CULTURA IBÉRICA Y ROMANA/EDAD MEDIA

La Acequia vieja de Alcañiz: ¿una obra hidráulica romana?

La acequia vieja de Alcañiz, con una longitud de casi 20 kilómetros, aparece documentada en el siglo XII aunque su origen es, con seguridad, anterior. Las últimas investigaciones sobre el poblamiento altomedieval en la zona de la Redehuerta y Castelserás confirman que esta gran obra de regadío ya estaba en pleno uso en los siglos VI-VII, en época hispano-visigoda.

SAMSUNG DIGIMAX 360

Vista general del actual azud de la Acequia vieja, en el término de Calanda

 Una gran obra hidráulica

acequia vieja general

Mapa de situación con el trazado de Acequia vieja de Alcañiz

La acequia vieja de Alcañiz tiene su inicio en la partida denominada “Peña Gralla” o “Peña Grallera”, justo en la divisoria entre los términos de las localidades de Castelserás y Calanda. Es en esta zona donde se sitúa el actual azud, una obra de hormigón de unos 80 metros de longitud que presenta una disposición oblicua respecto al cauce del río Guadalope y que deriva las aguas por la izquierda a una gran acequia cuyo trazado original, con apenas modificaciones, se ha conservado en buen estado hasta nuestros días.

 Es interesante destacar que a pocos metros aguas arriba de este azud de construcción reciente se observan en el lecho rocoso del río restos de varias estructuras de planta cuadrangular  excavadas en el suelo entre las cuales se conservan algunas alineaciones de grandes bloques de piedra con entalladuras para encajar troncos de madera. Sin duda se trata de restos relacionados con el antiguo azud de la Acequia vieja que habría que estudiar con detalle.

 

SAMSUNG DIGIMAX 360

Ubicación de restos de un azud anterior

SAMSUNG DIGIMAX 360

Situación de las grandes entalladuras cuadrangulares excavadas en el suelo

La disposición de al menos dos grandes “cajones” excavados en la roca recuerda a algunos tipos antiguos de azudes o presas de torreones  o edificaciones con compuertas móviles en su interior que permitían una regulación del caudal del río.

9. Restos antiguo azud acequia vieja

Detalle de los restos del antiguo azud de la Acequia vieja

 

Un trazado diseñado para el regadío

El trazado de la Acequia vieja discurre en sus tres primeros kilómetros paralelamente y muy próximo al cauce del río Guadalope por lo que su utilidad para el regadío en este primer sector es prácticamente nula.

SAMSUNG DIGIMAX 360

El primer tramo de la acequia vieja discurre muy próximo al río Guadalope

La posibilidad de riego de huertas no comenzará a ser efectiva hasta las inmediaciones de Castelserás y, más concretamente, en la partida de La Tejería y de la actual Torre Benedí donde el cauce de la acequia se separa del río para regar una larga franja de terreno junto al mismo. Curiosamente, en la zona de la Tejería de Castelserás se mencionan en el siglo XIX importantes hallazgos de época romana hoy desaparecidos (Sancho 1869, 366).

A partir de la Torre de Benedí el cauce de la acequia va tomando altura respecto a la del río Guadalope lo que permite el riego de mayores extensiones de terreno, especialmente en la partida de Torre Quemada donde se han localizado y excavado parcialmente en los últimos años dos asentamientos altomedievales, uno de época visigoda y otro de época islámica, asentados ambos junto al cauce de dicha acequia.

SAMSUNG DIGIMAX 360

Vista general de la Redehuerta desde el norte, con la silueta de Alcañiz el viejo al fondo

Pero, sin duda, la zona más beneficiada por el riego de la Acequia vieja es la Redehuerta de Alcañiz. En esta fértil área el trazado de la acequia, que ya ha recorrido unos diez kilómetros de longitud casi paralela al cauce del río Guadalope, gira hacia el oeste formando un gran meandro para regar una amplia extensión de terreno ubicada junto al asentamiento de Alcañiz el viejo al que la acequia rodea por su base oriental en forma de herradura.

