EDAD CONTEMPORÁNEA

La derecha del Bajo Aragón encarcelada: el Campo de Concentración de Valmuel (1936-1938)

Durante los primeros meses de la revolución anarquista del 36 no hubo cárceles. Los delincuentes comunes fueron liberados y para los presos políticos no eran necesarias. Eran detenidos en calabozos y edificios municipales y se les fusilaba, sin juicio, poco después de su detención. A finales de 1936, casi toda la derecha “pura y dura” había sido ejecutada o había huido hacia Zaragoza. Entonces se comenzó a detener a los derechistas “blandos”, que fueron recluidos en las cárceles de Caspe y Alcañiz. La falta de capacidad de ambos establecimientos penitenciarios fue resuelta con la creación del Campo de Concentración de Valmuel. También se crearon Batallones de Trabajadores presos para trabajos de fortificación en la zona de Muniesa-Moyuela-Moneva.

Cárcel de Alcañiz

Cárcel de Alcañiz

LOS REGADÍOS DE VALMUEL

La construcción del pantano de Santolea (1927-1932) permitió regular el cauce del Guadalope e hizo posible la puesta en regadío de tierras áridas de secano en la zona de Valmuel. Había un proyecto de tiempos de la dictadura de Primo de Rivera, olvidado durante la República, para la construcción de los canales y acequias necesarios para la transformación de cultivos.

La necesidad de ubicar y ocupar el gran número de presos se resolvió creando el Campo de Valmuel en la zona ocupada hoy, en parte, por las instalaciones de Motorland. Los propios presos construyeron unos barracones para su alojamiento y una torre de vigilancia para su control. Los barracones estaban construidos con paredes de ladrillo y tejadillos de uralita y, en cada uno de ellos, se alojaban 25 o 30 presos. Allí hubo una población reclusa flotante de, entre 150 y 200, presos.

Traslado de presos. Plaza de Alcañiz

Traslado de presos. Plaza de Alcañiz

 

EVOLUCIÓN DE LA VIDA CARCELARIA EN EL CAMPO DE VALMUEL

Desde su creación, hasta mayo del 37, el “campo” fue dirigido por la CNT local de Alcañiz y no dependía ni era controlado por ningún organismo penitenciario regional ni estatal. Dependía del Comité de Alcañiz. Allí mandaba, con absoluta autoridad, el anarquista alcañizano Valero Burillo Navarro, apodado El Lela. Tenía como segundo a su hermano José y como auxiliares a varios hombres armados, que se turnaban con frecuencia en la vigilancia y manejo de los presos. Fue la fase más dura para los detenidos.

Interior de un barracón del Campo de Valmuel

Desde finales de mayo del 37, pasó a depender de la Dirección General de Prisiones,  fue financiado por el gobierno central, fue dirigido por Francisco Huertas Martínez y administrado por funcionarios. El trato ya no fue tan duro y arbitrario. En esta fase se inició el enjuiciamiento de los presos por el llamado Tribunal Popular de Aragón en Alcañiz y por un Jurado de Urgencia establecido en Caspe. Entonces se les dotó del uniforme de presidiario con que aparecen.

En 1938, cuando los nacionales entraron en Alcañiz, salieron los derechistas del Campo de Valmuel y fue utilizado por los franquistas para recluir a los izquierdistas represaliados.

?????????????????????????????????????????????????????????

Carpintería del Campo de Valmuel

EL TRATO DADO A LOS PRESOS

En “La causa general” hay la declaración de varios testigos de Alcañiz: Ángel Royo Gorostegui (comerciante); Víctor Domenech Cólera (farmacéutico); Luis Félez Trasovares (abogado). Dicha declaración está resumida en un informe elaborado por la Guardia Civil de Alcañiz. El trato y el trabajo eran duros, pero no consta que se practicasen torturas corporales. En el campo estuvieron presos muchos comerciantes, empresarios y profesionales de Alcañiz. Para ellos el trabajo a pico y pala en el duro erial, que era entonces Valmuel, ya suponía una humillación y una tortura. Agravada por las chanzas que los vigilantes les hacían, por su torpe manejo de las herramientas. Ellos, en su declaración, hablan de malos tratos como “insultos, amenazas, vejámenes y atropellos”.

Presos trabajando en el Campo de Concentración de Valmuel

Presos trabajando en el Campo de Concentración de Valmuel

Los que eran campesinos de pueblos como Torrevelilla, Fórnoles o Las Cuevas de Cañart, presos en Valmuel, no se resentían tanto del trabajo físico. Pero, en todos ellos, pesaba el escarnio de estar encarcelados sin saber por qué. Alejados de su pueblo y de su familia, mal alimentados, y el sentirse objeto de la arbitrariedad de unos energúmenos que podían disparar contra ellos, impunemente, por cualquier nimiedad. O ser víctimas de alguna de las sacas de madrugada, que con frecuencia se practicaban.

