EDAD CONTEMPORÁNEA

El Quijote aragonés (2): Eran gigantes, no eran molinos

Braulio Foz, con su afilada pluma, criticó a los liberales descafeinados y no le fue mucho mejor con ellos, que con sus enemigos absolutistas. Topó con la Iglesia. La sinceridad le enfrentó con sus colegas catedráticos de Zaragoza. Su lenguaje nunca fue políticamente correcto. En alguna ocasión fue encarcelado y estuvo en un tris de ser deportado a Filipinas.

 SEGUNDO EXILIO FRANCÉS Y REGRESO A ZARAGOZA

Braulio Foz fue arrastrado por los vaivenes políticos del agitado siglo XIX. Algunos de estos avatares quedan reflejados en su Hoja de Servicios presentada a la Universidad en 1860 poco antes de su jubilación. Él mismo califica el período 1823-1834 como tiempo de persecuciones, castillos (estuvo preso en la Aljafería), viajes y emigración a Francia, de donde volvió en 1834.

Derecho Natural

Derecho Natural

En 1821 había tomado una posición política arriesgada al publicar en el Diario político de Zaragoza su polémico panfleto: Partidos constitucionales de España, conocidos con los nombres de liberales, serviles, persas y afrancesados. Donde manifestaba su exaltado talante liberal-progresista. En Cantavieja había escrito (sin ser jurista) El verdadero Derecho Natural, donde se presentaba el liberalismo como modelo de convivencia emanado de la propia naturaleza humana.

Con estos antecedentes, su refugio de Fórnoles (1823-¿1828?) no debió de resultar tan idílico como él había pensado. En 1824 el gobierno absolutista organizó, en todos los pueblos, los llamados Cuerpos de voluntarios realistas. Eran grupos de gente civil armada para defender el régimen autoritario de Fernando VII, frente a las veleidades de los liberales. En todos los pueblos del Bajo Aragón existían esos cuerpos, que sumaban seis batallones integrados en la Tercera Brigada de Alcañiz.

En La Codoñera había dos oficiales y ochenta y seis voluntarios. En Fórnoles ese cuerpo estaba formado por un oficial y más de veinte voluntarios, que vigilaban de cerca el activismo progresista de Braulio Foz. Por esa razón, cuando se vio en apuros, emigró a Francia. Al principio de manera intermitente, al final de modo definitivo.

Derechos del Hombre

Derechos del Hombre

En sus desplazamientos a Francia, pasaba por Barcelona donde hizo amistad con los intelectuales catalanes de La Renaixença. La lengua materna de Braulio Foz era el catalán del Bajo Aragón, pero escribió toda su obra en un brillante castellano con muchos aragonesismos. Solamente utilizó el catalán en el discurso que pronunció en Barcelona como presidente, que fue, de los Jocs Florals de 1863.

(Ver)  https://historiasdelbajoaragon.wordpress.com/2013/05/15/lenguas-y-hablas-del-bajo-aragon/

La pertinaz tendencia que, desde siempre, han tenido los catalanes por apropiarse de las cosas buenas de Aragón, llevó a Víctor Balaguer a catalogar a Braulio Foz como escritor catalán.

Muerto Fernando VII, el rey absolutista en 1833, don Braulio regresó a Zaragoza, allí recuperó su cátedra e inició una frenética actividad intelectual y política.

Isabel II (niña)

Isabel II (niña)

GUERRA CARLISTA (1833-1840)

La muerte, sin descendientes varones, de Fernando VII creó un problema dinástico entre su hija Isabel y don Carlos, el hermano del rey. El entorno de cada pretendiente polarizó las dos ideologías dominantes: el liberalismo que optó por Isabel II y el absolutismo que apoyó a don Carlos. Isabelinos y carlistas se enzarzaron en una cruel guerra civil, con brotes y rebrotes, que duró buena parte del siglo XIX. En apariencia fue una guerra dinástica, pero en el fondo fue una guerra profundamente ideológica. Era la lucha entre el Antiguo Régimen de corte medieval, frente al modelo de Estado Moderno, surgido de las ideas ilustradas que había potenciado la Revolución Francesa.

