EDAD MEDIA

Los “hombres de negro” de Peñarroya: Intervención y rescate de Fórnoles (1397)

Siempre son los más pequeños quienes sufren los efectos de las crisis. La del siglo XIV se llevó por delante a la villa de Fórnoles y su recién estrenada autonomía. El comendador de Monroyo (aspirante a comendador de Peñarroya) Frey Berenguer de Villagrassa actuó entonces como verdugo implacable del veredicto de los mercados.

 

Iglesia de Fórnoles

Iglesia de Fórnoles

La fiebre del sillar de piedra

Fórnoles, liberada de su dependencia de Monroyo, consiguió su reconocimiento como villa en 1337. Desde ese momento, disfrutó de concejo, autoridades propias y símbolos de autonomía como horca, pelleric, sello y pendón, como comenté ampliamente en mi artículo Villas que nacieron, pueblos que mueren (enlace).

Iglesia de Lledó

Iglesia de Lledó

El flamante nuevo concejo comenzó a recaudar los impuestos locales y a administrarse con criterios propios. Siguiendo las tendencias del momento, se embarcó en la construcción de una esplendorosa iglesia gótica, similar a las que se estaban construyendo en pueblos vecinos. Seguramente se utilizó al mismo equipo, de arquitectos y picapedreros, que construyó la iglesia de Valderrobres y las, hoy desaparecidas, de las molas de Monroyo y Peñarroya. En la misma época, se construyeron iglesias góticas, de mayor o menor empaque, en otras villas como Torre del Compte, Ráfales, Fuentespalda, Lledó y Arens de Lledó.

A mediados de siglo hubo alteraciones climáticas generales, que provocaron épocas de  sequía desconocidas hasta entonces. A nivel del Bajo Aragón, quizá pudo influir en su clima la deforestación provocada por la roturación masiva y la puesta en cultivo de gran parte del territorio. La devoción y la credulidad popular hicieron proliferar los santuarios marianos, a donde acudían los pueblos, en rogativa, para pedir agua. Para cubrir esta aspiración, la villa de  Fórnoles construyó una ermita gótica, de considerables dimensiones, en el lugar donde, según la tradición, un pastor había encontrado una imagen de la Virgen encaramada sobre un enebro.

Con la misma finalidad y en la misma época, se construyeron y fueron muy visitados en el todo el Bajo Aragón, santuarios como los de: la Virgen de la Fuente en Peñarroya, la Virgen de Gracia de La Fresneda, la Virgen del Olivar en Estercuel, la Virgen de la Carrasca en Bordón y la Virgen de la Balma en Zorita (Castellón). Todas ellas, y otras más, aparecidas en similares circunstancias.

Virgen de la Carrasca (Bordón)

Virgen de la Carrasca (Bordón)

Estas magníficas obras, muchas de las cuales conservamos y admiramos, tuvieron un coste económico desmesurado para las villas que las construyeron. Su financiación se instrumentó, en buena parte, con la emisión de deuda pública, tal como expliqué en mi post La burbuja de los censales: Crisis en el siglo XIV.

 

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis

Las desgracias proliferaron encadenadas en el siglo XIV. De tal manera que los malos presagios del último libro de la Biblia parecían hacerse realidad. La población sufrió la guerra, el hambre, la peste y, como resultado, una gran mortandad. Todas estas desgracias afectaron de lleno al Bajo Aragón.

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis

Los cuatro Jinetes del Apocalipsis

Había que financiar la expansión de la corona por el mediterráneo y las guerras con Castilla, Francia y el Vaticano. La presión impositiva creció de manera exponencial. La peste negra había diezmado la población, y no había brazos suficientes para el cultivo de los campos recién roturados. Había que importar trigo y víveres para paliar el hambre de la población, agravada por años de sequía.

Se enterró a los muertos de la peste en fosas comunes, cavadas fuera del recinto amurallado, para evitar contagios. Los cementerios, que entonces estaban pegados a las iglesias, no tenían capacidad para acoger tanto cadáver. En Fórnoles enterraron a los apestados en una fosa común preparada en el bancal que hay debajo de la Escola Vella. Cerca de la iglesia, pero fuera del recinto amurallado.

