EDAD CONTEMPORÁNEA/EDAD MEDIA/EDAD MODERNA

Lenguas y hablas del Bajo Aragón

La reconquista y el poblamiento cristiano de los siglos XII-XIII supuso un cambio radical en los usos lingüísticos del Bajo Aragón. Las lenguas romances habladas por los nuevos pobladores sustituyeron al árabe, idioma utilizado durante cuatrocientos años por la mayor parte de la población del Bajo Aragón. El uso de las dos lenguas importadas -castellano y catalán- se ha mantenido, con pequeñas variaciones, durante los ochocientos años de civilización cristiana, todavía vigente.

 

Estela arabe Mazaléon según Cabré

Estela árabe de Mazaleón, según J. Cabré 1910

La lengua latina se expandió por toda la Península Ibérica y desplazó a las diferentes lenguas prerromanas. Durante el dominio árabe del Bajo Aragón, los mozárabes (cristianos que vivían en el territorio musulmán de Al-Ándalus) seguían utilizando el latín como lengua familiar y litúrgica. Mientras tanto, en los territorios cristianos, el latín culto iba evolucionando lentamente y se mantuvo como lengua litúrgica, jurídica, literaria y docente. El latín vulgar fue degenerando hasta dar origen a las diferentes lenguas romances, que no son otra cosa que latín mal hablado. Algunas de esas lenguas romances, las más predominantes, se fijaron mediante la escritura y han llegado a nuestros días.

Los territorios no hablan, no tienen lengua. Sólo hablan y escriben las personas. El territorio es el lugar donde viven y hablan sus habitantes, que pueden utilizar una o varias lenguas con carácter único, mayoritario, minoritario o incluso familiar. El lenguaje es el medio convencional más expresivo que tenemos los humanos para comunicarnos. En los siglos XII y XIII, el territorio bajoaragonés fue poblado mayoritariamente por dos grupos humanos que tenían como medio de expresión dos formas distintas de hablar mal el latín: unos hablaban la lengua que acabaría llamándose catalán; y otros, la que acabaría llamándose español.

 

Lengua hablada y lengua escrita

Lenguas y dialectos de raiz occitana

Lenguas y dialectos de raíz occitana

Los pobladores del Bajo Aragón, procedentes del territorio hoy conocido como Cataluña, hablaban una lengua emparentada con el occitano-provenzal, vigente entonces en un amplio territorio del sudoeste francés. Los filólogos discuten sobre si el catalán es o no es un dialecto occitano, pero no voy a entrar en ese tema. Lo cierto es que los propios catalano-hablantes denominaban llemosí (lemosín) a su propia lengua. Nombre impropio, desde el punto de vista lingüístico, porque el lemosín auténtico es el dialecto occitano hablado en la comarca francesa próxima a la ciudad de Limoges, que es pariente cercano, eso sí, de la lengua catalana.

En la Edad Media, el concepto actual de Cataluña no existía. Seguramente por esa razón, su lengua tenía un nombre prestado. La Cataluña actual era entonces, en su parte cristiana, un conglomerado de condados independientes entre sí. En las taifas de Lérida y Tortosa, que todavía estaban bajo dominio árabe, la lengua que predominaba era el árabe. Para repoblar los nuevos territorios conquistados por la cristiandad, los reyes de la Corona de Aragón fomentaron la llegada de muchos hombres y mujeres que hablaban la lengua lemosina y que procedían de los condados cristianos catalanes de España y del sur de Francia. Se establecieron en una pequeña parte de Aragón, buena parte de Valencia y en las islas Baleares. Y con ellos llegó su lengua al Bajo Aragón. Al lemosín los pobladores de Valencia le llamaron valenciano, los de Cataluña catalán, los de Baleares mallorquín, menorquín o ibicenco. Nosotros, como éramos pocos en relación a la población aragonesa castellano-hablante, no le pusimos nombre.

