EDAD MEDIA

La Orden de Calatrava (1). Pureza inicial

El pasado medieval del Bajo Aragón difícilmente puede entenderse sin conocer la organización y el modo de actuar de la Orden de Calatrava. Su presencia y su poder configuró durante siglos una parte importante del territorio bajoaragonés y condicionó la vida de nuestros antepasados. Bajo el título La Orden de Calatrava, publicaré varios artículos. Pureza inicial es el primero de la serie.

La fundación de la Orden de Calatrava

La Orden de Calatrava es una Orden militar-religiosa. Fue fundada en el siglo XII por el abad Raimundo del monasterio de Fitero, con el objetivo de proteger de los moros la villa de Calatrava.

Monasterio de Fitero

Monasterio de Fitero

Fitero era una villa del Reino de Navarra, ubicada en las orillas del río Alhama, cerca de Tudela. Calatrava era una villa del Reino de Castilla, situada junto al río Guadiana, cerca de la actual Ciudad Real. Es importante tener en cuenta que la distancia entre las dos villas supera los 400 kilómetros y que ambas pertenecían a reinos distintos. Esto nos permite entender que en la Edad Media los cristianos, con independencia de su lugar de nacimiento o residencia, se desplazaban a cualquier reino cristiano donde pudiesen colaborar en el proyecto común de la Reconquista.

En 1147, el rey de Castilla arrebató a los árabes la villa de Calatrava y se la entregó a la Orden del Temple para asegurar su defensa. Unos años más tarde, ante el empuje islámico, los templarios se retiraron temerosos y devolvieron la villa al monarca castellano, que se la ofreció a quien se atreviera a defenderla. Ante el asombro y la incredulidad de los nobles, el abad Raimundo, barcelonés de nacimiento, alentado por un fraile de su monasterio llamado fray Diego Velázquez (que había sido anteriormente guerrero) aceptó el reto. El 1 de enero de 1158, el rey castellano entregó la villa de Calatrava a los dos frailes de Fitero.

Raimundo de  Fitero. Fundador deCalatrava

Raimundo de Fitero. Fundador de Calatrava

El abad Raimundo reclutó a los frailes de su monasterio y predicó la cruzada entre sus feligreses. Fray Diego Velázquez organizó a los voluntarios y los encuadró como ejército regular. Quizá los cronistas exageran al afirmar que los frailes consiguieron movilizar a 20.000 hombres dispuestos a luchar. Pero lo cierto es que muy numerosos debieron de ser los voluntarios, porque los moros decidieron no entrar en batalla y se retiraron hacia el sur.

El monasterio de Fitero era un monasterio cisterciense. La Orden del Císter (fundada en Francia, en 1098) restauró la regla benedictina basada en el lema ora et labora, que promueve el ascetismo, el rigor litúrgico y el trabajo manual.

Cuando el abad Raimundo fundó la Orden de Calatrava, adoptó la regla de San Benito y siguió la disciplina monástica cisterciense. Pero poco después de su muerte (en 1163), los caballeros calatravos se negaron a seguir viviendo bajo el gobierno de un abad. De este modo, decidieron desvincularse de la Orden del Císter y pasaron a ostentar ellos mismos el poder. Su principal objetivo era defender la cristiandad frente al islam. Y la guerra era incompatible con la vida contemplativa de los monasterios. Fue así como la Orden de Calatrava pasó de ser una Orden monástica a ser una Orden militar-religiosa, con sede en el castillo-convento de Calatrava. Desde entonces, quedó a disposición de cualquiera de los reyes cristianos de España que demandase su ayuda para defender la cristiandad.

Fortaleza de Calatrava

Fortaleza de Calatrava

La organización interna de la Orden de Calatrava

En el modelo de la regla benedictina había dos clases de frailes: los clérigos (con formación superior y Orden Sacerdotal) y los legos (sin formación pero con oficio). Unos y otros hacían votos de pobreza, obediencia y castidad. Y todos eran frailes. En las órdenes monásticas (como la del Císter), los clérigos ocupaban todos los cargos de poder y los legos se encargaban de los trabajos y servicios domésticos.

Caballero Calatrava

Caballero de la Orden de Calatrava

Sin embargo, en las órdenes militares-religiosas (como la de Calatrava) el poder del convento y de la Orden estaba en manos de los caballeros legos. Los clérigos se limitaban a prestar los servicios religiosos y sacramentales a los caballeros legos y no cumplían ninguna función militar en el exterior. Sólo podían empuñar las armas para defender su convento, en el caso de sufrir un ataque externo. Así, únicamente los caballeros legos iban a luchar como soldados a los campos de batalla. Cuando los caballeros no estaban en campaña, hacían vida conventual y asistían al coro para el rezo de las horas, como cualquier fraile de vida monástica.

