EDAD CONTEMPORÁNEA

La derecha del Bajo Aragón agazapada (2): sociedad secreta “La Caverna” (1936-37)

En el episodio de Cambriles estuvieron implicados 22 hombres, procedentes de ocho pueblos, de tres comarcas: Maestrazgo, Bajo Aragón y Matarraña. Su éxito fue posible por una férrea organización interna, basada en la racionalidad, la lealtad y una sólida amistad. Fraguadas entre grupos de hombres desconocidos entre sí, azuzados por la necesidad común de sobrevivir a los acontecimientos. El éxito no habría sido posible sin la colaboración externa de una pequeña, pero eficiente, red de colaboradores externos.

3- Farallón de los Morrones

Farallón de los Morrones

 

EL DEVENIR DE LOS ACONTECIMIENTOS

El fracaso inicial del golpe militar del 36 contra la República, derivó en una larga y cruenta guerra civil entre españoles, que alteró la vida de todos los ciudadanos, incluidos los habitantes de los pueblos más pequeños, enclavados en los lugares más remotos.

En el preámbulo del reglamento de La Caverna, cuya función y contenido comentaré más adelante, se explica la situación creada y los motivos del nacimiento y existencia de Cambriles:

1-Preámbulo del Reglamento de La Caverna.

Preámbulo del Reglamento de La Caverna.

(…)La triste realidad vino a confirmarnos otra cosa completamente distinta, pues en lugar de imponerse la lógica, se imponía en nuestra querida patria la anarquía, pero que como al primer movimiento desconocíamos en principio el alcance de ésta, motivo por el que, en el momento preciso para poder incorporarnos a nuestros hermanos en ideología, quedamos igualmente a la expectativa(…)

(…)Cuando hubiéramos estado dispuestos a nuestra incorporación al lado de nuestros hermanos Nacionalsindicalistas, nos vimos privados de ello, pues todo movimiento nos estaba completamente vedado, hasta el extremo que para ir al pueblo más próximo al de nuestra residencia, y con un determinado objeto, se nos obligaba a proveernos de un salvoconducto (al menos así le llamaban) o se procedía a nuestra detención…

(…)Desde luego estamos postergados social y económicamente desde el primer momento y, encima, hemos de estar agradecidos a nuestros dominadores rojos por habernos respetado la vida(…) estamos en la constante zozobra de si, en cualquier momento, se nos va a privar de ella, pues en los pueblos comarcanos así se hace a diario…

(…)Así las cosas, había que pensar en el procedimiento a seguir, a fin de sustraernos a la persecución de los rojos, pues nuestra defensa, en cuanto a la conservación de la vida, habíamos de procurarla de la manera más eficaz y desesperada…

Santolea

Santolea

 

HÁBITAT, MOBILIARIO E INSTALACIONES

4- Don Miguel Perdiguer subiendo a Cambriles

Don Miguel Perdiguer subiendo a Cambriles

La cueva está situada en un farallón de roca vertical de más de 100 metros de altura, a unos 12 metros del suelo. La boquera es una estancia-túnel de, aproximadamente, 1,80 metros de altura y dos de ancho por cinco de largo. Ellos lo denominaban El cuerpo de guardia. Allí salían a disfrutar de aire y luz, sin sobrepasar una raya marcada en el suelo, para no ser vistos desde el exterior.

Al fondo hay una estrecha rendija, en oblicuo, que da acceso a un gran salón. En el salón habían construido una cocina-hogar, parecida a las que tenían en sus casas y masías. Con tablones de madera, habían construido una gran mesa y bancos largos donde comían, escribían, jugaban y hacían trabajos manuales para entretenerse. A un lado está el hoyo-dormitorio con las literas.

Al fondo, entre estalactitas, hay varias estancias, entre ellas: la bodega-despensa, donde almacenaban los alimentos y el departamento de higiene. Allí está el aljibe del agua, con grifo, que ellos habían construido. Y, al fondo, un retrete que habían habilitado colocando una tabla-asiento sobre una sima estrecha muy profunda, donde caían los excrementos sin provocar ningún olor molesto.