Vista aerea Redhuerta

Vista aérea de la Rehuerta con Alcañiz el viejo al fondo

Parece probable que la construcción inicial de la Acequia vieja finalizara a los pies de Alcañiz el viejo y que a partir de la conquista cristiana y de la creación de la actual ciudad de Alcañiz se ampliara su trazado hasta desembocar en el embalse de La Estanca ampliando en gran medida la superficie regable en la tierras del Batán, La Cruz Blanca y el Chupillo.

 

La Acequia vieja y su relación con el poblamiento antiguo

La propia ubicación y trazado de la Acequia vieja y su relación con la distribución del poblamiento antiguo ofrecen, en mi opinión, una valiosa información para poder precisar la época en la que pudo ser construida esta gran obra hidráulica.

SAMSUNG DIGIMAX 360

El cauce de la Acequia vieja a su paso por Castelserás

No cabe ninguna duda de que la construcción de la Acequia vieja es anterior a la conquista cristiana de este territorio. Los asentamientos islámicos precedentes de las actuales poblaciones cristianas de Castelserás y Alcañiz (citados en las fuentes como Borgamohalda y Al-Qannis, respectivamente) se sitúan ambos en la margen izquierda del río Guadalope, es decir, en la misma margen por la discurre el trazado de la Acequia vieja.

SAMSUNG DIGIMAX 360

La Acequia vieja a su paso por Alcañiz el viejo.

 En la carta puebla que Ramón Berenguer IV otorgó a los pobladores de Alcañiz en 1157 ya se menciona la existencia de una acequia y la necesidad de nombrar a un “celaquecia” (o zabacequia) encargado del mantenimiento del azud, limpieza de la acequia y organización de los riegos (Laliena 1987, 54). Poco más de un siglo después, en 1277, en otro documento se hace referencia a esta acequia como “Cequiae veteris”, o Acequia vieja, posiblemente en contraposición a la Acequia nueva que quizás ya estaba construida o se estaba construyendo por la margen derecha del río Guadalope, la misma en la que la que se habían instalado los nuevos asentamientos cristianos.

 

La acequia vieja y el poblamiento altomedieval

Las investigaciones recientes sobre el poblamiento altomedieval de este sector del Bajo Aragón parecen confirmar una cronología todavía más antigua para esta gran estructura hidráulica (Laliena, Ortega y Benavente, en prensa). La realización de prospecciones sistemáticas en el área ubicada entre la Redehuerta de Alcañiz y Castelserás ha confirmado la presencia de un poblamiento disperso de época hispano visigoda, fácilmente localizable por sus pequeñas áreas de enterramiento en agrupaciones de tumbas excavadas en la roca, que se localizan y distribuyen de forma inequívoca junto al cauce de la Acequia vieja y, por tanto, junto a zonas de antiguos regadíos.

SAMSUNG DIGIMAX 360

Tumbas hispano-visigodas junto al cauce de la Acequia vieja

Los hábitats de esta época, de los cuales se han excavado parcialmente dos en la partida de Torre Quemada de Alcañiz, parecen confirmar la presencia de grupos o clanes familiares establecidos en pequeños hábitats rurales cercanos entre sí, similares en su disposición a las antiguas villas romanas, junto a los cuales se ubican siempre sus propios cementerios.

Aéreas Redehuerta 2009 051

Ubicación de dos asentamientos altomedievales parcialmente excavados (señalados con círculos rojos) junto al curso de la Acequia vieja.

Estos hábitats son sorprendentemente pobres en restos materiales siendo, por ejemplo, muy escasas las cerámicas y de mucha peor calidad que las de épocas anteriores. En general, la fase hispano-visigoda (siglos VI-VII) en el Bajo Aragón parece constituir un periodo de escaso crecimiento económico y poblacional caracterizándose por unos modos de vida autárquicos y eminentemente rurales ligados a áreas de regadíos posiblemente establecidos en momentos anteriores.