Los frailes de las órdenes militares-religiosas, además de los votos religiosos de pobreza, obediencia y castidad, tenían un compromiso fundamental: la lucha contra los infieles. Por eso, para distinguirse de los frailes de las órdenes monásticas, se hacían llamar freyles.

 

La jerarquía de la orden de Calatrava

Los cargos en el castillo-convento de Calatrava seguían un riguroso orden jerárquico. Llama la atención que los clérigos ocupasen la cuarta y la quinta posición.

Desde que el rey de Aragón cedió el castillo-convento de Alcañiz a los calatravos (en 1179), se duplicaron todos los cargos en ambos conventos, excepto el de Maestre, que se ejerció siempre y exclusivamente desde Calatrava.

  1. Maestrazgo

El Maestre del convento de Calatrava era un freyle lego y ostentaba el poder supremo de la Orden, tanto en lo religioso como en lo militar.

  1. Encomienda Mayor

El Comendador Mayor del convento de Calatrava era el lugarteniente del Maestre y, en ausencia de éste, ejercía sus funciones. También era lego.

  1. Clavería

El Clavero era el freyle lego responsable de la guarda y protección del convento donde residían el Maestre y el Comendador Mayor.

Definiciones de la Orden de Calatrava

Definiciones de la Orden de Calatrava

  1. Priorato

El Prior era el freyle clérigo que mandaba sobre los sacerdotes del convento y sobre los capellanes de las iglesias atendidas por la Orden.

  1. Sacristanía

El Sacristán también era clérigo. Su responsabilidad era el cuidado de las reliquias, vasos sagrados, objetos de oro y plata, vestiduras y ornamentos dedicados al culto.

  1. Obrería

El Obrero era el freyle lego responsable de las obras y reparaciones del convento y de los edificios propiedad de la Orden.

  1. Encomienda

Los comendadores eran freyles legos a quienes se encomendaba el mando de la milicia de una zona concreta del territorio calatravo. Los comendadores eran los caballeros que iban a luchar directamente contra los moros. Iban a la guerra acompañados por vasallos de los pueblos y aldeas de su encomienda. La condición de vasallo implicaba la obligación de acompañar al Comendador en los servicios de armas –hueste, cabalgada, pecha y cuestia– para defender a los pueblos de su encomienda o para participar en batallas contra los moros donde el Maestre lo ordenara.

El cargo de Comendador se obtenía por encomienda temporal no por título de propiedad. El voto de pobreza impedía a los freyles la adquisición en propiedad definitiva de las rentas vinculadas al cargo. Las percibían mientras el Maestre les tenía encomendado el cargo. Pero cuando cesaban, era el sucesor quien disfrutaba de las rentas de la encomienda. Había otra razón más práctica, aparte del voto de pobreza: los guerreros debían ser hombres jóvenes, con experiencia militar; no podían ocupar el cargo al hacerse viejos. Cuando cambió la situación, hacia el final de la Reconquista, los comendadores pasaron de ser soldados a ser rentistas. Entonces, también los viejos servían para ocupar el cargo.

 

Alcanizcastillo%20G099[1]

Batalla entre moros y cristianos en el castillo de Alcañiz.. Foto romanicoaragones.com

Cuando dejó de existir el frente de batalla contra los moros, se liberó a los vasallos de los servicios de armas, pero se les obligó a pagar una compensación económica. Como puede verse en mi post Villas que nacieron, pueblos que mueren, los vasallos de la encomienda de Monroyo fueron liberados de los servicios de armas en 1269, a cambio de pagar mil sueldos anuales.

En 1245 se completó la Reconquista de todo el reino de Valencia. De este modo, se alcanzó el objetivo territorial asignado a la Corona de Aragón y ya no eran tan necesarios los servicios de armas. A partir de entonces, se perdió la pureza original que la Orden había mantenido desde su fundación y se inició una gran relajación de costumbres; el poder político y económico corrompió a los freyles.       

