EDAD CONTEMPORÁNEA

Insurrecciones anarquistas en el Bajo Aragón (1): Alcorisa y Castel de Cabra (1932)

La crisis económica mundial, que provocó el crac de 1929 en la bolsa de Nueva York, tuvo graves consecuencias en toda Europa. La inoperancia de la clase política española, desbordada por los acontecimientos, degeneró en un abismal fraccionamiento de la sociedad. Los remedios fueron peor que la enfermedad y el Bajo Aragón sufrió en sus carnes las consecuencias de tanto despropósito.

Campesino

Campesino

LA SOCIEDAD BAJO-ARAGONESA. UN COCTEL EXPLOSIVO

La guerra de la Independencia (1908), y las guerras carlistas del siglo XIX, fueron una sangría en vidas y bienes, que paralizó el notable progreso que el Bajo Aragón había alcanzado durante la Edad Moderna. La inexistencia de capital suficiente, para invertir, impidió el desarrollo derivado de la revolución industrial. Desarrollo que floreció en regiones vecinas y provocó, en el Bajo Aragón, la paulatina desaparición de los antiguos talleres artesanales. Éstos habían proliferado en épocas anteriores, al amparo de las cofradías nacidas en la Edad Media.

En ese Bajo Aragón, básicamente agrario, no había grandes terratenientes. La población estaba formada mayoritariamente por medianos y pequeños agricultores. Los medianos, con un nivel de supervivencia holgada. Los pequeños y desheredados, con graves carencias para sobrevivir. Los comerciantes, los profesionales (médicos, abogados, veterinarios etc.) y los pequeños industriales conformaban el núcleo de las élites locales.

Había pequeñas industrias, generalmente transformadoras de la producción agraria local. Los molinos de harina y aceite de campaña sólo generaban empleos de carácter temporero. Los molinos habían pertenecido siempre a las instituciones más o menos públicas: señorío calatravo, concejos locales y cofradías. Las desamortizaciones del siglo XIX habían puesto estas industrias en manos de los agricultores más hacendados, los que tenían mayor capacidad de ahorro e inversión.

Lucha por la libertad

Lucha por la libertad

En las regiones donde cuajó la revolución industrial, en la vecina Cataluña y en las provincias Vascongadas, había nacido una burguesía floreciente que explotaba sin compasión a una masa obrera empobrecida, convertida en proletariado miserable. Allí surgió la encarnizada lucha de clases, fomentada y alentada por los teóricos de las ideologías de izquierda. Sus doctrinas predominaron en toda Europa desde finales del siglo XIX, y tuvieron su mayor desarrollo en la primera mitad del siglo XX.

 

ANARQUISTAS EN EL BAJO ARAGÓN

La población rural del Bajo Aragón no parecía ser la más adecuada para el arraigo de ideas surgidas en los ámbitos urbanos, pero sus propagandistas hicieron parroquia entre los pequeños labradores. Con sus escasas y míseras tierras, los labradores más pobres y los que carecían de ellas, sólo podían malvivir. Para salir adelante, se veían obligados a realizar, a jornal, los trabajos más duros en los campos de labradores medianos y de los más ricos.

La pirámide

La pirámide

El clima de violencia, generado en la población bajo-aragonesa durante las guerras carlistas, persistía en el ambiente. Y el anticlericalismo ancestral seguía latente en todos aquellos pueblos. No en vano habían sido colonizados, y agobiados con impuestos, por los freyles de Calatrava, y por el clero secular, desde la Edad Media.

anticlericalismo

Anticlericalismo

El primer núcleo cuasi-anarquista (1917), que surgió en Alcorisa, fue el de los llamados “Roturadores”. Propietarios de poca o ninguna tierra que pretendían roturar las tierras comunales del municipio. El regreso desde Cataluña de algunos emigrantes nacidos en el Bajo Aragón, imbuidos del ideal anarquista, fue la levadura que hizo fermentar la masa ácrata. El retorno de José María Arqués de Amposta y Laureano Artigas desde Barcelona, en los años treinta, provocó el nacimiento y expansión de la ideología libertaria en Alcorisa. Lo mismo ocurrió en Mas de las Matas con el regreso de Macario Royo y en Valderrobres con el de Bautista Albesa, por citar sólo los más representativos.