Mapa dialectos 1

Mapa de dialectos ibero-romances

Mapa dialectal del catalàn-valenciano-aragonés

Mapa dialectal del catalàn-valenciano-aragonés

Los documentos oficiales del siglo XIII, referentes al Bajo Aragón, de los que yo tengo noticia, están escritos todos en latín. En esa lengua se redactaron las donaciones de villas y castillos, y también las cartas de población. No obstante, en los pueblos de habla catalana, ya se redactaban en catalán muchos documentos notariales de carácter civil, como testamentos, capitulaciones matrimoniales, contratos de censos, arrendamientos, cartas de pago, etc.

En el siglo XIV, concretamente en los primeros meses de 1337, los frailes calatravos de Alcañiz otorgaron privilegios a los habitadores de cuatro aldeas de Monroyo: Peñarroya, Ráfales, Belmonte y Fórnoles. Estas cuatro aldeas, en virtud de los mencionados privilegios, quedaron segregadas (con sus propios términos y Concejo) de la jurisdicción, término y Concejo de Monroyo. No obstante, seguían vinculadas a la encomienda calatrava de Monroyo.

Se les otorgó el título de “villas”, con su correspondiente autonomía municipal. El otorgamiento se materializó en cuatro documentos idénticos donde sólo cambiaron los nombres de cada pueblo. Los cuatro están redactados en castellano, pero con una particularidad: los poderes de legación otorgados por cada una de las cuatro villas a su representante legal, para la firma de aceptación del convenio en Alcañiz, se redactaron en catalán. La convivencia de ambas lenguas en el mismo documento denota la naturalidad, la libertad y el respeto mutuo que existía entre ambas comunidades lingüísticas.

Privilegio - 1337 Villa de Fórnoles

Privilegio – 1337 Villa de Fórnoles

Todos los documentos públicos posteriores que conozco (ordinationes, estatutos, pleitos, actas de visitadores de Calatrava y del arzobispado de Zaragoza, etc.) están escritos en latín o en castellano. Sin embargo, hasta los últimos años del siglo XVI, las liquidaciones por el pago de deudas de Fórnoles a Peñarroya, los testamentos, las capitulaciones y los contratos otorgados ante notarios locales, se redactaban en catalán, al menos los de Peñarroya.

 

Literatura y política

Ramón Llull

Ramón Llull

En el Bajo Aragón catalano-hablante no se había generado literatura escrita en catalán hasta casi nuestros días. En Cataluña, no se produjo literatura de calidad en catalán hasta finales del siglo XIX. La lengua culta de los poetas catalanes medievales fue el provenzal. En el Renacimiento, Juan Boscán (1492-1542), el poeta más notorio de Cataluña, escribió toda su obra en castellano. La lengua catalana sólo tuvo escritores de talla en Mallorca, con Ramón Llull (1232-1315) y en Valencia con Ausiàs March (1397-1459) y Joanot Martorell (1413-1468).

Ausias March

Ausias March

Joanot Martorell

Joanot Martorell

El catalán, como lengua literaria, se recuperó en Cataluña en la segunda mitad del siglo XIX. El Romanticismo, con sus Juegos Florales, trajo la Renaixença.

Con el Liberalismo y la Revolución Industrial nació la burguesía catalana y, con ella, el síndrome del nuevo rico que encendió la chispa del nacionalismo. Éste se apropió de la lengua catalana como signo de identidad diferencial. El imaginario nacionalista ha intentado, y en buena parte conseguido, crear un país con historia propia, real o inventada. Y ha recreado como lengua de cultura un idioma nacional, que pretende ser unitario. Su ideario expansionista está llevando a los nacionalistas a la invención de nuevos países catalanes, y está creando a los habitantes de los nuevos países problemas de identidad que nunca nos habíamos planteado. El nuevo país catalán imaginario de Aragón ya tiene nombre: La Franja de Ponent. Sus habitantes ya tienen nuevo gentilicio: franjolins. Con ello, la polémica lingüístico-política está servida.