Estado actual de un canal cavado por los presos

Estado actual de un canal excavado por los presos.

 

Tras el golpe de Líster en agosto del 37, notaron un gran alivio al desaparecer el terror anarquista. Aunque siguieron produciéndose fusilamientos selectivos, sobre todo de hombres apresados con las armas en la mano durante la batalla de Belchite.

?????????????????????????????????????????????????????????

Presos saliendo de su barracón

 

LA MEMORIA DE QUIENES ESTUVIERON EN EL CAMPO DE VALMUEL  

Un reportero anarquista alemán, de nombre Agustín Souchy, cuenta en su libro “Entre los campesinos de Aragón”, las maravillas del Campo de Valmuel. Describe el campo como un lugar casi idílico, donde presos y guardianes conviven en perfecta igualdad y armonía. Resalta la “libertad” de movimiento de los presos, que contrasta con la dureza de los Campos de Trabajos Alemanes.

?????????????????????????????????????????????????????????

Presos delante de un barracón

Dispongo también de las memorias de un preso de Valmuel, escritas “in situ” y en tiempo real, en forma de coplas. Se trata de mi padre, Lucas Bel Conchello, que estuvo recluido allí, junto con mi abuelo y otros dos vecinos de Fórnoles. El Jurado de Urgencia de Caspe les condenó a un año de Campo de Trabajo por un delito de opinión. Según la sentencia: “Pues comete una falta de desafección al Régimen quien, como los inculpados, propalan falsos rumores y se dedican a pronosticar el fracaso de las armas leales, a pretexto de un fingido rumor, por la actuación de diversos Gobiernos dentro de la República”.

Causa General

Causa General

Seguramente, Agustín Fouchy y Lucas Bel, tenían razón. Sólo que su visión de la realidad, que ambos contemplaron directamente, era muy distinta. Como escribió el poeta: “Nada es verdad, nada es mentira. Todo es del color del cristal con que se mira”.

Liberación de los presos de Valmuel por el Coronel García Valiño

Liberación de los presos de Valmuel por el Coronel García Valiño

En anexo al final, copio parcialmente los escritos de ambos testigos presenciales, para lectores aficionados al conocimiento de documentos originales.

 

ANEXOS:

1)- DEL RELATO DE SOUCHY

Al pie de una colina se han construido los edificios del campo. Dormitorios, salas de inspección, establos…Todo eso lo han construido los prisioneros ayudados por sus guardianes. La FAI dirige este campo. No es una prisión. Nada recuerda en él una institución de presidio y de trabajos forzados. No hay cercado ni ninguna limitación. Los prisioneros pueden moverse libremente. Sus guardianes comparten la vida con ellos. Viven de la misma manera. Duermen en catres iguales en estas salas primitivas. Se tutean. Prisioneros y guardianes son compañeros. No existe uniforme para unos ni para los otros, ni se distinguen exteriormente en nada.

Delante de una sala dormitorio está echado un hombre joven. Lo interpelamos sin saber si es prisionero o guardián.

– Soy prisionero. Me llamo Benedicto Vallés. Era afiliado a Acción Popular; por eso me detuvieron.

– ¿Cuánto tiempo hace que estás aquí?

– Tres meses

No fue a trabajar, no se encontraba bien ese día.

-¿Te ha dado permiso el médico para no ir a trabajar?

– No hay médico; el compañero guardián me ha dado permiso para faltar.

– ¿Puedes recibir visitas?

– Sí. Cada domingo viene a verme mi novia.

– ¿Podéis hablaros a solas?

– Desde luego. Después vamos de paseo juntos, por los campos.

– ¿Sin vigilancia?

– Sin vigilancia (…)

En el campo hay pollos, cerdos, conejos. El campo se abastece a sí mismo de carne (…) El trabajo es el mismo para los trabajadores libres que para los prisioneros. Durante nueve horas diarias rinden su tributo fascistas y antifascistas (…) El trabajo se realiza sin ingenieros. Un campesino joven que se proporcionó los conocimientos necesarios por vía autodidactica, dirige las obras. El agua se trae del rio Guadalope. Ya se riegan algunos campos de patatas”.

 

 2)- DEL DIARIO ÍNTIMO DE LUCAS BEL (1937)

 

Diario íntimo de Lucas Bel

Diario íntimo de Lucas Bel

(…)La fecha del tres de Marzo

fue muy triste para mí

igual para mi familia

nos obligó el despedir.

 

Me avisaron los bandidos

a las siete de aquel día,

sin decirme para qué,

viniese a Casa la Villa.

 

6 CoplasYo llego allí y les pregunto

qué es lo que les ocurría,

me dijeron que esperara

que pronto me lo dirían.

 

Pronto llegó allí mi padre

y luego Pablo Siurana

y luego Juan Albiol

y mis hermanos, que llaman.