SAMSUNG DIGIMAX 360

Agrupación de tumbas hispano visigodas en plena Redehuerta de Alcañiz

 

¿Una obra romana?

En este limitado contexto socioeconómico y de población hispano visigodo no parece posible que pudiera organizarse y llevarse a cabo una obra de carácter público de semejante envergadura mediante la construcción de un gran azud y una gran acequia de al menos 13 kilómetros de longitud (hasta Alcañiz el viejo) que presenta largos tramos excavados en la roca e incluso subterráneos.

Acequia vieja detalle 3

Ubicación de necrópolis hispano visigodas de los siglos VI-VII (señaladas con rombos negros) junto al cauce de la Acequia vieja

En mi opinión, la escasa población hispano visigoda que se asentó en las inmediaciones de la Redehuerta lo hizo porque ya existía previamente una amplia zona de regadíos que fue construida y puesta en marcha en época romana, quizás a partir del siglo II d.C. En este sentido, es importante recordar el abandono del cercano asentamiento de El Palao de Alcañiz a finales del siglo I d.C. En este gran asentamiento, considerado el núcleo urbano más importante del Bajo Aragón en época íbero-romana,  parece detectarse una importante actividad agrícola, posiblemente relacionada con el cultivo del olivo y la producción de aceite.

Parece muy probable que una vez abandonado el cerro de El Palao, la población íbero-romana se trasladara a un lugar más próximo al cauce del río Guadadalope y, en concreto, a las inmediaciones del cerro de Alcañiz el viejo junto al cual existían ricas y fértiles tierras aluviales que debieron ser pronto puestas en regadío mediante la construcción de una gran acequia. Es precisamente en esta zona donde se concentran la mayor parte de los hallazgos de época imperial y tardo-romana de Alcañiz con restos de posibles mausoleos y monumentos funerarios en lugares como la Torre de Thomson, la Torre de Zapater y el propio Alcañiz el viejo.

El Palao de Alcañiz (7)

El Palao visto desde el área de La Redehuerta.

 

Conclusiones

Todos los indicios parecen apuntar a que la Acequia vieja de Alcañiz pudo ser construida en época romana, posiblemente a partir del siglo II de nuestra era, para poner en regadío  un extenso y fértil terreno situado junto al cerro de Alcañiz el viejo. Los asentamientos de época hispano visigoda e islámica se establecerían posteriormente en esta misma zona ya acondicionada para una agricultura de tipo intensivo. A partir del siglo XII los nuevos asentamientos cristianos de Alcañiz y Castelserás,  ubicados en el otro lado del río Guadalope, seguirían utilizando y ampliando los antiguos regadíos romanos y altomedievales pero muy pronto construyeron otra gran obra hidráulica: la acequia nueva, cuyo trazado por la margen derecha del rio Guadalope supondría tanto una gran ampliación de tierras de regadío como la introducción del agua en pleno casco urbano de Alcañiz.

 

 

Bibliografía:

Benavente, J.A. y Thomson, Mª T. 2003: Avance al estudio de la historia de los regadíos del Bajo Aragón: fuentes arqueológicas y documentales. Boletín del Bajo Aragón nº 3. ICBA, Alcañiz

Laliena, C. 1987: Sistema social, estructura agraria y organización del poder en el Bajo Aragón en la Edad Media (siglos XII-XV).  Instituto de Estudios Turolenses. Teruel.

Laliena, C., Ortega, J. y Benavente, J.A. (en prensa): Campesinos postimperiales. Arqueología de las comunidades rurales del Valle del Ebro central (siglos V-X).

Sancho, N.1869: Descripción Histórica, Artística detallada y circunstanciada de Alcañiz y sus afueras. Imprenta de Ulpiano Huerta. Alcañiz

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “La Acequia vieja de Alcañiz: ¿una obra hidráulica romana?

  1. Pingback: Alcañiz. La acequia vieja, todavía más vieja – Bajo Aragón Digital

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s