 

Braulio Foz y la cultura de habla catalana

Braulio Foz

Braulio Foz (Fórnoles 1791, Borja 1865)

Braulio Foz (1791-1856) nació en Fórnoles. Fue un intelectual brillante y un hombre de vida agitada. Escribió su extensa obra literaria en español. Su novela Vida de Pedro Saputo está considerada como una de las mejores aportaciones de Aragón a la literatura española. Liberal acérrimo, aragonés hasta la médula, romántico, defensor entusiasta de los antiguos fueros de la Corona de Aragón, tuvo una excelente relación con intelectuales catalanes de la Renaixença como Victor Balaguer y Antoni Bofarull. A petición de estos, Braulio Foz escribió varios artículos, en español, donde elogia la lengua catalana en la Revista de Cataluña. En ellos fija su posición como aragonés y dice desconocer la lengua catalana, aunque considera que el habla del Bajo Aragón, su idioma materno, es uno de los cuatro dialectos del lemosín o catalán. (Transcribiré un extracto de sus artículos al final de este post).

Jocs Florals

Jocs Florals de Barcelona

Sus amigos catalanes le invitaron a presidir, en Barcelona, los Jocs Florals de 1863. Lo hizo de manera brillante. En la apertura pronunció un discurso en catalán. Un catalán intencionadamente barcelonés, pero con muchas expresiones propias de su habla materna. En la defensa que hizo de la lengua catalana, se vislumbra una de esas premoniciones que sólo los genios acostumbran a tener. Transcribo un fragmento del discurso traducido del original en catalán:

Casa natal de Braulio Foz

Casa natal de Braulio Foz en Fórnoles (Teruel)

¡Sus enemigos! [los enemigos de la lengua catalana] Y ¿es cierto que los tiene? Y ¿qué se proponen? ¿Qué pretenden? Pues yo les digo que muy burlados y confundidos van a quedar en su lucha contra ella, porque es imposible sustituir una lengua por otra en un pueblo, a no ser por la inmigración de otro más fuerte y más numeroso que lo domine y anonade. Y esas inmigraciones de otros siglos de la Historia no se verán en el nuestro, ni en cuantos le sucedan en la duración del tiempo. A no ser que se acabe totalmente la actual civilización de todos los de Europa. Y ¿eso es posible? Pues esa es la única esperanza que pueden tener los enemigos de la lengua catalana.

Si don Braulio levantase la cabeza, quizá no hablaría con la seguridad con que lo hizo ciento cincuenta años atrás.

La realidad

El ciclo de población expansiva iniciado en el siglo XII ha sufrido una brusca caída durante el siglo XX. La población del Bajo Aragón, especialmente en la zona de habla catalana, ha perdido entre el 60% y el 70% de sus habitantes. De este modo, los pueblos más pequeños están actualmente al borde de la extinción. El grave envejecimiento de la población, con la consiguiente escasez de nacimientos, pone en tela de juicio la continuidad de una buena parte del Bajo Aragón como territorio habitado. Y cuando un territorio se queda sin habitantes, no se habla ningún idioma. En esta situación, el peligro para la supervivencia de la lengua es evidente.

13 de Enero 2009 206

Barrio alto de La Fresneda

Los datos actuales de población son los que se deducen de los censos oficiales, que en muchos casos se incrementan interesadamente. Por esta causa, la auténtica realidad es mucho más desoladora todavía. La posible solución de repoblar el territorio con inmigrantes, que ya representan el 10% de la población actual, no resuelve el problema de supervivencia para las hablas catalanas del Bajo Aragón, sino que lo agrava.

La ficción

No parece previsible que las pretendidas leyes protectoras (la normalización de la lengua catalana y el activismo lingüístico de procedencia externa) vayan a modificar el uso que los habitantes del Bajo Aragón han hecho de la lengua durante ocho siglos.

DSCF5521

Campesinos de Calaceite junto a un olivo a principios del siglo XX. Foto Museo Juan Cabré.

Pasó el feudalismo, pasaron reyes y coronas, pasó España, pasó el imperio español y llegó Europa. Cayeron monarquías, repúblicas y dictaduras, con períodos de paz, guerras y posguerras. Hubo épocas sin literatura escrita, con intelectuales propios que cultivaron otras lenguas. Y, pese a todo, sin ayudas artificiales, la gente llana, el pueblo bajoaragonés, ha preservado su lengua ancestral. De hecho, la zona catalano-hablante del Bajo Aragón es  la que mayor porcentaje tiene de hablantes de catalán.

