé en futuros escritos.

 

LA ERMITA DE FÓRNOLES EN EL CENTRO DE LA BATALLA

El santuario de Nuestra Señora de Monserrate está situado junto a la N-232, a medio camino entre las Ventas de Valdalgorfa y la Vall d’en Lluna, escenario durante 15 días de la Batalla de La Codoñera. La edificación, de notables dimensiones, fue iniciada en el siglo XIV y ampliada en el XVI. Construida en una planicie a caballo de la Sierra de Fórnoles, está rodeada de monumentales cipreses que apuntan con sus dedos al cielo.

4 R

Ermita de Fórnoles (foto de 1916)

 

Líster tuvo su puesto de mando en el empalme de Fórnoles, a medio kilómetro al norte de la ermita y Tagüeña en el empalme de Belmonte, a la misma distancia en dirección sur. Los jefes republicanos, con buen criterio, la consideraban un lugar seguro para sus reuniones, pensando que la artillería y la aviación nacionales respetarían aquel lugar sagrado.

Por esa razón, la ermita de Fórnoles fue lugar de reunión de lo más granado de la oficialidad republicana. Entre otros, frecuentaron estos encuentros:

  • Vicente Rojo, prestigioso general, jefe del Estado Mayor de todo el ejército republicano, que tenía su puesto de mando en La Pobleta.
  • Juan Modesto, jefe operativo de todo el frente sur del Ebro.
  • Enrique Líster responsable del V Cuerpo de Ejército, que se había batido en las batallas más decisivas de la guerra y conocía bien el Bajo Aragón, a raíz de su intervención en la caída del Gobierno anarquista de Aragón, con sede en Caspe. Con aquella ocasión contrajo matrimonio en Castellote.
  • Manuel Tagüeña era un muchacho de estudios brillantes. Recién licenciado en Física y Matemáticas, fue un militar-revelación que, a sus escasos 25 años, mandaba la 3ª División y por sus méritos, contraídos en la Batalla de la Codoñera, fue ascendido a Teniente Coronel. A pesar de vivir y estudiar en Madrid conocía el Bajo Aragón de sus tiempos de vacaciones. Sus bisabuelos habían nacido y vivido en Monroyo, su abuela era nativa de La Fresneda, su tío Eduardo J. Taboada era notario de Alcañiz y otro tío suyo, Santiago Tagüeña, regentaba la ferretería de la calle Alejandre, que conocimos todos los que peinamos canas.
  • Rodión Yákovlevich Malinovski, consejero ruso en la guerra de España y posterior héroe soviético durante la 2ª Guerra Mundial. Eterno ministro de Defensa durante el mandato de Nikita Jrushchov en plena guerra fría. Fue el responsable de crear y administrar el imponente arsenal atómico de la URSS, que tuvo en vilo a todo el mundo durante muchos años.

Todos ellos, salvo Vicente Rojo, eran comunistas y aquí viene la anécdota, sucedida en la ermita de Fórnoles, que quería contar.

juan-modesto-enrique-lister-y-manuel-taguena

Juan Modesto, Enrique Líster y Manuel Tagüeña

 

rodion-malinovsky_5-t

Rodión Yákovlevich Malinovski

 

La casa de los ermitaños, anexa al ábside de la cúpula de la iglesia, tiene en su habitación principal una tronera, con visión y ángulo adecuados para disparar, en caso de intento de robo, hacia el lugar de exposición de un relicario que contenía la imagen original de la Virgen de Monserrate que, según la tradición, se había aparecido en el siglo XIV a un pastorcillo de Fórnoles, encaramada a un enebro.

La reliquia era una pieza de orfebrería en plata de 7,5 kilos que había desaparecido dos años antes y había sido llevada por los anarquistas a Caspe, para fundirla y vender la plata en lingote. El altar de madera y la hornacina habían sido arrasados y quemados durante la revolución del 36. Allí sólo quedaban, al desnudo, las raíces secas del enebro sobre el cual había aparecido la Virgen seiscientos años antes.

vicente-rojo

Vicente Rojo

 

 

Pues bien, uno de aquellos días, Ángel Foz, hijo de la familia que cuidaba el templo y trabajaba las tierras anexas a la ermita, vio desde su casa que Vicente Rojo entraba en la iglesia. Previamente había dejado a sus asistentes en el exterior de las puertas de acceso al atrio, para proteger su estancia solitaria en el recinto. Ángel fue corriendo a la tronera para observar, desde la habitación, los movimientos del jefe de Estado Mayor del ejército republicano dentro de la iglesia.

Vicente Rojo echó una ojeada al devastado templo, se arrodilló delante de las raíces secas del enebro, cerró los ojos y permaneció concentrado, rezando, durante más de media hora en aquel lugar sagrado.

 

20-claustro

Atrio  de la ermita con la casa de los ermitaños

 

BIBLIOGRAFÍA

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

GARCÍA-VALIÑO Y MARCÉN, Rafael. “Guerra de liberación española (1938-1939)”. Madrid: Imprenta Biosca, 1949

LÍSTER, Enrique. “Nuestra Guerra. Memorias de un luchador”: Zaragoza: Ediciones Silente, 2007.

MALDONADO, José María. Aragón bajo las bombas. Zaragoza: Gobierno de Aragón (2009)

ROVIGHI, Alberto y STEFANI, Filippo. “La partecipazione italiana alla guerra civile spagnola“, vol. II Roma: Ufficio Storico dello SME, (1993).

SANZ PARERA, Miguel. “De Alcañiz a Morella (Marzo de 1938)”, Alcañiz: ICBA, 2004.

SOLANO SANMIGUEL, Valentín. “Guerra civil en Aragón” Tomo III, Cuarte de Huerva (Zaragoza): Editorial Delsán, 2006.

TAGÜEÑA LACORTE, Manuel. “Testimonio de dos guerras”. S.A.Barcelona: Editorial Planeta, 2005.

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s