EDAD MEDIA/Uncategorized

La burbuja de los censales: crisis en el siglo XIV

Una serie de desgracias naturales ocurridas en el siglo XIV, mal resueltas por las clases dirigentes, generaron una grave crisis económica, social y política en toda Europa. La crisis determinó el final de la Edad Media y su solución, con el Renacimiento, ocasionó la llegada de la Modernidad. Las gentes del Bajo Aragón sufrieron en sus carnes y en sus bolsillos los efectos de la crisis final de la Edad Media. Los censales fueron el instrumento financiero que alimentó la burbuja y ocultó, hasta su pinchazo, el verdadero rostro de la crisis.

Labores en la Edad Media

Labores en la Edad Media

Prosperidad y euforia

 La prosperidad, creciente durante el siglo trece, desembocó en las alegrías del primer tercio del catorce. Se había terminado la reconquista aragonesa y muchos bajo-aragoneses quedaron libres de los servicios de armas. Los calatravos habían liberado de obligaciones militares a los vasallos de Alcañiz y sus aldeas en 1277 por el pago anual de tres mil sueldos jaqueses. Los de Monroyo y sus aldeas hicieron el mismo trato, mediante el consorcio de 1289, por mil sueldos, prorrateados con las aldeas en proporción a su potencial económico. El día de San Martín de cada año, los comendadores de turno acudían a la iglesia de la villa donde cobraban este tributo especial.

Arens de lledó

Iglesia de Arens de Lledó

 La población seguía aumentando, las villas no habían dejado de crecer y muchas aldeas habían conseguido y sobrepasado el número de treinta vecinos, marcado como objetivo en sus cartas de población y demandaban la categoría de villa. En la encomienda de Monroyo lo consiguieron Peñarroya, Ráfales, Belmonte y Fórnoles en 1337. Alcañiz fue más remolón en conceder autonomía a sus aldeas, con mucha mayor población que las de Monroyo. Aldeas como Alcorisa, Valjunquera, La Codoñera, Valdealgorfa o Valdeltormo tardaron varios siglos en emanciparse del concejo alcañizano. Otros pueblos sometidos al señorío del Arzobispo de Zaragoza como Valderrobres, Mazaleón, Beceite y Fuentespalda, también gozaban de concejo propio como villas.

Las buenas perspectivas económicas, y la euforia de la autonomía, recién estrenada, llevó a casi todas ellas a embarcarse en gastos, más o menos suntuarios, como  la construcción de templos y ermitas de dimensión desmesurada para la escasa  población de las nuevas villas. Fruto de esta euforia son las magníficas iglesias y ermitas de estilo gótico construidas durante el siglo XIV por todo el Bajo Aragón. 

 

Fronteras siglo XIV

Fronteras siglo XIV

Los enfrentamientos con Castilla en la llamada Guerra de los Pedros (1356-1359) y la continua expansión de la Corona  por el Mediterráneo, generó gastos excepcionales que derivaron en una escalada de impuestos especiales y en el endeudamiento desmesurado de los reyes. Había que abrir nuevos mercados para la modesta producción aragonesa y para la más abundante de catalanes y valencianos. En pocos años se conquistó Sicilia, Cerdeña y Córcega; los ducados de Atenas y Neopatria, y más tarde el reino de Nápoles. Todo ello con mandos y soldados mercenarios (los almogávares), que había que pagar y mantener con impuestos crecientes.

Almogavares

Almogávares

Esta expansión provocó guerras con Francia y conflictos con el papado romano. Francia veía limitadas sus aspiraciones de expansión en el mismo territorio y el Vaticano amenazada su influencia. Con esta situación, se sangraba con impuestos a los vasallos productores del interior. El beneficio, sin embargo, quedaba en manos de comerciantes valencianos y, sobre todo, catalanes. Éstos, aprovechando las conquistas, abrieron consulados comerciales por todo el mediterráneo. Tenían más medios, estaban mejor preparados y más organizados que los rústicos aragoneses.

Endeudamiento general: los censales

Para atender la financiación de necesidades y alegrías, los concejos, la propia Corona y, en menor medida, los particulares se endeudaron de forma desorbitada emitiendo censales. El censal era  un contrato de préstamo garantizado con fincas rústicas o urbanas, parecido a la actual hipoteca. El censal no tenía fecha de vencimiento ya que, por naturaleza, era deuda perpetua similar a las actuales participaciones preferentes. Con el agravante de generar una renta fija, sin considerar la mayor o menor producción de la finca garante del préstamo. Una auténtica bomba de relojería.

Valderrobres

Iglesia de Valderrobres

Eran censalistas habituales los mercaderes ricos de Alcañiz, Morella, e incluso de  Zaragoza y Barcelona, casi todos judíos, que entregaban su dinero para comprar los censales que emitían reyes, concejos y particulares. La renta más habitual era de aproximadamente el 5% del capital prestado. También eran censalistas algunas instituciones eclesiásticas, como capellanías y canonjías dotadas con rentas censales. Éstas procedían, casi siempre, de donaciones pías y de legados testamentarios de fieles ricos.

El censalista podía comprar, vender, ceder y transmitir su renta por herencia. Sin embargo el emisor de censales no podía desprenderse de las fincas, que garantizaban el préstamo, sin el consentimiento del dueño del censal. Y, si era un particular, no podía trasladar su domicilio fuera del lugar donde estaba la finca hipotecada. Sólo se podía luyr (amortizar) el censal devolviendo de golpe la totalidad del precio acordado, si las cláusulas del contrato lo permitían.