 

Europa y la civilización europea

Braulio Foz, hace ciento cincuenta años, contemplaba Europa y la civilización europea como bastión inexpugnable de la lengua catalana y no se equivocaba en su convicción. Su posible error estuvo en la estimación del tiempo que duraría la preponderancia de Europa y su civilización.

Jocs Florals -2

Jocs Florals

En relativamente poco tiempo, están desapareciendo los cimientos de base cristiana sobre los que estuvo edificada la civilización europea. El poder económico y militar se ha desplazado a otros continentes. Europa nunca ha llegado a conseguir la unidad política deseada y el activismo de fuerzas centrífugas que está teniendo lugar en varios países, tiende a subdividirla en innumerables “taifas”. Europa cuenta con una población envejecida y acomodaticia que no se renueva. Su hábitat está entreverado de inmigrantes de otras culturas, a los que somos incapaces de integrar.

Con los mismos síntomas que han sufrido todos los imperios históricos en decadencia, tenemos que competir, en un mundo globalizado, con países emergentes superpoblados y pletóricos de gente joven, con ansias de progreso y de dominio.

Y, como llamada de atención, termino este post con el lamento del poeta medieval:

                                               

 Vinieron los sarracenos

y nos molieron a palos.

Que Dios ayuda a los malos

Cuando son más que los buenos.

 

Tirant lo Blanch (Joanot Martorell)

Tirant lo Blanch (Joanot Martorell)

 

Escritos de Braulio Foz en la Revista de Cataluña, II (1862)

No sé hablar el catalán pero lo entiendo perfectamente, porque en mi tierra (la que llamamos Bajo Aragón) hay pueblos donde se confunden todas las que se han hablado en España, dominando empero la lemosina con un dialecto casi de ella en cada pueblo, así que los naturales de ellos tienen mucha facilidad para entender a los valencianos y a los catalanes… (pág. 401)

 …tiene pues aun más [dialectos] la lengua catalana o lemosina en estas nuestras provincias, distinguiéndose entre otros el catalán propio, el mallorquín, el valenciano, el ampurdanés y el que llamaremos literano -por errata, el original dice literario- (pág.404)

Como entre los dialectos del catalán he nombrado el literano, y podrá ser que hasta el nombre sea nuevo para muchos, me ha parecido declarar cual es, sin que por eso insista en que se conserve el nombre. Es pues el que se habla en algunos pueblos entre el Cinca y el Segre, especialmente en Tamarite. Y también es muy parecido y casi el mismo que se habla en varios pueblos de nuestra Tierra Baja entre Cataluña y Valencia, habiendo sido sus pobladores después de la reconquista, aragoneses de los llanos y de las montañas, catalanes de las riberas del Segre y aún del centro de Cataluña, y algunos antiguos pobladores.(págs. 406-407)

 

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES

ARCHIVO SECRETO VATICANO (Roma)  Bula de Benedicto XIII  en Tortosa, 16 de abril de 1415.   Registro Aviñonés 342, folios 756 v. (Confirma privilegio de 1337 a favor de Peñarroya).

ARCHIVO SECRETO VATICANO (Roma)  Bula de Benedicto XIII  en Tortosa, 14 de mayo de 1414.   Registro Aviñonés 344, folios 617 r.-623 v. (Confirma privilegio de 1337 a favor de Ráfales)

DE MELCHOR, Vicent- BRANCHADELL, Albert. “El catalán: una lengua de Europa para compartir”. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona. Servei de Publicacions, 202

JOCHS FLORALS DE BARCELONA 1863. Discurso inaugural de Braulio Foz. (Número dos, págs. 17-21). Barcelona: Estampa y Llibrería de Salvador Manero, 1863.

http://books.google.es/books?id=JSn89SRf484C&printsec=frontcover&hl=es&source=gbs_ge_summary_r&cad=0#v=onepage&q&f=false

HARVARD LIBRARY (Cambridge- Massachusetts- USA) (Copia notarial de 1612 del privilegio de 1337 a favor de Fórnoles). Nota: las páginas 2-3-4-5 y 6 están sin contenido; el documento se encuentra en las páginas 1, 7 y siguientes.

http://pds.lib.harvard.edu/pds/view/19768131

LAPESA, Rafael. “Historia de la lengua española”. Madrid: Editorial Gredos, 1991.