5- Vista exterior desde la boquera de Cambriles

Vista exterior desde la boquera de Cambriles

7- Restos de literas

Restos de literas

 

RED DE SUMINISTROS PARA LOS REFUGIADOS EN CAMBRILES

El paso del tiempo y el aumento progresivo de refugiados llevó a sucesivas adaptaciones de su red de abastecimiento. Al principio, hasta finales del 36, las necesidades de los dos refugiados de Alcorisa eran cubiertas, sin problemas por su tío Sebastián Gil de Santolea, canalizadas a través de la masía del Topo. El agua que rezumaban las estalactitas era suficiente para cubrir sus necesidades.

8- Cocina-hogar

Cocina-hogar

La entrada en enero del 37 de tres refugiados de Ladruñán y otros tantos de Dos Torres, amplió las necesidades y la red de suministros. La masía del Higueral, por su cercanía, se convirtió en la base logística de avituallamiento  y Juan Aznar, mediero de Antonio Azcón de Dos Torres,  subía todos los sábados con dos mulas cargadas de suministros para Cambriles. Para acumular agua, los refugiados construyeron un aljibe de cemento con capacidad para recoger más de 2.000 litros de agua dentro de la caverna. El médico de Santolea, nunca llegó a  refugiarse allí, pero les facilitaba medicamentos y prestaba sus servicios sanitarios cuando lo necesitaban. El chófer del coche de la línea Santolea-Alcañiz, sisaba combustible para alimentar el Petromax que iluminaba la caverna durante todo el día.

13- Petromax

Petromax

9- Departamento de Higiene

Departamento de Higiene

La entrada de Fidel Ayora, a finales de febrero del 37, aportó la colaboración de su masía Casa Ayora de Tronchón, en conexión con la más cercana del Nogueral, propiedad de su cuñado Joaquín Jarque.

La irrupción, en marzo-abril del 37, de siete refugiados nuevos, tres de Mirambel y cuatro de Fórnoles, complicó algo la situación pero la solución fue inmediata y eficaz. Salieron por la noche a cortar pinos, que usaron como travesaños. Los  empotraron a diferentes alturas, sobre las paredes de un hoyo natural, dentro de la cueva. Con ello habilitaron un aprovechado dormitorio con rústicas literas cubiertas de ramas,  paja y panojas de maíz.

En una zona húmeda cercana, en el exterior de la cueva, excavaron un pequeño pozo que afloraba agua buena y suficiente. Un equipo formado por los seis refugiados más jóvenes se encargaba de noche, por parejas, del acarreo del agua necesaria. Con tablas y correas habilitaron dos garrafas-mochila de 25 litros, se las cargaban a la espalda y subían con cuerdas a la cueva.

10- Aljibe

Aljibe

11bis-Despensa-Botica

Despensa-Botica

 

LA SOCIEDAD SECRETA Y LA DISTRIBUCIÓN DE FUNCIONES

Nunca hubo problemas de convivencia entre los refugiados. Para prevenirlos constituyeron una sociedad formal que asignaba cargos y funciones. Abrieron un Libro de Actas que recoge los acuerdos de la junta directiva. En otro libro, el de Socios, se contabilizaban las aportaciones económicas de cada uno y se repartían gastos entre los socios. Se promulgó un reglamento muy suave para organizar la vida diaria, pero muy severo para preservar el secreto de la cueva por perentorias razones de seguridad colectiva.

12-Acta fundacional de La caverna

Acta fundacional de La Caverna

Había dos clases de socios: fundadores y de número. Formaron la junta directiva: Vidal Royo, promotor de la idea de Cambriles, socio fundador, que fue nombrado presidente quien, por su profesión de contramaestre en una fábrica textil, era hombre acostumbrado al mando y organización de tareas y actividades; Domingo Folch, el masovero descubridor de la cueva, otro socio fundador,  fue vicepresidente y alternó sus funciones directivas con el trabajo de cocinero del colectivo; Pascual Navarro de Alcorisa, representando a los socios de número, tuvo el cargo de secretario, y el trabajo de friegaplatos.

