EDAD CONTEMPORÁNEA

El Quijote aragonés (1): Tribulaciones de un extravagante sabio del Bajo Aragón

El ilustre polígrafo don Marcelino Menéndez y Pelayo tenía, entre sus libros de cabecera, un ejemplar de la Vida de Pedro Saputo de Braulio Foz. En la portada del libro había escrito, a mano, un subtítulo: El Quijote aragonés. Hoy no hablaré de la obra sino de la vida de su estrafalario autor. Un idealista del siglo XIX que cabalgó, pluma en ristre, sobre el rocín del liberalismo. Exaltado en sus ideas, superó obstáculos reales, con un espíritu comparable al del ficticio hidalgo manchego.

 TRAZOS DE LA PERSONALIDAD DE BRAULIO FOZ

Romualdo Nogués, un aragonés de Borja, general isabelino que luchó contra los carlistas, fue notable escritor y coleccionista. Era cuñado de Braulio Foz y hablaba de él en estos términos:

Al pasar por Zaragoza permanecí dos días en casa de un cuñado mío, más liberal que Riego, mucho más; nunca se sublevó para hacerse general. Aragonés de pura raza, era alférez a la edad de los diecisiete años, le cogieron prisionero los franceses, le llevaron a Holanda, enseñó latín, aprendió literatura, olvidó la milicia y, por odio a los dos últimos reyes (Fernando VII e Isabel II) fue exagerado constitucional del 20 al 23, emigró, volvió y consagró su vida a combatir el despotismo.

Braulio Foz, el Quijote Aragonés

Braulio Foz, el Quijote Aragonés

De puras convicciones, dirigió diez años El Eco de Aragón, periódico exaltado, batalló, trabajó, perdió interés y salud sin aspirar a honores que despreciaba. Adoraba los fueros y glorias aragonesas.

Era helenista (Catedrático de Griego) explicaba en la Universidad de Zaragoza o en su casa; jamás estaba ocioso. En estilo extravagante, con abundancia de máximas filosóficas y morales. Publicó la historia de Aragón, Aventuras de Pedro Saputo y otras obras…

Siempre estaba alegre; no creía que tuviera nadie interés en engañarle. Sincero católico (tenía un hermano cura) atacó a los jesuitas y repetía: “A los clérigos que mueren ricos, no rezarles, es inútil; todos se hallan en los infiernos”.

Aborrecía los médicos, se curó unas calenturas comiendo tomates crudos. Huía del sol, creía que sus rayos le constipaban; saltaba por encima de los que entraban en la cátedra (entraba en clase saltando por encima de sus alumnos sentados en los pupitres) fue el primer aragonés que usó sombrilla y, si le instaban a que durmiese abrigado, ponía la toalla encima de la cama.

Murió en Borja el 20 de abril de 1865. Le estoy agradecido. Me dejó su reloj. (Nogués, 1897)

 

EN UN LUGAR DEL BAJO ARAGÓN, DE CUYO NOMBRE NO PUEDO OLVIDARME

Nació en Fórnoles en 1791. Era hijo de una familia de labradores acomodados, que le obligaron a estudiar porque valía, aunque él no quería hacerlo. Lo mandaron a Calanda para estudiar latín, griego y humanidades, seguramente al convento del Desierto.

(ver) https://historiasdelbajoaragon.wordpress.com/2013/01/30/el-convento-del-desierto-de-calanda-un-extraordinario-monumento-con-un-futuro-incierto/

Casa natal Braulio Foz

Casa natal de Braulio Foz

Fueron cinco hermanos, dos chicas, Maria Rosa y Valera que se casaron y vivieron en el pueblo, y tres chicos: Venancio que murió a los 26 años dejando viuda y un hijo, a quién dedicaré otro artículo caracterizándolo como el Sancho Panza aragonés; Braulio nuestro protagonista de hoy; y Ramón, que cursó estudios eclesiásticos, pero los abandonó para casarse. Ramón tuvo hijos que murieron entre los 15 y 20 años y a continuación murió su esposa.

En plena guerra carlista, Ramón, hermano de Braulio, ejercía como secretario del ayuntamiento de Fórnoles. Dio un parte a las tropas legales referente a movimientos de una partida de carlistas. Mensaje que cayó en manos de los rebeldes antes de haber llegado a su destino. Cabrera ordenó un escarmiento ejemplar. Ramón fue llevado a la plaza. Allí, delante de todo el pueblo, le propinaron una paliza brutal. Nadie pensaba que pudiera sobrevivir. Pero se recuperó, dejó la secretaría y reanudó los estudios eclesiásticos abandonados en su juventud. Se hizo cura a los 49 años y ejerció su ministerio hasta la muerte, que le sobrevino catorce años más tarde.

Braulio, finalizado su ciclo de humanidades en Calanda, se trasladó a Huesca para estudiar en la Universidad Sertoriana de aquella ciudad. Los franceses de Napoleón invadieron España y Braulio, con diecisiete años, empuñó las armas contra el invasor. Se alistó en la partida de Perena (uno de sus profesores), luchó en Huesca y destacó en Tamarite de Litera. Dio golpes de mano muy arriesgados. Participó en 1809 como un héroe en la batalla de Troncedo. Se retiró con su jefe a Lérida donde fue hecho prisionero y deportado el 14 de mayo de 1810, con su jefe y compañeros derrotados. Fue confinado en el Depósito de Prisioneros de Wassy, en el norte de Francia.