 

7 CoplasNos tuvieron encerrados

y sin dejarnos salir,

nosotros pensando mal,

que bien no podía ir.

 

Nos dijeron que vendrían

guardias de Investigación

y que ellos nos tomarían

pronto una declaración.

 

8 CoplasSerían las nueve y media

cuando llegaron allí

y sin preguntarnos nada

ya nos hicieron salir.

 

Nos bajaron a la plaza

y allí ya nos esperaban,

rodeados de mujeres,

dos coches, que ellos llevaban.

 

9 CoplasCon pistolas y fusiles

nos obligaban montar

separando a las familias

que nos querían besar.

 

Por más que ellos se ponían

los fusiles en la cara

abrazamos y besamos

nuestras familias honradas.

 

10 CoplasMis hermanos ya no vienen

allí quedaron cerrados,

los llevan a Valderrobres

y allí los encarcelaron.

 

Nosotros cuatro montamos

nos llevaron a Alcañiz

nos cerraron en la cárcel

sin decirnos por qué fin.

 

11 CoplasAllí ya nos encontramos

con varios amigos más,

lo primero que dijeron:

¡ya nos vienen cuatro más!

 

Seguido nos preguntaron

que de dónde nos llevaban,

y les dijimos: de Fórnoles,

que la residencia estaba.

 

12 CoplasSe dejaron de comer,

y todos nos insistían

que comiéramos su rancho

y no nos apetecía.

 

Ellos nos daban valor

como buenos compañeros,

pero a nosotros, por eso,

nos duraba el desosiego.

 

13 CoplasNos preguntaron también

si habían matado a alguno,

les contestamos que no,

que no faltaba ninguno.

 

Nos dijeron: ¡Pues qué suerte,

ha sido la vuestra amigos¡

en nuestros pueblos han muerto

a todos los que han cogido.

 

14 CoplasNosotros somos primeros

que hasta ahora se han salvado,

por la protección de Dios

a este punto hemos llegado.

 

Allí transcurrieron días

sin saber lo que pasaba,

sólo se oía a la gente

que en la plaza circulaba.

  

15 CoplasNotábamos movimientos

Sin saber para qué fin

Siempre pensando mal,

Se llegó al trece de abril.

 

Esta fecha nos sacaron,

nos llevaron a Valmuel,

campo de concentración

para hacernos padecer.

 

16 CoplasNos hacían trabajar

nueve horas cada día,

un trabajo muy pesado

y con muy mala comida.

 

Si alguno caía enfermo

allí asistencia no había,

decían que no importaba

si alguno allí se moría.

 

Desde mayo en adelante

este estado se calmó

y ya nuestros corazones

iban tomando valor.(…)

 

(…)Aunque no estamos cerrados

 en las celdas de la cárcel

estamos bajo guardianes

como grandes criminales.

 

En esta forma pasamos

hasta el día de San Juan,

que de allí se nos llevaron

a Caspe en el Tribunal.(…)

 

(…)Desde el día once de Agosto

en este Bajo Aragón

mejoró mucho el asunto

y desapareció el terror.

 

Los que se llaman Gobierno,

la vergüenza de su error

les ha obligado a asaltar

el Consejo de Aragón.

 

Aunque son Justicias rojas

las que ahora nos gobiernan,

estamos ya más tranquilos

porque les ajustan cuentas.

 

El dieciocho de Octubre

Caspe fue bombardeado

y, a consecuencia de aquello,

a Valmuel se nos llevaron.

 

Por segunda vez llegamos

al campo de concentración

donde está la gente buena

de todo el Bajo Aragón.

 

La situación no es tan cruel      

como la teníamos antes,

pues ha mejorado algo

y estamos ya más alegres

 

A pesar de estar alegres

los días se hacen muy largos,

deseando que nos digan,

que toda España es de Franco.

 

BIBLIOGRAFÍA

BEL CONCHELLO, Lucas. “Diario íntimo”. Fórnoles: Archivo privado de la familia Bel. 1937

BADÍA BATALLA, Francesc. “Els Camps de treball a Catalunya durant la Guerra Civil 1936-1939”. Barcelona: Publicacioñs de l’Abadia de Montserrat. 2001.

BEL, Pedro J. “La Caverna. Sociedad Secreta”. Barcelona: Autoedición, 2011.

http://books.google.es/books/about/La_caverna.html?id=35Rq9S6Rml8C&redir_esc=y

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

CASANOVA NUEZ, Ester. “La violencia política en la retaguardia republicana de Teruel durante la guerra civil”. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses, 2007.

SOUCHY BAUER, Agustín. “Entre los campesinos de Aragón. El comunismo libertario en las comarcas liberadas”. Barcelona: Tusquets Editor, 1977.

https://docs.google.com/file/d/0B14Synwe1mHzSTQ2UDBLcXhMSDQ/edit

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s