EDAD CONTEMPORÁNEA

Las torres de telegrafía óptica del Bajo Aragón

En los últimos meses del año 1875 se construyeron apresuradamente en el Bajo Aragón una veintena de torres de telegrafía óptica para mejorar la defensa del Ebro ante las incursiones carlistas. Sin embargo, estas estratégicas torres apenas llegaron a utilizarse pues al mismo tiempo que finalizaba su construcción acabó la guerra. Desde entonces, sus  siluetas, cada vez más ruinosas, siguen dominando el paisaje del Bajo Aragón.    

caspe3[1]

La Torre de Salamanca de Caspe (Zaragoza), restaurada.

El Ebro y las comunicaciones en la III Guerra Carlista

A finales de la III guerra carlista, en agosto de 1875, el general Manuel de Salamanca y Negrete fue nombrado Comandante General de la División del ejército liberal creada para la defensa del Maestrazgo y margen derecha del Ebro. El nuevo general, tras revisar las fuerzas y medios a su cargo, decidió reforzar la vigilancia de ambas márgenes del Ebro para evitar el continuo paso de las tropas carlistas. La defensa y vigilancia del Ebro era hasta entonces muy difícil: solo entre las localidades de Caspe y Cherta existían hasta 80 zonas vadeables; muchos pueblos del Bajo Aragón abastecían, de buen grado o a la fuerza, a las tropas carlistas y, además, no existía ninguna comunicación rápida y segura entre ambas orillas.

Ruinas del Fortín de Sástago (Zaragoza) dominando el curso del Ebro

El General Salamanca, solicitó enseguida al Ministerio del Ejército refuerzos y más medios económicos para hacerse con el control del Ebro y propuso la finalización de las líneas de telegrafía eléctrica que se estaban instalando para mejorar las comunicaciones del ejército liberal entre Zaragoza y el Mediterráneo, dentro de la línea Madrid-Barcelona. Siendo consciente de la vulnerabilidad de estas comunicaciones (que se podían sabotear cortando simplemente los hilos en cualquier punto de su recorrido) propuso doblar y asegurar el sistema de comunicación eléctrico instalando paralelamente una línea de telegrafía óptica mediante la construcción de torres en puntos estratégicos con gran cobertura visual. Este sistema de comunicación, aunque más lento, era más seguro y necesitaba menos patrullas y fuerzas de vigilancia para su mantenimiento.

Sin título-1 copia

Torre con aparato de telegrafía óptica

El Ministerio de la Guerra aceptó la petición del General  Salamanca y en el mismo mes de agosto se encargó al Cuerpo de Ingenieros del Ejército el reconocimiento del terreno próximo al Ebro, desde Fuentes de Ebro a Amposta, para seleccionar los puntos de ubicación de las nuevas torres ópticas.

Torreón de Caspe (6)

Ubicación de la Torre Gordizo, entre Caspe y Alcañiz

 

Fue así como comenzó la construcción de un total de 45 torres, y algunos grandes fortines, emplazados junto al curso del río Ebro, desde Zaragoza hasta Amposta, con derivaciones en las líneas de comunicación hacia Samper de Calanda – Hijar; Alcañiz-Morella; Nonaspe – Fabara y Gandesa-Falset. Además de la construcción de nuevas torres se utilizaron algunos campanarios de iglesias, torres de castillo y otras estructuras ya existentes que podían ser reutilizadas para la instalación de los aparatos de telegrafía óptica.

 

 

torres opticas 2 001

Ubicacion de lineas de telegrafía eléctrica, óptica, torres y fortines en el Bajo Aragón según un documento de octubre de 1875

La construcción de las torres ópticas en el Bajo Aragón

El Mocatero Escatron

Torre del Mocatero de Escatrón

Entre los meses de agosto y diciembre de 1875 se construyeron en el territorio del Bajo Aragón unas 20 torres ubicadas en lugares estratégicos desde los que se domina una gran extensión de terreno. Todas las torres se construyeron siguiendo un mismo modelo de  edificio de planta cuadrada de unos 5-6 metros de lado y unos 7 – 9 metros de altura que eran rodeados por un foso de unos 2,5 – 3 metros de anchura y unos dos metros de profundidad. El interior se dividió en tres pisos: el inferior o planta baja se dedicaba generalmente a almacén, el primero a cuerpo de guardia, y el segundo piso o terraza se destinaba a la colocación del aparato telegráfico óptico desde el que se realizaban las señales. En todas las plantas y en las cuatro paredes de los edificios se habilitaron aspilleras y troneras abocinadas para poder defenderse y efectuar disparos desde el interior. Al edificio se solía acceder a través de una escalera o pasarela de madera que podía recogerse en caso de ataque. 