 

Endeudamiento insostenible y sus consecuencias

En sólo sesenta años de autonomía, el concejo de Fórnoles había acumulado una deuda en censales de 37.550 sueldos jaqueses, más 5.096 por rentas impagadas. Las rentas a pagar anualmente por esos censales era de casi 2.000 sueldos anuales. Me resulta muy difícil el cálculo a valores actuales, pero todo parece indicar que se trataba de cifras muy superiores al valor de la producción de las fincas, con las que el concejo avalaba la deuda. Por la naturaleza del censal, la universidad (todos los vecinos) del municipio respondía de la deuda contraída por el concejo (los notables) de Fórnoles.

Iglesia de Ráfales

Iglesia de Ráfales

La amortización de los censales sólo podía hacerse pagando toda la deuda de una sola vez. No era posible hacerlo en pagos fraccionados. Por otra parte, los deudores tenían prohibido abandonar las fincas que garantizaban el pago del censal. Así que, ningún habitante de Fórnoles podía marcharse a vivir legalmente en otro lugar, mientras no se  saldase la deuda colectiva. Si alguien lo hacía se convertía automáticamente en un forajido, sin posibilidad de vincularse al amparo de otra villa.

Por esta causa muchos deudores de censales impagables huyeron de sus pueblos y se convirtieron en salteadores de caminos, para poder sobrevivir. El bandolerismo proliferó en abundancia por todo el Bajo Aragón y se mantuvo en el monte durante siglos, añadiendo inseguridad a la dureza propia de la vida rural.

 

Rescate e intervención de Fórnoles por los de Peñarroya

Aunque no dispongo de documentos que amparen esta teoría, es muy probable que, gente influyente de Peñarroya o relacionada con esa villa, tuviese dinero invertido en los censales emitidos por el concejo de Fórnoles. Para defender sus intereses, Peñarroya accedió al rescate asumiendo toda la deuda de Fórnoles. El 8 de agosto de 1397 se firmó el acuerdo entre ambos pueblos. La contrapartida supuso para Fórnoles la renuncia a su autonomía a favor de Peñarroya.

Hubo un primer acuerdo para seis años, durante los cuales, se cedía a Peñarroya el cobro de todos los impuestos de Fórnoles y, además,  una cantidad anual para saldar parte de la deuda. El compromiso no se podía cumplir y no se cumplió. Para los lectores interesados en el detalle, al final de este post, añadiré un resumen de las graves consecuencias de la quiebra, para los vecinos de Fórnoles.

Firma de la Intervención

Firma de la Intervención

No habían pasado todavía los seis años convenidos. Las condiciones pactadas eran muy favorables para Peñarroya. Les convenía afianzar la situación por tiempo indefinido. El 15 de octubre de 1401 Frey Berenguer de Villagrassa, entonces comendador de Monroyo, consiguió poderes del Capítulo de Comendadores de Calatrava, reunido en Pastrana, para dar legitimidad al asunto y confirmar la absorción de Fórnoles por el concejo de Peñarroya.

Virgen de la Fuente (Peñarroya) (2)

Virgen de la Fuente (Peñarroya)

El 7 de junio de 1402 Frey Berenguer, utilizó esos poderes convirtiendo Fórnoles en aldea de Peñarroya. Pocos años después, inspirándose en este modelo, y por causas parecidas, Castelserás perdió su condición de villa al ser rescatada y absorbida por el concejo de Alcañiz.

Los de Peñarroya afianzaron su dominio al obtener una bula del Papa Luna, firmada en San Mateo el 22 de mayo de 1411. El documento pontificio ratificaba el acuerdo de absorción. Esta confirmación papal era necesaria, según el derecho canónico, porque el convenio afectaba a la transmisión de bienes eclesiásticos.