Guerra de la Independencia 2

Guerra de la Independencia

SÍNDROME DE ESTOCOLMO Y ROCAMBOLESCO REGRESO DEL EXILIO

En su cautiverio francés, Braulio Foz desarrolló una frenética actividad intelectual, hasta poner en peligro su salud. Aprendió francés y literatura. Estudió geografía, historia, filosofía ilustrada y música. Los franceses, viendo su extraordinaria inteligencia, lo utilizaron como profesor de latín y griego en la escuela de la ciudad de su cautiverio. Nunca perdonó a los galos su brutalidad en la guerra, pero asimiló las ideas liberales de la ilustración francesa y, a su regreso a España, se convirtió en un defensor acérrimo las ideas liberales y la modernización del Estado.

La caída del régimen napoleónico a principios de 1814 dejó a los prisioneros españoles en una situación de descontrol. Braulio Foz (23 años) no se lo pensó dos veces y aprovechó la ocasión para organizar la salida de los presos españoles. Preparó una expedición para regresar a España. Braulio se puso a la cabeza y los presos le siguieron a pie, a campo través, en dirección a Ámsterdam. Su intención era trasladarlos en un navío británico, pero los ingleses no autorizaron el embarque.

Wassy (Haute Marne)

Wassy (Haute Marne)

Braulio no se arredró y, ni corto ni perezoso, reagrupó a su gente, y encabezó una nueva marcha, siempre a pie, en dirección a España. La expedición, dirigida por Braulio Foz salió de Holanda y atravesó toda Francia. Llegaron a Huesca a mediados de 1814. Sin preparación previa, Braulio Foz se presentó a unas oposiciones y ganó la Cátedra de Sintaxis Latina en la Universidad Sertoriana. Escuela que había abandonado, siendo estudiante, en 1808 para empuñar las armas. Allí ejerció la docencia en lo que quedaba de curso y el siguiente, el de 1815-1816.

Universidad Sertoriana de Huesca

Universidad Sertoriana de Huesca

En 1814 también regresó del exilio el Rey Fernando VII, como el Deseado, pero su execrable conducta le convirtió pronto en el Rey Felón. Entre 1814 y 1820 derogó la moderna Constitución de Cádiz e implantó el absolutismo monárquico, restaurando el Antiguo Régimen. Persiguió con saña a los liberales y Braulio Foz, como tantos españoles, sufrió las consecuencias y tuvo una gran decepción.

fernando-VII[1]

Ferenado VII

EXILIO INTERIOR EN CANTAVIEJA Y FÓRNOLES.

En esta situación, sus ideas liberales eran incompatibles con la actividad docente en una universidad pública. Y, con la excusa de estar más cerca de su anciana madre, en 1816 renunció a su cátedra de Huesca a cambio de obtener plaza, en propiedad, en la escuela de latinidad y retórica en la villa de Cantavieja (Teruel) donde permaneció por espacio de seis años hasta 1822.

Cantavieja

Cantavieja

En 1820 se había producido un alzamiento de militares liberales, encabezado por el coronel Riego. Los golpistas obligaron al rey a reponer y jurar La Constitución de Cádiz y a nombrar un gobierno ilustrado, que duró los tres años del llamado Trienio Liberal.

La nueva situación política permitió el regreso de Braulio Foz a la universidad. En 1822 obtuvo la Cátedra de Griego en la Universidad de Zaragoza. Poco tiempo iba a durar la alegría de don Braulio, porque un año después, la invasión francesa de los “Cien Mil Hijos de San Luis” repuso el régimen absolutista de Fernando VII. Con ello se inició la llamada Década Ominosa” (1823-1833) de gobierno autoritario. Los liberales pasaron del poder a la clandestinidad y se vieron obligados a escapar de la persecución absolutista.

puertacarmen1[1]

Puerta del Carmen de Zaragoza

Braulio Foz fue destituido en 1823 de su flamante cátedra zaragozana y busco refugio en su tierra, junto a los suyos. Cansado y decepcionado regresó a Fórnoles, con el propósito llevar una vida bucólica, administrando la hacienda familiar heredada de sus padres. Pero su actividad literaria no cesó. Entonces escribió libros pedagógicos como su Arte latino sencillo, fácil y seguro, una obrita que se publicaría muchos años después. Es de suponer que, en aquel ambiente tranquilo, la creatividad de don Braulio no cesó. Seguramente, en su retiro bajoaragonés, perfiló el bosquejo y la escritura de buena parte de su obra literaria. Mucha obra inédita y alguna publicada años más tarde.