Las partidas carlistas tuvieron mucho apoyo, y una gran actividad, en el Bajo Aragón y el Maestrazgo. Llegaron a una cierta estabilidad, como ejército regular dominante, en un amplio territorio, centrado en Morella, que llegaba hasta las inmediaciones de Alcañiz. Llegó a tener estructuras de estado con capital en Cantavieja. Esta circunstancia hizo que Braulio Foz perdiese definitivamente su Tierra Baja natal, como lugar de refugio seguro. Y le mantuvo separado y alejado de sus propias raíces.

Carlistas

Carlistas

“EL ECO DE ARAGÓN” (1838-1842)

El Eco de Aragón

El Eco de Aragón

Braulio Foz se atrincheró en Zaragoza armado con su pluma. Desde su parapeto en El Eco de Aragón, disparó a diestro y siniestro. Fue un francotirador sin más amparo que sus propias ideas. Él, sólo ante el peligro, fundó el periódico, lo editó y lo escribió durante casi 5 años (1838-1843) : Sépase, pues, que en El Eco de Aragón sólo trabaja un hombre; que no tiene colaboradores…Valga lo que valga El Eco de Aragón, como ya se advirtió no ha mucho tiempo, todo es obra de su único redactor Braulio Foz.

El Eco fue uno de los periódicos más prestigiosos y leídos de su tiempo en Aragón. Braulio Foz lo utilizó para defender y propagar las ideas liberales más progresistas. Criticó con mordacidad las posiciones acomodaticias de sus colegas catedráticos. Atacó de frente la posición ultramontana del carlismo y la blandenguería del liberalismo de salón. Fustigó la hipocresía y el poder de las órdenes religiosas, especialmente los Jesuitas. Y tuvo que cerrar en 1843, por el acoso de todos los enemigos que se había creado.

El 28 de diciembre de 1842, Braulio Foz se despedía de sus lectores diarios con estas palabras:

General Espartero

General Espartero

Independiente, franca y leal ha sido en mi pluma la libertad de imprenta, según el testimonio de mi conciencia…y, sin embargo, en Zaragoza, bajo la regencia del general Espartero, y en los últimos días de 1842 he tenido que dejar la pluma y no continuar escribiendo para ilustrar al gobierno y ensanchar la inteligencia del pueblo.

Sus escasos ayudantes continuaron con la empresa periodística. Sin la colaboración de Braulio Foz, El Eco de Aragón resistió unos meses y desapareció.

Plan y método para la enseñanza de las letras humanas

Plan y método para la enseñanza de las letras humanas

 

BIBLIOGRAFÍA

BALLESTÉ, Jaques. “Braulio Foz: Pensador y Literato”. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1999.

CALVO CARILLA, José Luis. “Romualdo Nogués y Milagro: vida y obra de un escritor aragonés desconocido”. Zaragoza: Centro de Estudios Borjanos, Institución “Fernando el Católico”, 1984.

DEL ARCO, Ricardo. “Un gran literato aragonés olvidado: Braulio Foz”. Zaragoza: Diputación de Zaragoza.   http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/01/12/1delarco.pdf

FOZ, Braulio y CALVO CARILLA, José Luis. “Vida de Pedro Saputo”. Zaragoza: Prensa Universidad de Zaragoza, 2011. http://books.google.es/books?id=a8Ja12qQh3kC&pg=PA397&dq=Braulio+Foz+calvo+carilla&hl=es&sa=X&ei=zbqkU5b4H-aU0AWh9IDwAQ&ved=0CDwQ6AEwA

FOZ, Francisco. “Mis memorias. Andanzas de un veterinario rural (1818-1886)”. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 2013.

JOCHS FLORALS DE BARCELONA 1863. Discurso inaugural de Braulio Foz. (Número dos, págs. 17-21). Barcelona: Estampa y Llibrería de Salvador Manero, 1863.

http://books.google.es/books?id=JSn89SRf484C&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

VICENTE Y GUERRERO, Guillermo. “Las contradicciones inconfesables de Braulio Foz”. Zaragoza. Rolde 121-132 32.

http://www.rolde.org/content/files/magazine_30_04_Guillermo%20Vicente.pdf

 

 

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s