Torreón carlista cabezo del cuervo (26)

Foso de la Torre del Campamento de Alcañiz

22 Octubre 2010 083

Aspilleras en el interior de una torre optica

Todas las obras se construyeron utilizando sillares o sillarejos en las esquinas y mampostería de piedra con mortero de cal en los muros que eran enlucidos con yeso tanto en el interior como en el exterior. Los forjados se realizaron con maderos y pavimentos de yeso o baldosas de cerámica. En la planta destinada al cuerpo de guardia se solía ubicar una chimenea. En tiempo de guerra, según los informes militares de la época, las torres podían albergar hasta 20 hombres (4 de ellos telegrafistas) con abundante munición para su defensa.

En el Bajo Aragón se denominan a estos edificios como “torres de mocatero” aunque solamente mantienen ese nombre las torres de Chiprana (recientemente restaurada incluyendo la reproducción de un aparato de telegrafía óptica) y la de Escatrón. La  denominación de “mocatero” podría proceder de la palabra aragonesa “moquero” o pañuelo  (que se podía utilizar para hacer señales) aunque otras propuestas lo hacen derivar de la palabra “mastelero” (de mástil) con la que se denominaba a los soldados o vigías que permanecían en estas torres (Cortés 1999, 127).

Además de las torres ópticas se construyeron en este mismo año algunos grandes fortines como la imponente Torre de Salamanca de Caspe o el Fortín de Sástago, rodeado por una muralla, que podían albergar a una compañía de soldados (Cortés 1997).

Fortin de Sastago

Fortin de Sástago

La rápida construcción de todas estas torres y fortines militares se logró gracias a la participación de los municipios y vecinos de la zona tal como reflejan los documentos de la época: “todas (las torres) han sido construidas por el cuerpo de Ingenieros, con auxilio de peones, materiales y jornales, satisfechos por los pueblos por prestación vecinal, y sin más coste para el Erario, que los aparatos telegráficos” (ASHM, Sección Guerras carlistas, legajo 90). Los municipios no solo contribuyeron con la construcción de las torres sino también aportando todo su equipamiento y mobiliario exceptuando tan solo los aparatos de telegrafía.

foto-original-mocatero-4bbb0cbe0edaf[1]

Torre del Mocatero de Chiprana restaurada

 

El aparato Salamanca

El General Salamanca ideó, a partir de otros modelos ya existentes, un nuevo aparato de telegrafía óptica para ser instalado en las terrazas de todas las torres que se estaban construyendo en el tramo medio y final de la cuenca del Ebro. Se trataba de un aparato de madera formado por un mástil de unos 6 metros de altura con dos grandes aspas o paletas montadas una a cada lado del eje que podían accionarse y fijarse mediante cuerdas o cadenas. El poste se remataba con un gallardete que se accionaba para comunicar el inicio de la transmisión. Los telegrafistas accionaban el mecanismo tirando de arriba a abajo las cuerdas y fijando las paletas en la posición deseada: a 45º hacia el cielo, en posición horizontal, a 45º hacia el suelo o hacia abajo, en posición de descanso.  Combinando entre sí las cuatro posiciones de cada aspa se lograba representar, mediante claves previas, nueve números dígitos, del 1 al 9,  más el 0 y dos letras, la A y la B.

Fig06[1]

El aparato Salamanca y posiciones de las aspas

Mediante la combinación de los 10 números y las dos letras, o simplemente con una única posición de las aspas, se podían transmitir mensajes de una torre a otra. Las señales diurnas se hacían con las dos aspas y las nocturnas con tres farolas, dos colocadas en los extremos de las dos aspas y otra en el poste central. Para las transmisiones se utilizaban claves (que se cambiaban periódicamente) para expresar lugares,  direcciones o frases comunes utilizando una o más posiciones.  Por ejemplo, la letra B significaba “no hay novedad”; el nº 1 “se aproxima enemigo por el norte”; el nº 2 “se aproxima enemigo por el sur”; el nº 5 “precaución, las fuerzas que marchen al norte”; el 0 “el fuerte necesita auxilio por ataque”, etc.