 

Requisitos de ingreso y disciplina

Sin título-1 copia

Caballero calatravo

Para ser admitido como caballero calatravo, había que demostrar pureza de sangre; no podía ser investido quien tuviese antepasados moros o judíos. Además, había que demostrar hidalguía; no podía ser caballero quien hubiese realizado trabajos manuales, quien se hubiese dedicado al comercio, o quien hubiese practicado la usura como banquero. Esta norma afectaba tanto al propio candidato, como a sus antepasados. Los hidalgos vivían de rentas o del botín que conseguían en acciones de guerra.

Para ser investido, el caballero-freyle hacía votos perpetuos de pobreza, obediencia y castidad, y se comprometía a luchar contra los infieles de por vida. Si quebrantaba sus votos, podía ser absuelto sólo si enmendaba su falta. De lo contrario, incurría en excomunión, con todas las consecuencias e inconvenientes que comportaba entonces esa situación.

A los caballeros calatravos se les exigía austeridad en el vestido, con normas muy estrictas. Tenían que dormir vestidos y con las armas ceñidas. Habían de guardar silencio continuo en la iglesia, en el comedor, en el dormitorio y en la cocina. Sólo podían comer carne los martes, los jueves, los domingos y en las fiestas principales. En la misma comida, sólo podían comer un plato de carne y de un solo tipo, sin variedad.

Los Calatravos en el Bajo Aragón

Desde la fundación de la Orden de Calatrava en 1158, los freyles brillaron por sus hazañas en la lucha contra los infieles. Su eficiente actuación en Castilla motivó que el rey de Aragón Alfonso II solicitase su ayuda en 1169 para reconquistar el Bajo Aragón. Los caballeros-freyles hicieron honor a su fama y desalojaron a los moros de las cuencas del Matarraña y del Bergantes.

Valderrobres

Valderrobres

Con estas palabras lo cuenta un cronista del siglo XVI:

Como ya en esos tiempos los Caballeros de la Orden de Calatrava tuviesen grande opinión de valerosos y esforzados, y los fieles cristianos tuviesen entendido que Dios les favorecía, particularmente por los ayunos, oraciones y otras obras religiosas que hacían, sucedió que el Rey don Alfonso de Aragón, siendo molestado con guerras, que los moros del Reino de Valencia le hacían, quiso entrar con un poderoso ejército en su tierra. Para esto escribió al Maestre de Calatrava, rogándole que le enviase algunos caballeros de su Orden, para que le ayudasen en aquella entrada.

 El Maestre envió a don Martín Pérez de Siones, Comendador que se llamaba de Calatrava…con este Caballero envió otros muchos de esta Orden. Los cuales, con el ejército del rey de Aragón entraron por tierra de moros y, de esta entrada, fueron ganadas las villas y castillos de Favara, Maella, Mazaleón, Valdeltormo, La Fresneda, Valderrobres, Ráfales, Monroyo, Peñarroya, Calanda, Aguaviva y otras. Por eso, muchas de estas villas son de esta Orden de Calatrava.

              Frey Francisco de Rades y Andrada

Alcanizcastillo%20G102[1]

Detalle pinturas castillo de Alcañiz. Foto romanicoaragones.com

Como premio por los servicios prestados, y para estabilizar el dominio cristiano en el territorio bajoaragonés, el rey de Aragón entregó a los calatravos el castillo-convento de Alcañiz en 1179. Fue entonces cuando se duplicaron todos los cargos, excepto el de Maestre, en los dos conventos de la Orden.

Debido a que el Maestre siempre estaba en el castillo-convento de Calatrava, el Comendador Mayor de Alcañiz ejercía sus funciones en los territorios de la Orden pertenecientes a la Corona de Aragón. Algunos comendadores procedentes de Alcañiz llegaron a ostentar legalmente el Maestrazgo de toda la Orden en Calatrava. Sin embargo, en algunas ocasiones, provocaron graves crisis dentro de la Institución, al rebelarse contra la autoridad de Calatrava y autoproclamarse Maestres. Pero todo este asunto merece un capítulo aparte y me ocuparé de él en otra ocasión.

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES

De Rades y Andrada, Francisco. Chronica de las tres Ordenes y Cauallerías de Santiago, Calatraua y Alcántara. Toledo: Casa de Juan de Ayala, 1572

http://books.google.es/books?id=D9EXoGqvtrUC&printsec=frontcover&dq=chronica+de+las+tres+Ordenes&hl=es&sa=X&ei=Bza4UZ-yKcPB7AbqxoHgCg&ved=0CDIQ6AEwAA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “La Orden de Calatrava (1). Pureza inicial

  1. Pingback: 7. La Orden de Calatrava | Descubriendo el pasado de Alcañiz

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s