EDAD CONTEMPORÁNEA

Guerra en el Bajo Aragón (3): Batalla de La Codoñera (I)

La segunda fase de la ofensiva de Aragón no fue un camino de rosas para los nacionales. Los republicanos echaron mano de las mejores unidades de su ejército para cerrar la enorme brecha abierta con la “guerra relámpago” iniciada el 9 de marzo al sur del Ebro. Para evitar que los nacionales llegasen al mar con rapidez, era inevitable controlar los tres caminos que se abren en Las Ventas de Valdealgorfa y sus inmediaciones: la carretera N-232 que, por Morella, conduce a Vinaroz; la A-231 que, por Valjunquera y Valderrobres conduce a Tortosa; y la N-420 que, por Calaceite, abre dos caminos hacia Tortosa, por Gandesa y por Cretas- Horta de Sant Joan. Los italianos del CTV, la Agrupación García Valiño, y el Cuerpo de Ejército de Galicia, protagonizaron el ataque. La élite del ejército republicano, con Líster y Tagüeña al frente de sus unidades, fueron los encargados de parar la “guerra relámpago” de los nacionales. Con una lucha encarnizada y un impresionante número de muertos, consiguieron detener la avalancha en la cuenca del rio Mezquín durante quince días. La prensa italiana bautizó esta acción como “La Batalla de La Codoñera”. Como el nombre me gusta, lo encuentro adecuado y no conozco otro, lo utilizo como título de la narración de esta fase de la guerra.

REINICIO DE LA OFENSIVA Y DEFENSA IMPERVISTA

1-la-battaglia-della-codonera

Crónica periodística italiana

Durante el respiro que se tomaron los nacionales, para reagrupar sus tropas y reiniciar la ofensiva, llegaron a Alcañiz los hombres de la 11ª División de Líster, que estaban descansando de la agotadora Batalla de Teruel en las inmediaciones de Sagunto. El general Vicente Rojo, Jefe del Estado Mayor del ejército republicano, trasladó su puesto de mando de la casilla de Alcañiz a La Pobleta, cerca de Morella. El día 14 de marzo a mediodía, las tropas de la 11 división de Líster llegaron a unos 5 kilómetros del sur de Alcañiz. Con ellas y con los restos de las unidades, que huían en desbandada, se improvisaron núcleos de resistencia, en una línea de defensa paralela a la carretera de Morella. Línea que, partiendo del sur de Alcañiz, pasaba a unos 2 kilómetros al noroeste de Valdealgorfa- Castelserás-La Codoñera- Torrevelilla.

1-1-mapa-de-carreteras-de-la-zona

Mapa de carreteras de la Zona

El día 15, una columna italiana, confiada en sus fáciles avances anteriores, salió de Alcañiz hacia las Ventas sin patrullas de reconocimiento ni flancos de protección. Los hombres de Líster, camuflados en sus nidos de ametralladoras a 200 metros de la carretera, les dejaron avanzar hasta que toda la columna estuvo a tiro. Abrieron fuego y la columna italiana fue totalmente destrozada. Pero el día 19 El CTV y García Valiño desencadenaron una potente ofensiva, con gran cantidad de tanques, artillería y aviación en toda la línea Alcañiz-Torrevelilla.

El mismo día 15, por la tarde, hubo un fuerte combate aéreo sobre el área de Alcañiz. Intervinieron 32 Fiats (CR-32) italianos frente a 10 Katiuskas rusos (Tupolev SB-2M-100 A) apoyados por 32 cazas (Ratas y Moscas). Cayeron un Fiat, 2 Ratas y 2 Moscas. Los bombardeos sobre el frente y sobre los pueblos de ambas retaguardias fueron muy numerosos aquellos días, pero se impuso la superioridad de la aviación franquista sobre la republicana.

2-2-columna-de-tanquetas-italianas-avanzando

Columna italiana de tanquetas

Ante la oposición encontrada en la carretera de Morella, los nacionales intentaron una operación envolvente por el valle del Mezquín. Desde Calanda en dirección a Torrevelilla y desde Alcañiz hacia Castelserás, pueblo que ocuparon el día 16. Los nacionales atacaron por los flancos derecho e izquierdo y el día 17 entraron en Alcorisa y Caspe. El 18 ocuparon Foz Calanda.

El día 18 la división italiana Littorio, apoyada por fuertes bombardeos de la aviación y reforzada por una división de carros, salió de Castelserás en dirección a Torrecilla y La Codoñera, pueblos que fueron ocupados tras duros combates. Uno de sus regimientos se encaminó hacia Torrevelilla pero, en el empalme de La Codoñera, tuvo que detener su avance al encontrarse con la tenaz resistencia de los republicanos, que se reafirmó el día 19 con la llegada de los hombres de Tagüeña.