Baleares_telégrafo_Cura[1]

Fortín y aparato de telegrafía óptica en un grabado del siglo XIX

 

 Las torres ópticas de Alcañiz

En el actual término de Alcañiz se construyeron o acondicionaron un total de tres puntos de comunicación: la Torre de Gordizo, junto al camino de Caspe; la torre del homenaje del castillo calatravo  y  la Torre del Campamento junto al cabezo del Cuervo, en dirección a Valdealgorfa y Morella.

22 Octubre 2010 048

Torre del Gordizo

Las Torres de Gordizo y del Campamento tienen unas características constructivas muy similares con puerta de acceso en planta baja, foso excavado en el suelo de roca natural, dos plantas más terraza, una para el cuerpo de guardia y otra para almacén, troneras abocinadas en todos los pisos, chimenea y remate en la planta superior con un murete con aspilleras.

La Torre de Gordizo, ubicada a 481 m de altitud, se comunicaba visualmente con la Torre de Salamanca de Caspe (a 15 km), con el castillo de Alcañiz (a 8,6 km), con la Torre del Mocatero de Chiprana (a 15,2 Km) y con la torre Mocatero de Escatrón (a 18,8 km).

En el castillo de Alcañiz (a 386 m de altitud) se acondicionó la torre del homenaje adosando en la primera planta, sobre la terraza, una dependencia de ladrillo destinada a oficina del telegrafista y en la  planta superior el  aparato de telegrafía óptica  que se comunicaba visualmente con la Torre de Gordizo (a 8,6 km) y con la Torre del Campamento (a tan solo 1,6 km).

castillo 001

La Torre del Homenaje del Castillo de Alcañiz fue utilizada para comunicaciones de telegrafía óptica

La torre del Campamento, situada a 436 m de altitud, se comunicaba a su vez con una torre ubicada en Valdealgorfa. La línea de comunicación continuaba con la Torre de Valdeluna (en el término de Ráfales) y desde allí con la Torre de la Pobleta y con Morella, ambas en la provincia de Castellón.

Torreón del Campamento (2)

Torre del Campamento

 

Unas obras tan efímeras como inútiles

Las torres ópticas del Bajo Aragón apenas llegaron a utilizarse pues la III Guerra carlista concluyó en Aragón a finales de 1875, pocos meses después de iniciar su construcción. A principios del siguiente año el Ejército liberal retiró de todas las torres los aparatos telegráficos y los edificios nunca más fueron ocupados.

Torreón del Campamento (20)

Torre del Campamento

Una vez finalizada la guerra el General Salamanca insistió en que las torres fueran cedidas a la Guardia civil para mantener y rentabilizar su uso como torres de vigilancia de los caminos y evitar, al mismo tiempo, su abandono definitivo, lo que finalmente sucedió.

Desde entonces las torres de telegrafía óptica del Bajo Aragón se mantienen a duras penas en pie. Algunas de ellas, han sido restauradas en los últimos años pero la mayor parte continúan abandonadas a su suerte, quizá esperando ser salvadas, como un patrimonio singular y único de nuestra historia reciente, de su inevitable ruina.

 

SAMSUNG DIGIMAX 360

Uno de los paramentos de la Torre de Valdeluna, en Ráfales (Teruel) está a punto de desplomarse

 

Bibliografía

Archivo del Servicio Histórico Militar, Sección Guerras carlistas, Madrid.

Cortes, F. J. 1997: La torre de Salamanca. Torres ópticas. Empelte, 12, Grupo Cultural Caspolino, Caspe.

Cortés, F. J. 1999: Caspe y el sexenio revolucionario. Las torres ópticas. Grupo Cultural Caspolino- I.F.C., Zaragoza.

Olivé, S. 1990: Historia de la telegrafía óptica en España. Secretaría General de Comunicaciones, Madrid.

Anuncios

2 pensamientos en “Las torres de telegrafía óptica del Bajo Aragón

  1. Hola interesante artículo que complementa parte de un trabajo que llevo de larga duración.

    incluyo una foto de los restos de la torre óptica que hoy están integrada en la ermita de Valdealgorfa.

    http://www.entrerocas.blogspot.com.es/2012/07/telegrafo-optico-en-la-ermita-de-santa.html

    También hay otra torre en Monroyo, que es conocida como la torre del reloj.

    http://www.entrerocas.blogspot.com.es/2012/08/torre-optica-de-monrollo-torre-del-reloj.html

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s