Pieter_Bruegel_the_Elder-_The_Seven_Deadly_Sins_or_the_Seven_Vices_-_Avarice[1]

La Avaricia (Peter Brueghel)

 

Turbios manejos de Frey Berenguer de Villagrassa

La corrupción estaba muy arraigada y se había ramificado con profusión en la casta político-religiosa de la época. Las encomiendas se habían multiplicado. Los más astutos acaparaban y acumulaban los cargos retribuidos con pingües beneficios. Sobre todo los cargos que no requerían presencia y dedicación directa, eso permitía que el beneficiario disfrutase simultáneamente de varios cargos a la vez. Los nombramientos se hacían sin concurso de méritos y las decisiones, de los nombrados para el cargo, respondían más a influencias e intereses privados, que a su eficacia en beneficio del pueblo. 

Virgen de la Fuente

Virgen de la Fuente

La extraordinaria diligencia, aplicada por Frey Berenguer de Villagrassa para cerrar el convenio de Fórnoles y Peñarroya, me hizo sospechar sobre la posible existencia de intereses personales del freyle en ese negocio, y no me equivoqué. He hecho un escarceo por el Bulario Aragonés de Benedicto XIII, obra de extraordinario valor y utilidad, del valdealgorfano mosén Ovidio Cuella Esteban y he encontrado varias bulas pontificias, en cuyo contenido se refleja la retorcida personalidad y la actuación interesada de Frey Berenguer.

Según una bula de 14 de mayo de 1407, acudió a Marsella y fue invitado como familiar comensal del Papa Luna, en su función de comendador de Calaceite. En el mismo folio aparece nuevamente Berenguer de Villagrassa, como titular de las encomiendas de Monroyo, La Cerollera, Calanda y Foz- Calanda.

Cuatro días más tarde, mediante una bula del día 18, Benedicto XIII dispensa a Frey Berenguer de un defecto canónico, que le impedía disfrutar de la encomienda de Calaceite a causa de su nacimiento, porque era hijo de soltera. Esta condición, no declarada al acceder al cargo, invalidaba su nombramiento como comendador de Calaceite. Con la dispensa, pudo ser nombrado de nuevo para el cargo perdido y consiguió además conservar en su poder las rentas que había obtenido, hasta entonces, de manera ilegítima.

El Papa Luna

Hay dos bulas una emitida en Perpiñán el 23 de diciembre de 1408 y otra en Barcelona 13 de febrero de 1410 para resolver un cambalache montado por Frey Berenguer. La encomienda de Peñarroya, con el añadido de Fórnoles, era más atractiva, y seguramente más rentable, que la suya de Monroyo. Para satisfacer sus ambiciones, llegó a un acuerdo con el comendador de Peñarroya y permutaron entre ellos sus encomiendas. Para compensar la diferencia de valor entre ambas,  Berenguer pago a su amigo de Peñarroya una cierta cantidad de dinero y además le entregó un caballo. Con esta acción ambos incurrieron en un delito de simonía (compra-venta de cargos eclesiásticos) delito que se castigaba con la excomunión y la inhabilitación para ejercer cargos públicos. En ambas bulas, el Papa Luna, absolvió a los dos comendadores simoníacos, pero les obligó a deshacer el trato y restituir la situación anterior a la permuta.

Dos años más tarde en 1412, Frey Berenguer de Villagrassa, murió cristianamente. No había conseguido la codiciada encomienda de Peñarroya-Fórnoles y había generado un problema que tardaría 216 años en resolverse. Dos villas bajo-aragonesas enzarzadas en un largo y costoso pleito, al que dedicaré  mi próximo post.

 

Paralelismos históricos

La historia nunca se repite en los mismos términos. Los marcos escénicos son distintos pero el género humano, protagonista de la historia, repite tropiezos y soporta sus consecuencias de manera intermitente. Desconocer la historia colectiva equivale a la pérdida de la memoria a nivel individual.

Crisis en la Edad media. “El triunfo de la muerte”  (Peter Brueghel, el Viejo)

En el relato de la crisis del siglo XIV, estoy utilizando, deliberadamente, el argot que  usa la prensa para la crisis actual. A mi entender, hay muchas coincidencias entre la crisis de final del medievo y la actual. Ambas coinciden en:

Trabajos agrícolas

 1)     – Cambio climático.

 2)     – Disminución drástica de población activa. Por la peste negra entonces y por el uso masivo de técnicas de control de la natalidad ahora.