REVISTA DE CATALUÑA Tomo II, págs. 170-172, 253-262, 401-406  Artículos de Braulio Foz. Barcelona: Librería de Salvador Manero, 1862-1863

http://mdc2.cbuc.cat/cdm/compoundobject/collection/recataluna/id/901/rec/2

Anuncios

36 pensamientos en “Lenguas y hablas del Bajo Aragón

  1. Y digo yo no podían nuestros “políticos” aprender y conocer nuestra historia antes de destrozar lo que tocan…muy interesante todo lo que contáis, enhorabuena, de un Albalatino.

  2. todo el artículo me ha parecido genial….., como no tengo tanta información al respecto no puedo manifestarme ni a favor ni en contra, ni tampoco complementarlo, pero sí diré que estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Alberto. Quizás haya encontrado a faltar información de los documentos guardados en el archivo de la Corona de Aragón de Barcelona. Creo que los asesores de la corona, fieles servidores fueron grandes embajadores y supieron mediar manteniendo buenas relaciones con los reinos colindantes, respondiéndoles en sus respectivos idiomas….., sobretodo me gustaría saber cómo se comunicaban con el “Consell de Cent” catalán……..

    • Joan, gracias por tus elogios.En el Archivo de la Corona de Aragón hay pocos documentos, o al menos yo no los conozco, referentes al Bajo Aragón de habla catalana y suelen estar en latín. El poder feudal de ese territorio estaba en manos de las órdenes militares -calatravos y templarios- y del arzobispado de Zaragoza. Por esa razón suelen estar en el Archivo Histórico Nacional de Madrid – sección “Órdenes militares”- o en el archivo Diocesano de Zaragoza y, normalmente están en latín o en castellano.
      El Consell de Cent no era un organismo general de Cataluña, lo era exclusivamente de la ciudad de Barcelona, y creo que no tuvo mucha relación con el Bajo Aragón catalano-hablante que es el tema de mi escrito. El concepto de asesor es muy actual y no sé cómo se ejercían esas funciones en la edad media, Aragón y Cataluña no eran reinos colindantes, eran el mismo reino.

  3. Magnífico artículo. He tenido oportunidad de tratar abundantes documentos bajoaragoneses medievales de Kamarón-La Ginebrosa que,a partir del siglo XIII, se escrituran los oficiales en latín vulgar hispánico y los particulares en lemosín. Así denominan la lengua de estos territorios meridionales bajoaragoneses hasta, al menos, bien entrado el siglo XVII.

  4. Quería pedir a mis lectores que ampliasen mi información, confirmando o desmintiéndola, con datos que yo desconozco de otros pueblos del Bajo Aragón. Tú te has anticipado aportando tus conocimientos sobre Kamarón- La Ginebrosa que nos enriquecen a todos. Gracias Antonio.

  5. Pingback: Villas que nacieron, pueblos que mueren | Historias del Bajo Aragón

  6. Artículo de rabiosa actualidad dada la reciente promulgación de leyes sobre las lenguas habladas en nuestro Aragón. Me ha resultado interesante y esclarecedor por lo comprensivo y natural del escrito.

