EDAD CONTEMPORÁNEA

Insurrecciones anarquistas en el Bajo Aragón (3): Valderrobres, Beceite y Alcorisa (1933).

La asonada del 8 de diciembre en Mas de las Matas, pese a los dos guardias civiles heridos, puede calificarse de guante blanco. En Valderrobres y Alcorisa hubo muertos. Los primeros muertos causados por una violencia política que, a partir de entonces y en los años sucesivos, se multiplicaría hasta convertirse en una gran tragedia para el Bajo Aragón y para toda España.

BAUTISTA ALBESA (BATISTET)

Bautista Albesa (Batistet) (2)

Bautista Albesa (Batistet)

Jaun Bautista Albesa, nacido en Valderrobres en 1911, emigró con su familia a Barcelona con once años de edad. Allí aprendió a leer y escribir y entró en contacto con las ideas libertarias. Regresó a Valderrobres en 1927 y, con dieciséis años, fundó la CNT local y promovió la creación de células anarquistas en todos los pueblos vecinos. Seguramente por su juventud, era conocido en los pueblos del Matarraña como Batistet.

A diferencia de Macario Royo, el buenista de Mas de las Matas, Bautista Albesa era un hombre de acción. No participó en los hechos de diciembre de 1933 porque estaba cumpliendo el servicio militar. El carácter violento de Bautista se manifestó, ese mismo año, con su participación en un atentado frustrado contra el banquero mallorquín Juan March. Por este hecho fue encarcelado en Mallorca.

LA INSURRECCIÓN

 Un vendedor ambulante, conocido como El Valenciano, dirigió la asonada de 1933 en Valderrobres. A las 9 de la mañana del día 8 de diciembre los anarquistas, armados con escopetas y bombas incendiarias, rodearon el cuartel de la Guardia Civil. Se inició el tiroteo para el asalto pero los guardias, parapetados con sus familias en el cuartel, no se rindieron. Los insurgentes realizaron disparos y lanzaron alguna bomba de mano contra el cuartel. En esta situación, a mediodía, se negoció la salida de los familiares de los guardias, con el acuerdo de que no serían maltratados.

Valderrobres 2

Valderrobres

Un incontrolado disparó su escopeta contra la esposa de un guardia civil que salía con su hija pequeña en brazos. El disparo causó la muerte de la niña e hirió gravemente a la mujer. A las cuatro de la tarde El Valenciano dio la orden de ataque al cuartel. De los trescientos anarquistas movilizados, sólo una docena estuvieron dispuestos para el asalto, los otros tenían miedo.

Un anarquista, de apodo El Pulsa, se acercó al cuartel para dar un ultimátum para que los guardias se rindieran. Éstos ya conocían la muerte de la hija y las heridas causadas, por la mañana, a la mujer de uno de ellos. Los guardias asediados dispararon a quemarropa y abatieron al mensajero.

Raimundo Suñer, izquierdista de Calaceite, que más tarde sería alcalde en su pueblo, presenció los hechos y los cuenta en sus memorias De Calaceite a Mauthausen. Raimundo y su hermano Joaquín Suñer habían oído rumores sobre lo que se preparaba en Valderrobres. Por curiosidad se trasladaron en su camión Chevrolet para ver lo que ocurría. A las diez de la mañana llegaban a Valderrobres.

Valderrobres

Ayuntamiento de Valderrobres

A quinientos metros del pueblo, un parapeto de árboles cortados, cruzados en la carretera, les obligó a detenerse. Fueron conducidos bajo vigilancia armada hasta la plaza del ayuntamiento. Allí fueron reconocidos por El Valenciano.

LibroAl conocernos nos llevaron al hostal de Enrique Blanc y nos dijeron: “Comed y bebed y no paguéis nada”. No estaba mal. Todo el día estuvieron haciendo comida y sirviéndola en ese hostal. En el centro de la plaza había un montón de papeles que se iban quemando. Limpiaron y quemaron los papeles del Registro y del juzgado de 1ª Instancia, que se encontraba allí.

La muerte de El Pulsa retrasó, hasta el anochecer, el ataque al cuartel. Entonces El Valenciano consiguió que unos cuantos anarquistas lo asaltaran a base de dinamita y líquidos inflamables lanzados sobre el tejado y contra las ventanas. Para Raimundo Suñer la noche se convirtió en una fiesta de fuegos artificiales y estampidos, aunque los disparos e incendios provocados no tenían nada de artificiales. Los guardias resistieron el ataque, sin llegar a rendirse, durante toda la insurrección.

Detenciones

Detenciones

El día siguiente, a la salida del sol se oyó una corneta. El Batallón Almansa mandado por el Teniente Coronel Peñalver, procedente de Tarragona, había sitiado el pueblo. Hubo algún disparo y los anarquistas huyeron despavoridos al campo, los presos derechistas salieron de la cárcel donde habían sido retenidos durante la asonada. Su lugar fue ocupado por los anarquistas, que los soldados del ejército regular habían conseguido detener en el pueblo y sus alrededores.