Hambrunas y la peste negra

Debido a un extraño cambio climático, entre 1313 y 1322, hubo terribles hambrunas en toda la Europa continental y nórdica. Las excesivas lluvias de primavera y veranos muy fríos impedían la maduración y la siega del trigo, alimento básico de la época. No había pan para las personas ni paja seca, para que los animales pudiesen sobrevivir en invierno. La producción era tan baja que llegó a consumirse el grano necesario para semilla, abriendo un círculo infernal que alargó la penuria más allá de los años de clima irregular. Hubo grandes mortandades por inanición y las enfermedades se cebaron en la población debilitada por el hambre.

Enfermos Peste Negra

Emfermos de la peste negra

Afortunadamente este problema no afectó a las penínsulas mediterráneas. En la Europa meridional el sol calentaba lo suficiente para que los cereales madurasen y pudiesen cosecharse. Las hambrunas no se sintieron de manera grave en Aragón aunque, a mediados de siglo, hubo ciclos de sequía que hicieron sufrir a la población campesina, pero con menor intensidad que el desastre soportado por el resto del continente.

pestenegra

Peste negra

Entre 1345 y 1365, se produjo el brote de la llamada peste negra, que se extendió por toda Europa como un reguero de pólvora. Causo la muerte de más de 25 millones de personas en Europa y más de 60 en Asia. Murió entre el 30% y el 60% de la población, según las zonas. Aunque afectó más a las zonas costeras, el Bajo Aragón sufrió la epidemia entre 1347 y 1349, al parecer con bastante intensidad. No dispongo de datos concretos pero por indicios, basados en el gran número de testamentos otorgados y en la cantidad de vacantes producidas en notarías y cargos eclesiásticos, parece que causó muchas víctimas y hubo un brusco descenso de población.

220px-Fernando_II_entre_dos_escudos_del_Señal_Real_de_Aragón

Fernando II entre dos escudos del Señal Real de Aragón

 

Crisis económica, social, religiosa y política

La población campesina y, sobre todo, los concejos rurales se habían endeudado de manera exponencial, a causa de la presión fiscal de reyes y señores, las malas cosechas provocadas por causas climáticas y el posible despilfarro en obras desmesuradas de carácter improductivo. El brusco descenso de la población, por causa de la peste, dejó a los campos sin la mano de obra necesaria, para mantener en cultivo toda la tierra roturada. La producción disminuyó de manera considerable perjudicando la subsistencia de los vasallos y las rentas de los señores. Los impagados se multiplicaron. La falta de liquidez provocó la quiebra de muchos comerciantes que no podían pagar el género comprado.

Represión a vasallos rebeldes

Represión a vasallos rebeldes

Hubo motines populares contra los señores y disputas continuas de éstos con los reyes (Alcañiz 1321). Se culpó a los judíos de todas las calamidades ocurridas, dando origen al antisemitismo que duraría muchos siglos. La crisis eclesiástica generó el Cisma de Occidente (1378 – 1417) con dos papas (uno en Roma y otro en Aviñón) que se disputaban la autoridad pontificia. En Aragón se produjo la complicada sucesión de Martín I, el Humano, que murió en 1410 sin descendencia, provocando agrias disputas entre los pretendientes, cuya solución se inició en la Concordia de Alcañiz (febrero de 1412) y se remató en abril del mismo año en el Compromiso de Caspe, con un cambio de dinastía y la coronación de Fernando I el de Antequera.

Papas de Aviñón

Papas de Aviñón

Todos los concejos de las pequeñas villas del Bajo Aragón estaban endeudados de manera desorbitada, por exceso de emisión de censales. Algunos como Castelserás y Fuentespalda estaban en una situación insostenible. Fórnoles fue la villa  más afectada por la crisis, en su toponimia ha quedado una partida de terreno conocida por  Els Censals. A causa de la impagable deuda contraída, la villa fue intervenida. Los de Peñarroya rescataron a Fórnoles imponiéndole unas condiciones draconianas. Los efectos negativos de su rescate duraron más de 120 años, pero esta rocambolesca historia la contaré en mi próximo post. 

Compromiso de Caspe

Compromiso de Caspe

BIBLIOGRAFÍA

ARCHIVO CORONA DE ARAGÓN (Barcelona). (Valencia 5 marzo 1349) Pedro IV de Aragón, a instancia del Alcaide y Justicia de Peñarroya, autoriza a Pedro Gil de Villorio para elevar a documentos públicos las notas dejadas por Guillermo Cirerola y Pedro Ciurana, notarios de la villa, fallecidos a causa de la peste. Reg. 888, fol.234 rº.-vº.

 BENEDICTOW, Ole J. “La peste negra 1346-1353: La historia completa”. Tres Cantos- Madrid: Ediciones Akal S.A. 2011

 LALIENA, Carlos. “Sistema Social, estructura agraria y organización del poder en el Bajo Aragón en la Edad Media (SiglosXII-XV)”. Teruel: Instituto de Estudios Turolenses, 1987

 VIDIELLA, Santiago. Unión y separación de Peñarroya y Fórnoles. BHGBA Tortosa: Imprenta Querol,1908

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 pensamientos en “La burbuja de los censales: crisis en el siglo XIV

  1. Felicidades por tan extenso articulo, y solamente una pequeña corrección,
    En Alcañiz no se iniciaron las deliberaciones para la sucesión de la Corona de Aragón, solo se establecieron los nueve representantes de la Corona elegidos por grado y que en la Ciudad de Caspe deliberarían en el sucesor. Comenzaron el 22 de Abril y disponían de un plazo temporal de dos meses para la elección del sucesor.

  2. Pingback: Nuestra Señora de Monserrate: Santuario de 10 pueblos del Bajo Aragón | Historias del Bajo Aragón

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s