Casco viejo de Alcorisa

Casco viejo de Alcorisa

EL ATENTADO DE ALCORISA

El 15 de enero de 1932 había estallado, en Cataluña, un conflicto en la zona del Alto Llobregat. En el pueblo de Fígols (Barcelona) se implantó el comunismo libertario y duró hasta el día 23, cuando intervino el ejército y sofocó la rebelión. Este conflicto se extendió por muchos puntos de la geografía española y en algunos pueblos del Bajo Aragón.

Alcorisa

Alcorisa

En plena huelga general, la noche del 24 de enero, unos anarquistas, que viajaban en coche, lanzaron dos bombas contra el cuartel de la guardia civil de Alcorisa, causando graves destrozos. Fue lanzada una tercera bomba pero no estalló. Intervino el ejército y fueron detenidos cuatro dirigentes de la CNT Regional de Aragón que viajaban en coche, por los pueblos de la contornada, dirigiendo la huelga. El día 30 varios detenidos de Alcorisa, a quienes se imputaba el atentado, fueron trasladados a la cárcel de Teruel, para ser juzgados en relación con el atentado del día 24. En el atentado no hubo muertos y pasó sin mayores consecuencias.

 

Castel de Cabra

Castel de Cabra

IMPLANTACIÓN DEL COMUNISMO LIBERTARIO EN CASTEL DE CABRA

En Castel de Cabra (Teruel) se produjo una insurgencia el día 27 por la noche. Un grupo de anarquistas locales asaltó el ayuntamiento. En aquel pueblo no había cuartel de la guardia civil. Retuvieron al alcalde y al secretario mientras quemaban la bandera tricolor republicana, los libros de los registros civil y parroquial, censos del catastro y toda la documentación de secretaría. Declararon implantado el comunismo libertario en Castel de Cabra, requisaron las armas de toda la gente del pueblo y se apropiaron del polvorín de las obras del ferrocarril (en construcción) Teruel-Alcañiz. Cuando iban a quemar la iglesia, apareció la guardia civil de Montalbán que lo impidió. También intervino el ejército y más de 40 hombres del pueblo fueron detenidos y encarcelados en Teruel. 

Detenidos

Detenidos

La guardia civil, el ejército, y los somatenes de los pueblos, abortaron intentonas similares en Aguaviva, Beceite, Mas de las Matas, Valderrobres, La Fresneda y Torre del Comte. Estos hechos revolucionarios contra el estado republicano, que en el Bajo Aragón no causaron víctimas, se produjeron durante el gobierno de izquierdas presidido en Madrid por Manuel Azaña.

Ayuntamiento Castel de Cabra

Ayuntamiento de Castel de Cabra

Un año más tarde, en enero de 1933, se produjeron en Andalucía los luctuosos sucesos, bien conocidos, de Casas Viejas (Cádiz), donde la represión, ordenada por el mismo gobierno de Azaña, se saldó con 26 muertos, veintitrés revolucionarios y tres Guardias de Asalto.

 

BIBLIOGRAFÍA

CASANOVAS, Julián. “De la calle al frente: el anarco-sindicalismo en España (1931-1939). Barcelona: Crítica, 2006.

DÍEZ TORRE, Alejandro R. “Trabajan para la eternidad”. Madrid: LaMalatesta-PUZ, 2009.

REPÚBLICA (Hemeroteca del periódico) Teruel 28 de enero de 1932.

RÚJULA, Pedro, “Alcorisa: El mundo contemporáneo en el Aragón rural”. Alcorisa: Ayuntamiento de Alcorisa, 1998.

SANZ JARQUE, Juan José. “La revolución y la guerra”. Madrid: Actas, 2010.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s