2-1-ermita-de-santa-barbara-de-valdealgorfa-ocupada-por-los-italianos

Ermita de Sta. Bárbara de Valdealgorfa. Puesto de mando de la artillería italiana

El día 20 la aviación republicana bombardeó con intensidad, mañana y tarde Valdealgorfa, Calanda, Castelserás, Torrecilla y La Codoñera, causando grandes destrozos en el casco urbano de estos dos últimos pueblos. Por su parte los nacionales bombardearon Valjunquera, Valdeltormo, Mas de Labrador, Fórnoles, La Portellada y Valderrobres. Además ametrallaron, desde el aire, una concentración de camiones cerca de Belmonte y atacaron también el pueblo de La Cañada de Verich.

El mismo día 20 los italianos asaltaron y conquistaron la ermita de Santa Bárbara de Valdealgorfa. Después de un intenso bombardeo artillero, los tanques italianos y la infantería abordaron por los flancos las cinco líneas de trincheras que Líster había improvisado y le cogieron 600 prisioneros. En la operación murieron muchos combatientes italianos pero rebasaron el pueblo de Valdealgorfa. En todo el día, se había avanzado unos 12 kilómetros, llegando hasta las inmediaciones del cruce de Las Ventas. Allí se afianzaron las posiciones y quedó estabilizado el frente, no sin furibundos ataques mutuos, hasta el día 26.

DISPOSITIVO DE DEFENSA

Lister había organizado un fuerte dispositivo de defensa para impedir el paso a los nacionales por los tres caminos posibles hacia el mar. Este dispositivo se apoyaba en vértices estratégicamente colocados de la llamada Sierra de Fórnoles. Esta sierra va en dirección norte-sur y divide aguas entre las cuencas de los ríos Mezquín y Matarraña. La carretera N-232, que va hacia Morella y Vinaroz, tiene su recorrido por las crestas de esta sierra. La batalla tuvo su desarrollo, en ascenso, por los barrancos de la ladera oeste de la sierra, que vierten sus aguas al río Mezquín. Los puntos más inexpugnables, todos ellos rocosos, estaban protegidos con parapetos de piedra, rodeados con alambradas de espino y bien provistos de artillería y nidos de ametralladoras. Fueron situados en los montes próximos a los empalmes de carretera, por los que los italianos podían penetrar y avanzar. Los vértices más reforzados eran los siguientes:

3-vista-de-los-puntos-reforzados

Vista de las posiciones republicanas especialmente reforzadas

1-Mirablanc: situado en el término de Valjunquera. Las carreteras N-420 a Tarragona por Calaceite, la A-231 a Tortosa por Valderrobres y la carretera de la estación de Valjunquera, que une a ambas dos, quedaban al alcance de su artillería.

2-Lirio o Lliri: en la divisoria de términos Fórnoles-Valjunquera. Desde donde se controlan la citada A-231 y la N-232 a Vinaroz, por Monroyo y Morella.

3-Pí de Borrás (cota 741): en el término de Fórnoles, sobre la N-232 junto al empalme de Fórnoles.

Mirablanc

4-1-lirio-lliri

Punta del Lliri (Lirio)

Ermita de San José de Belmonte

4-La Coveta (cota 728): en el término de La Codoñera, dominando las citadas N-232 y A-2047

5-Ermita de San José en Belmonte. Junto a la A-2409, que conduce a la N-232

LA GUERRA EN LA CUENCA DEL MEZQUÍN

Tagüeña salió el 17 de las inmediaciones de Madrid y llegó el día 19 de marzo con la 3ª División a su mando. La línea de defensa se repartió en dos sectores: los hombres de Líster se situaron en el frente que va desde el empalme de Fórnoles hacia el norte. Cubría la línea Valjunquera- Ventas de Valdealgorfa- Mazaleón- Maella-Caspe; Tagüeña se hizo cargo del frente que partía del empalme de Fórnoles, pasaba por los términos de La Codoñera- Belmonte-Torrevelilla-La Ginebrosa y alcanzaba hasta Mas de las Matas. La llegada de Tagüeña fue providencial para detener la marcha de los italianos, que estaban presionando sobre el pueblo de Torrevelilla. El propio Tagüeña en sus memorias lo cuenta así:

Los dos batallones de la 31ª Brigada habían llegado a Torrevelilla a relevar a la 209ª Brigada y tuvieron el tiempo justo para bajar de los camiones, desplegarse, parar la columna motorizada italiana, volcando incluso una tanqueta, contratacar y ocupar posiciones a unos tres kilómetros al norte de Torrevelilla…

9-torrevelilla-tras-un-bombardeo

Torrevelilla bombardeada

Los republicanos emplazaron cerca de 500 cañones en la divisoria de los términos de Fórnoles-La Codoñera, en la carretera de Morella, a ambos lados de la ermita de Monserrate. Desde allí bombardearon, durante aquella semana, los barrancos en subida del Mezquín para detener a los italianos. La mayor intensidad de fuego se produjo los días 22 y 24. Varias bombas alcanzaron la torre del campanario de La Codoñera. Muchas estalladas y algunas sin estallar, afectaron a varios tejados y balcones de las casas del pueblo y la colina de la Capilla de Santa Bárbara. Por su parte la artillería y aviación nacionales, con mucha mayor intensidad abrasaban el frete de la carretera de Morella y los pueblos de la retaguardia republicana (Valjunquera, Fórnoles, La Portellada y Ráfales).