José Gracia de Dos Torres hacía la limpieza. Luis Bel, estudiante de medicina, ponía las inyecciones. Manolo Bel fue ayudante aventajado de cocina. Fernando Bel, el veterinario, era responsable de sanidad e higiene. Manuel López Aguilar se encargaba de redactar un diario colectivo que llegó a tener más de 100 páginas. Aniceto Brea era el maestro de obras. Isaac Repullés llevaba los libros de la sociedad y el forzudo Fidel Ayora se encargaba organizar y tirar de cuerda cuando había que subir personas o mercancías a la cueva.

12bis- Sala de Juntas

Sala de Juntas

VIDA DIARIA Y ACTIVIDADES

La vida en la cueva era insana por la humedad y aburrida por la monotonía. Sin luz natural y sin la esperanza de salir de allí en un tiempo previsible. Pasaban el tiempo charlando, escribiendo, jugando al ajedrez y a las cartas. Practicaban sus habilidades en trabajos manuales con piedra y madera. Sólo los jóvenes salían de noche para proveer al grupo de agua y alimentos. Sólo hicieron una excepción, en verano, para ayudar al masovero del Higueral en la siega de unos campos alejados de los caminos.

14- Artesanía de los refugiados

Artesanía de los refugiados

17- Masía del Higueral

Masía del Higueral

Podemos oír, de viva voz, un relato de Manuel López Aguilar, el fraile. El último superviviente de Cambriles, a quien ya nonagenario, entrevistamos en Valencia hace casi seis años, poco antes de morir.

21- Manuel López Aguilar (Último superviviente)

Manuel López Aguilar (Último superviviente)

Él cuenta cómo, en una salida nocturna, se toparon con el salvador, que los sacaría de aquel agujero. Pero esta historia la contaré en mi próximo artículo.

19- Masía del Topo

Masía del Topo

 

TERGIVERSACIÓN DE LA HISTORIA

Estos hechos, perfectamente documentados y demostrados, se han manipulado y falsificado al amparo de la Ley de la Memoria Histórica. Un reportaje, realizado con subvenciones y emitido por TVE, ha falseado el episodio y ha presentado Cambriles como La Cueva del Maquis. Ha suprimido el terror anarquista y lo ha convertido en represión franquista. Y lo que hubiese de heroísmo o victimismo, en el episodio, se ha intercambiado entre quienes lo provocaron y quienes lo sufrieron. Adjunto el vídeo de esta burda falsificación y otro sobre la entrevista a Manuel López Aguilar, último superviviente de Cambriles.

 

VIDEOS

Reportaje Cambriles TV2

Entrevista a Manuel Lópeza Aguilar. Ultimo superviviente de Cambriles:

 

BIBLIOGRAFÍA

BEL, Pedro J. “La Caverna. Sociedad Secreta”. Barcelona: Autoedición, 2011.

http://books.google.es/books/about/La_caverna.html?id=35Rq9S6Rml8C&redir_esc=y

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

BEL CONCHELLO, Manuel. Memorias (inédito). Fórnoles: Archivo privado de la familia Bel. 1937

DOCUMENTOS DE LA CAVERNA. Inéditos. Archivo municipal de Mas de las Matas. 1937

GIMÉNEZ CORBATÓN, José. Cambriles. Mas de las Matas: Grupo de Estudios Masinos (2006).

LÓPEZ AGUILAR, Manuel. Este viejo árbol. Memorias inéditas. (2004).

Anuncios

2 pensamientos en “La derecha del Bajo Aragón agazapada (2): sociedad secreta “La Caverna” (1936-37)

    • Hola Luis: te estaré muy agradecido si me mandas la foto de la bandera de Cambriles. Quizá la utilice en mi próximo post, donde contaré la fuga de los refugiados hacia Zaragoza y la peregrinación de acción de gracias, que realizaron al final de la guerra. Esa bandera fue confeccionada en la cueva, con tela de cada color comprada en diferentes tiendas para no levantar sospechas. Luego la bordaron en casa las hermanas de Vidal Royo y las hijas de Aniceto Brea. Puedes enviármela en privado por Facebook o mi dirección de mail pedro@belassessors.com

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s