Fornoles (Refugio bucólico)

Fórnoles, refugio bucólico

Voy a contar un hecho desgraciado, que nadie ha contado. Sucedió en los años cuarenta del pasado siglo XX. Un joven matrimonio de Fórnoles adquirió, para vivir en ella, la casa natal de Braulio Foz. Había en la casa gran cantidad de libros y papeles escritos, que habían pertenecido a su ilustre propietario y ocupaban varias estancias del nuevo hogar de los recién-casados. Por ignorancia e insensatez, quemaron todos aquellos libros y papeles, simplemente para ganar espacio. En esta quema se perdió una fuente caudalosa, de incalculable valor, para conocer muchas de las obras inéditas o editadas de Braulio Foz, que se han perdido para siempre.

SANYO DIGITAL CAMERA

Obra de Braulio Foz

TAMBIÉN LOS SABIOS SE EQUIVOCAN

En Fórnoles ejerció su actividad docente. Dio clases particulares a niños y adolescentes del pueblo, para entretenerse y obtener algún ingreso. Entre sus alumnos estuvo Francisco Foz que era sobrino carnal de don Braulio, por ser hijo de su fallecido hermano Venancio. La institución Fernando el Católico de Zaragoza publicó, el año pasado, unas memorias de Francisco, encontradas ahora, en un cajón, por su tataranieto. En ellas el sobrino de Braulio Foz cuenta su mala experiencia como discípulo de su tío:

escuela-rural-ankerb[1]

Escuela rural

Llegó por fin el momento en que principié mis estudios de latín ante mi señor tío Braulio. Pero dicho señor era de un genio fuerte “sui generis”, que quería que sus alumnos dieran las lecciones cual él deseaba. Y si bien yo me aplicaba todo lo posible, no tanto que pudiera satisfacer sus deseos. Así que un día, que no la supe bien, me mandó que estudiase la fábula de Esopo titulada “El hombre bueno y el hombre falso”, para que al otro día la diese sin ninguna equivocación. Cuya fábula principiaba en “El hombre bueno y el hombre falso iban de compañeros por el mundo y llegaron a su país, que se llamaba el País de los Monos…” pero, al llegar a este punto, al dar la lección. Yo en lugar de decir país, dije pas, no porque no supiera lo que decía, porque lo sabía de memoria, sino por apresurarme en la lectura. No me permitió mi tío que siguiera leyendo. Dándome una fuerte reprensión y diciéndome que cómo quería yo aprender latín cuando no sabía leer. Esto no era cierto porque precisamente era uno de los niños más avanzados de la escuela…Pero a tanto llegó su impaciencia que me dijo: “Diles a tus padres que tu no sirves para estudiar, que eres mejor para pastor”. Aquí fue regularmente donde se eclipsó mi buena estrella.

Estudiante frustrado

Estudiante frustrado

El chico tenía 10 años y así fue como empezó a desempeñar su papel como el Sancho Panza de esta historia. Francisco Foz fue pastor hasta los 16 años y no pudo colmar sus aspiraciones de estudio hasta que cumplió los 36. Contra el criterio de su tío y de su propia esposa, con 33 años de edad, Francisco se fue a Zaragoza para estudiar Veterinaria. En tres años obtuvo la licenciatura y después ejerció su carrera en varios pueblos de Aragón. Escribió libros de su especialidad y llegó a ser miembro de honor de la Academia Nacional de Veterinaria. Un grave error de su señor tío.

Refugio en Fórnoles

Refugio en Fórnoles

Después de su “exilio interior” en Fórnoles, Braulio Foz se expatrió a Francia. Sus biógrafos no se ponen de acuerdo sobre el tiempo que permaneció oculto en su refugio bajo-aragonés. Algunos hasta ignoran su estancia aquí y dan por supuesto que, desde 1823, estaba ya en su segundo exilio francés. Pero, si damos crédito al testimonio de su sobrino, en 1828 don Braulio todavía estaba en Fórnoles.

 

BIBLIOGRAFÍA

BALLESTÉ, Jaques. “Braulio Foz: Pensador y Literato”. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1999.

CALVO CARILLA, José Luis. “Romualdo Nogués y Milagro: vida y obra de un escritor aragonés desconocido”. Zaragoza: Centro de Estudios Borjanos, Institución “Fernando el Católico”, 1984.

DEL ARCO, Ricardo. “Un gran literato aragonés olvidado: Braulio Foz”. Zaragoza: Diputación de Zaragoza.  http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/01/12/1delarco.pdf

FOZ, Braulio y CALVO CARILLA, José Luis. “Vida de Pedro Saputo”. Zaragoza: Prensa Universidad de Zaragoza, 2011. http://books.google.es/books?id=a8Ja12qQh3kC&pg=PA397&dq=Braulio+Foz+calvo+carilla&hl=es&sa=X&ei=zbqkU5b4H-aU0AWh9IDwAQ&ved=0CDwQ6AEwA

FOZ, Francisco. “Mis memorias. Andanzas de un veterinario rural (1818-1886)”. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 2013.

VICENTE Y GUERRERO, Guillermo. “Las contradicciones inconfesables de Braulio Foz”. Zaragoza. Rolde 121-132, 2007, pp. 32-41.

http://www.rolde.org/content/files/magazine_30_04_Guillermo%20Vicente.pdf

Anuncios

Un pensamiento en “El Quijote aragonés (1): Tribulaciones de un extravagante sabio del Bajo Aragón

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s