La población civil abandonó los pueblos y se refugió en el monte, alojada en cuevas y masicos (masets). Hubo situaciones dramáticas, como las de los refugiados de las cuevas del Moreral, la Torreta y otros abrigos del Barranc Fondo de Belmonte, que pasaron varios días en medio del fuego cruzado entre ambos contendientes. En Torrevelilla, una bomba cayó sobre un edificio, en cuya bodega se hallaban refugiados 28 vecinos. El techo de la bodega cedió y todos ellos murieron por asfixia de los gases de la explosión, quedando sepultados por los escombros.

EL ASALTO A LA CARRETERA DE MORELLA

El día 26 los nacionales lanzaron una tremenda ofensiva sobre los puntos de defensa republicana. A las siete de la mañana se inició el ataque artillero que duró una hora y cuarto. En ese tiempo unas 50.000 bombas cayeron sobre la línea de Mirablanc- Lirio-Empalme de Fórnoles-Ermita de San José. Siguió el ataque con carros de combate por las carreteras de Las Ventas a Calaceite, la de Torrecilla a Valjunquera, la de La Codoñera a Fórnoles y la de Belmonte a la N-232 atacó a las 10 de

8-bombardeo-sobre-valjunquera

Valjunquera bombardeada

 

Valdeltormo bombardeada

 

Valdealgorfa bombardeada

la mañana todas las posiciones defensivas republicanas. Se produjeron enfrentamientos encarnizados, hubo muchos muertos y se condecoró a soldados y oficiales de ambos bandos, por acciones heroicas. Pero la tenaz resistencia de los republicanos mantuvo casi todas las posiciones defensivas bajo su dominio.

El día 27 continuaron los intentos de romper el frente con bombardeos de artillería y aviación. Según Miguel Sanz:

A las 9 de la mañana la artillería italiana volvió a golpear las posiciones enemigas mientras eran bombardeadas por su aviación, formada por un centenar de Fiats CR-32. En Belmonte seis RO-37 bombardearon y ametrallaron las columnas de camiones. La carretera de La Cerollera a Valdealgorfa (sic) fue ametrallada por 6 aviones BA-65. Valdeltormo, Mas de Labrador y Valjunquera fueron los objetivos de cuarenta y cinco aparatos, mientras que Fórnoles lo era por parte de nueve SM-79. Otros ocho SM-79 lanzaron sus bombas sobre Valjunquera. El Mas de Labrador fue atacado de nuevo por cinco PR-20 y Valdeltormo por otros cinco aparatos.

En esa jornada los nacionales ocuparon varios vértices, en los entornos de Mirablanc y Lirio, dominando completamente los enlaces de las Ventas de Valdealgorfa y el de Torrecilla a Valjunquera en la N-232.

11-cruce-de-las-ventas-de-valdealgorfa

Las ventas de Valdealgorfa. Tres caminos hacia el mar

Como veo que el relato se alarga demasiado voy a dejarlo aquí, en pleno fragor de la batalla. Lo dejo para continuar en mi próximo escrito con el final de la Batalla de La Codoñera, donde contaré además algunas anécdotas y aspectos humanos, que me parecen interesantes, referidos a los jefes y soldados de tropa que intervinieron.

BIBLIOGRAFÍA

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

GARCÍA-VALIÑO Y MARCÉN, Rafael. “Guerra de liberación española (1938-1939)”. Madrid: Imprenta Biosca, 1949

LÍSTER, Enrique. “Nuestra Guerra. Memorias de un luchador”: Zaragoza: Ediciones Silente, 2007.

MALDONADO, José María. Aragón bajo las bombas. Zaragoza: Gobierno de Aragón (2009)

ROVIGHI, Alberto y STEFANI, Filippo. “La partecipazione italiana alla guerra civile spagnola“, vol. II Roma: Ufficio Storico dello SME, (1993).

SANZ PARERA, Miguel. “De Alcañiz a Morella (Marzo de 1938)”, Alcañiz: ICBA, 2004.

SOLANO SANMIGUEL, Valentín. “Guerra civil en Aragón” Tomo III, Cuarte de Huerva (Zaragoza): Editorial Delsán, 2006.

TAGÜEÑA LACORTE, Manuel. “Testimonio de dos guerras”. S.A.Barcelona: Editorial Planeta, 2005.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Guerra en el Bajo Aragón (3): Batalla de La Codoñera (I)

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s