  7. De todas maneras, los hablantes del catalán no han hecho otra cosa que el resto de idiomas que han querido dar el salto a la modernidad: crear un estándar que sirva de referencia para poder fijar el idioma. Después todas sus variantes se siguen utilizando con vitalidad. He nacido y actualmente, ya jubilado, vivo en Zaragoza, aunque he estado en Barcelona y Castellón ejerciendo. Cuando he visitado el Matarraña, de donde procede mi familia paterna, he visto que ahora la gente joven utiliza muchos castellanismos que hace tan sólo 20 años no existían. Esto es precisamente por el poco prestigio que tiene su lengua en Aragón. Ya se sabe que no hay lenguas mejores que otras, sino con más o menos hablantes. Gracias al impulso de la Renaixensa los aragoneses de habla catalana tienen un estándar con prestigio con el que trabajar. He hecho el esfuerzo de leer escritores de lengua catalana de todos los territorios donde se habla (menos de Alghero, debo confesar), y gracias a la inmersión pueden escribir, cuando les apetece, en su variante. Lo describe muy bien el articulista de la Comarca (y creo que también novelista) C. Terés (https://esmolet.wordpress.com/2013/07/04/elogi-del-dialecte/), comparándolo con el dibujo. Resumiendo: no sé porqué se mezcla los conceptos “idearios expansionistas” con el derecho de toda lengua moderna a cubrir todas las necesidades de sus hablantes. El castellano o español ha conseguido mantener un estándar en el que se reconocen los millones de hablantes, a pesar de hablar, en registro popular, dialectos a veces difícilmente comprensibles entre sí. ¿Por qué no se nos acusa a los castellanohablantes de Aragón también de expansionistas? En fin. Interesante articulo, pero le sobra la interpretación negativa de una comunidad lingüística que ha conseguido no quedar marginada de la primera fila comunicativa (amplia presencia en internet, Wikipedia, Twitter…) a pesar de no tener detrás un Estado protector. Solamente con el impulso de su sociedad civil.

    • Estoy totalmente de acuerdo con su razonamiento sobre la necesidad de la estandarización de cualquier idioma para su uso como instrumento de cultura. Todos estaríamos felices y no existiría ningún conflicto si el idioma catalán, y los organismos que dictan sus normas, limitasen su actuación a puros intereses culturales.
      Yo tampoco sé por qué los “idearios expansionistas”, que usted pretende ignorar, se han apropiado de mi idioma materno y por qué lo instrumentalizan para fines ajenos a la cultura. Esos idearios son como las “meigas” gallegas, que nadie quiere creer en ellas pero “haber haylas”.
      ¿Usted no ha oído hablar de “Els països catalans”? ¿Usted no ha visto escrito, hasta la saciedad, que hay territorios “catalanes” bajo administración aragonesa?.
      ¿Usted no se ha enterado todavía de que “el idioma catalán es el ADN de Cataluña”? Ese axioma lo formula, cada dos por tres, el “Patriarca” del nacionalismo actual.
      La secuencia lógica de ese axioma, para un nacionalista catalán, es: “todos los que hablamos la lengua catalana somos catalanes, porque así lo confirma nuestro ADN”.
      La secuencia lógica, para quien tiene el catalán como lengua materna, pero se sabe aragonés, será: “mi ADN no es catalán sino aragonés, por tanto el idioma que yo hablo no puede ser el catalán”.
      Esos razonamientos erráticos, por falsedad de la premisa mayor, son los que están provocando los desaguisados que todos conocemos.
      En mi artículo he intentado historiar todas las vicisitudes de la lengua catalana en el Bajo Aragón, sin obviar ningún escollo. Olvidar,por un buenismo malentendido, la politización de la lengua catalana, hubiera sido un fraude inadmisible para mi honestidad intelectual. O así me lo parece.
      De todas maneras, agradezco su sensato comentario.