BECEITE Y OTROS PUEBLOS DEL MATARRAÑA

En Beceite también hubo asonada, quema de papeles, detención de la gente de orden y proclamación del comunismo libertario. No hubo muertos y fue sofocada como en Valderrobres por las tropas de Peñalver. En Torre del Comte, La Fresneda y Mazaleón hubo alguna escaramuza, sin mayores consecuencias.

Ayuntamiento de Beceite

Ayuntamiento de Beceite

 En Fórnoles el somatén local organizó su autodefensa, montando turnos de vigilancia en casas de derechistas, situadas en todas las entradas del pueblo. Llegaron tres anarquistas de Valderrobres para organizar la revuelta y entraron en el pueblo por El Rollet. Fernando Bel, veterinario de 21 años recién licenciado, que hacía su turno de guardia en La casa del Sabinet, los desarmó, los detuvo y los encerró en La Presoneta. Un pequeño calabozo situado en la lonja, en los bajos del ayuntamiento.

Presoneta de Fórnoles

La Presoneta de Fórnoles

En Valderrobres y Beceite fueron detenidos más de dos centenares de rebeldes. Como las cárceles del Matarraña resultaban insuficientes para acogerlos, se habilitaron algunas escuelas locales para alojar, momentáneamente, a tantos detenidos.

EL DURO ENFRENTAMIENTO DE ALCORISA

En Alcorisa, los anarquistas se enfrentaron a la Guardia Civil con mayor dureza que en ningún otro pueblo del Bajo Aragón. Pedro Rújula lo explica con detalle en su libro “Alcorisa”. Los detenidos por la colocación de bombas en el cuartel, durante la revuelta de 1932, estaban en la calle. Habían sido absueltos el 10 de noviembre de 1933 gracias a la brillante defensa del abogado Gregorio Vilatela, un alcorisano radical-socialista.

Plaza Alcorisa

Plaza de Alcorisa

El enfrentamiento se inició a las 2 de la madrugada del 8 de diciembre. La Guardia Civil y el Somatén, habían tomado precauciones ante los rumores de asonada. Los anarquistas intentaron asaltar el cuartel, el ayuntamiento y la gasolinera, pero su ataque fue rechazado. Se formaron barricadas en los corrales de las afueras del pueblo. Durante toda la noche hubo un fuerte tiroteo entre sublevados y defensores. Al amanecer cada bando se mantenía en su posición.

Insurrectos

Insurrectos

El duro enfrentamiento se prolongó durante toda la mañana hasta que, por la tarde, llegaron refuerzos a la Guardia Civil, que consiguió la rendición de los anarquistas. Veinticinco de ellos fueron detenidos y procesados. El balance del enfrentamiento fue catastrófico. Dos anarquistas, Basilio Gómez Valero y Santos Espallargas Moliner, resultaron muertos y varios guardias heridos. Un guardia civil quedó ciego al recibir una perdigonada en pleno rostro.

Anarquistas en acción

Anarquistas en acción

En otros pueblos grandes y medianos, como Alcañiz, Calanda, Castelserás y Valdealgorfa, no se llegó al enfrentamiento, por falta decisión de los anarquistas o por las medidas de precaución que adoptaron la Guardia Civil y los somatenes locales. Pero la conmoción afectó a toda la población de las comarcas bajo-aragonesas y radicalizó posturas que, más tarde, resultarían irreconciliables.

 

BIBLIOGRAFÍA

ALVAREZ FERRERAS, Félix: “Comarcal de Valderrobres (Teruel): sus luchas sociales y revolucionarias”. Toulouse: Cultura y Acción 1971.

BEL, Pedro J. “La Caverna. Sociedad Secreta”. Barcelona: Autoedición, 2011.

http://books.google.es/books/about/La_caverna.html?id=35Rq9S6Rml8C&redir_esc=y

BEL, Pedro J. “La casa del Sabinet. Historia de una familia de derechas”. Barcelona: Autoedición, 2007.

http://books.google.es/books?id=hPt_Nwq05lsC&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

BLANC GRAU, Miquel. “De Calaceite a Mauthausen. Memorias de Raimundo Suñer. Alcañiz: Centro de Estudios Bajo-aragoneses, 2006.

DÍEZ TORRE, Alejandro R. “Trabajan para la eternidad”. Madrid: La Malatesta-PUZ, 2009.

RÚJULA, Pedro, “Alcorisa: El mundo contemporáneo en el Aragón rural”. Alcorisa: Ayuntamiento de Alcorisa, 1998.

SOUCHY BAUER, Agustín. “Entre los campesinos de Aragón. El comunismo libertario en las comarcas liberadas”. Barcelona, Tusquets Editor, 1977.

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Insurrecciones anarquistas en el Bajo Aragón (3): Valderrobres, Beceite y Alcorisa (1933).

  1. muchas gracias por esta introduccion a la historia del bajo aragon, espero que habra mas , da ganas de leer cosas de la bibliografia

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s