 3)     – Corrupción generalizada de las clases dirigentes, con acaparamiento y exceso de cargos públicos de escasa utilidad, en ambos casos.

4)     – Despilfarro en obras públicas desproporcionadas. Entonces construyendo iglesias y ermitas, ahora  aeropuertos, edificios públicos desmesurados, AVE, EXPO… Financiadas en ambos casos con dinero prestado.

5)     – Crisis financiera global con endeudamiento público y privado hasta niveles insostenibles. E intervención de los países más endeudados por sus acreedores.

 Afortunadamente, hasta ahora, no hemos tenido hambrunas generalizadas, guerras globales, ni motines populares que hagan peligrar la seguridad general. Todo eso ocurrió en la crisis final de la Edad Media y es necesario poner los medios para impedir que ahora vuelvan a producirse. Hemos de aprender las lecciones de la historia.

 

Ermita de Fórnoles

Ermita de Fórnoles

DOCUMENTO 

1397- Fórnoles-  Cesiones a Peñarroya para compensar el rescate

 En primer lugar, todos los derechos, voces, veces y acciones de cualquier género o especie que hay en la villa de Fórnoles y sus términos. Que se deriven de privilegios, concesiones, usos costumbres y cualquier otro medio.

 Además, la villa de Fórnoles no tendrá Concejo, Jurados, Almutazafes, Corredores, Monteros ni otros cualesquiera oficiales. Los de Peñarroya asumirán sus funciones.

 Además, que los de Fórnoles no podrán hacer estatutos ni ordinaciones sino que estarán sometidos a los de Peñarroya.

 Además, los de Fórnoles seguirán a los de Peñarroya en la guerra, donde participarán bajo su pendón y bandera.

 Además, se suprime el Justicia de Fórnoles y en sus términos se ejercitará la jurisdicción por el Justicia de Peñarroya.

 Además, que los de Fórnoles pagarán a Peñarroya la sexta parte de los frutos decimales que se cosechen en los términos de Fórnoles, puestos en los graneros a costa de los vecinos de Fórnoles.

 Además, que los de Fórnoles pagarán a Peñarroya toda la primicia de los frutos de dicha villa y sus términos.

 Además, que los de Fórnoles, para ayuda y satisfacción de las deudas, pagarán a los de Peñarroya, durante el tiempo de seis años, dos sueldos por libra de pecha centenal de todos los bienes muebles y sitios que tengan. Pasados los seis años, los de Fórnoles tendrán obligación de manifestar, a los de Peñarroya, todos los bienes muebles y sitios que tengan, para que los de Peñarroya puedan imponer a los de Fórnoles la pecha que quieran.

 Además, que los vecinos residentes en Fórnoles no se podrán desavecindar de esa villa durante los seis años primeros, bajo pena de quinientos sueldos, con la pena complementaria de pagar también la pecha durante esos seis años.

 

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES

 CUELLA ESTEBAN, Ovidio. “Bulario Aragonés de Benedicto XIII”, Tomo II “La curia itinerante (1404-1411)”. Zaragoza: Institución “Fernando el Católico” (C.S.I.C.), 2005.

http://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/25/06/_ebook.pdf

DE CASANATE, Matías. “Sumario del Proceso de Propiedad Juratorum de Peñarroya et Fórnoles” Caesaraugustae: Apud Petrum Cabarte, Anno Domini M.DC.XII. (Archivo municipal de Fórnoles)

 HARVARD LIBRARY (Cambridge- Massachusetts- USA) (Copia notarial de 1612 del privilegio de 1337 a favor de Fórnoles)

http://pds.lib.harvard.edu/pds/view/19768131

 VIDIELLA, Santiago. Unión y separación de Peñarroya y Fórnoles. BHGBA Tortosa: Imprenta Querol, 1908

Anuncios

2 pensamientos en “Los “hombres de negro” de Peñarroya: Intervención y rescate de Fórnoles (1397)

  1. Pingback: Nuestra Señora de Monserrate: Santuario de 10 pueblos del Bajo Aragón | Historias del Bajo Aragón

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s