      • Creo que el principal expansionismo ha sido el del castellano. Hasta tal punto, que cuando se habla de “hispanidad” ningún aragonés se alarma, excepto una minoría. Ese es el verdadero expansionismo: el castellano, que ya está incardinado en nuestro imaginario. En mis años en Barcelona (y también en Castellón), los que hablan de Paisos Catalans han sido siempre una minoría. Es más, la mayoría desconoce la existencia de comarcas aragonesas de lengua catalana. Y cuando he intentado usar el catalán, al notar mi acento, siempre se han dirigido a mí en castellano. Lo que sí he conocido son gente de cultura que, ante el rechazo de su lengua en su propia tierra, Aragón, han acabado abrazando la esperanza que quizá bajo otra administración tendrían más derechos. Muchos buenos escritores aragoneses de lengua catalana han tenido que instalarse en Cataluña, empezando por el gran Jesús Moncada. Mientras tanto los que quedan en el territorio, todavía tienen que oír como sus conciudadanos les preguntan: “¿y porqué escribes en catalán?” Creo francamente que las tendencias políticas las llevamos cada uno dentro, pero lo que se está haciendo desde hace generaciones en Aragón con el catalán y el aragonés es lamentable. Olvidémonos de si en la comunidad vecina hay cuatro exaltados que hablan de lo que Vd. dice. También los hay, y más, que hablan de la hispanidad y se alegran (lícitamente) del avance del español en EE.UU. y Brasil. Y no pasa nada, es normal. Pues del mismo modo debemos evitar la fuga de creadores catalanohablantes a la Cataluña porque aquí no los sabemos acoger… en su propia casa! Debo confesarlo: si yo fuera catalanohablante y amara mi lengua, me plantearía pedir protección a Cataluña. Aunque esto es imposible porque mi aragonesidad, afortunadamente, la llevo de serie. Por ello defiendo el catalán y el aragonés.

  8. Estimado Arturo, sus opiniones políticas son muy respetables y, como las mías, discutibles. Pero existen lugares más adecuados para tratar estos temas. Estamos en un blog de Historia y los lectores esperan que hablemos de temas históricos. Me interesa su razonada opinión sobre cualquier tema y.le corresponderé como se merece. Me encontrará en pedro@belassessors.com, donde estaré encantado de continuar el diálogo iniciado a raíz de mi artículo.

  9. Gracias. De todas maneras el comentario ha venido precisamente por el sesgo de sus argumentaciones, tendentes a tomar partido (según mi modesta opinión) en contra de la “normalización” de un idioma aragonés como es el catalán, mezclándolo con “ansias expansionistas”, que yo interpreto com “ansias de supervivencia” pura i dura. Estas afirmaciones, aplicadas al castellano, no las solemos escuchar. Más bien aquello de “nunca fue el español lengua de imposición”. Pero repito, gracias por el ofrecimiento.

  10. Si todos los españoles( no se si considera cómo tal)fueran como Arturo,yo sería un patriota español (con mi catalanidad por bandera).Salvo las interpretaciones subjetivas,gran artículo..

  11. La realitat lingüistica mai és estàtica, i menys ara en l `època de la globalització….Comencen a aparèixer símptomes inquietants i de cop i volta una mala ventada es pot emportar tot allò que ha trigat segles per edificar-se. A temps nous solucions noves, quedar-se igual és còrrer el risc de desaparèixer…..

  12. Pingback: El Quijote aragonés (2): Eran gigantes, no eran molinos | Historias del Bajo Aragón

  13. Ibérica: he echado una ojeada al documento del enlace que, amablemente, nos facilitas. En él se menciona con frecuencia a “Cataluña” y a Aragón. También se habla con normalidad de “ricoshombres catalanes y aragoneses”. Pero nunca menciona, ni directamente ni como contexto, a “su REINO de Cataluña”, como afirmas en tu comentario.
    La repoblación cristiana del Bajo Aragón, y con ella la llegada de la lengua “lemosina”, se realizó durante los reinados de Alfonso II y Pedro II, abuelo y padre de Jaime I. Éste es el primero que habla de “Cataluña y de los catalanes”, pero en los documentos de sus antepasados creo que nunca se habla ni de “Catalauña” ni de “catalanes”.
    En consecuencia, el “lemosín” que llegó a las tierras que se repoblaron tras la reconquista de las taifas de Zaragoza, Lérida y Tortosa, todavía no podía llamarse “catalán”, sencillamente porque ese concepto no existía.

  14. Tienes razón Ibérica. No lo habías subrayado y en mi ojeo superficial no lo he visto. Un bello texto donde califica a Cataluña como… “la mas honrada tierra de España , como es Cataluña , que es el reino mejor mas honrado y mas noble que en ella existe”. ¡Cómo cambian los conceptos y las situaciones con el paso del tiempo!
    El gentilicio podía estar catalogado desde el siglo XI, pero no era usual, sobre todo aplicado al idioma, que siguió llamándose “llemosí”, hasta bien entrado el siglo XIX, incluso por autores de la Renaixença. Los textos de Braulio Foz lo dejan muy claro.

  15. Ibérica: el artículo que me recomiendas para que medite, viene a decir lo mismo que afirmo yo en mi post, sin ninguna documentación que ampare su opinión. Creo que mi post ha puesto en cuestión, y quizá ha roto,algún “dogma” que tenías asumido sin reflexionar. Este no es lugar para seguir elucubrando sobre “dogmas”, aquí tratamos de historia documentada. Si lo deseas, podemos continuar este diálogo en privado. Estoy a tu disposición en pedro@belassessors.com. Estaré encantado de recibir noticias tuyas.

    • Usted afirma que se llamó llemosí hasta “bien entrado el siglo XIX” y que el término catalán no se aplicaba y cuando le muestro que no es cierto me dice que se llamaba catalán y llemosí… y así, en base a lo que le muestro, va cambiando su versión… ¿de dóndd había usted sacado la otra?
      Y yo no soy lingüista, pero de historia he leído bastante, y creo que tengo más idea que usted de la expansión del catalán… CATALAN, no llemosí, eso es de Limoges, y se aplicó erróneamente al catalán (se barajan diversos motivos) cuando el catalán ya llevaba siglos llamándose catalán… o acaso conoce usted “la expansión del llemosí”? Porque la del catalán está documentada… la del llemosí no… no obstante siga usted preguntándose cosas, yo sólo quería que advirtiese por sí mismo que usted debería, si quiere encontrar una respuesta, cuestionarse primero otros datos que usted da por ciertos y para nada lo son… la historia escrita no son dogmas y va directamente relacionada con las lenguas…

      En cualquier caso, si ustedes hablan una lengua sin nombre, reúnanse, escojan un nombre y soliciten su reconocimiento… yo les apoyo y les deseo mucha suerte…

      • Y le agradecería que fuera claro… ¿qué dogma que yo tengo asumido ha roto usted con su post? Su post era muy interesante hasta que corrigió al señor que le habló a usted de refilón de 2 estados y usted se apresuró a decir que era uno… y yo pensé que usted no ha leído ni a Zurita… ¿cómo quiere saber lo que hablaba la gente si ni siquiera sabe su historia?

      • Y para finalizar y si me lo permite, le daré mi humilde suposición:

        Visto que Cataluña no existía como territorio y visto que en el líber del siglo XI ya se hace referencia al conde de Barcelona (que poseía numerosos condados) como “Dux catalanensis” y “Catalanicus heros” me imagino que si lo llama catalán héroe de los catalanes y Cataluña no existía ¿no será que reciben este gentilicio los que hablan la misma deformación del latín, los que están en los territorios dominados por el Conde de Barcelona, los llamados condados catalanes? Y a esta deformación, que ya Jaime I deja constancia de que se llama catalán, cuando las gentes que lo hablan repoblan Valencia y Mallorca, y lo “redeforman” a su modo, es decir, a la peculiar manera de hablar elya indudablemente conocido como “catalán” en Mallorca le llaman Mallorquín… porque es la lengua que hablan los que habitan en el Reino de Mallorca, propia de ellos y diferente ya al catalán… y que se ha mantenido mallorquín puro pues es isla y no recibe tanta influencia fronteriza… y a la deformación que hicieron los valencianos de la lengua que hablaban sus repobladores (catalanes, aragoneses, y castellanos) le llamaron Valenciano, pues era ya Reino de Valencia y era una lengua propia de ese reino… todo esto con el tiempo, cuando la deformación adquirió un carácter demasiado propio…

        Pero si los catalanes repoblan territorios añadidos a un reino existente, el de Aragón, la deformación de la lengua que recibe impactos del catalán y del castellano, existiendo ya el aragonés, qué nombre le pueden dar, si la propia del Reino es el aragonés, y castellano o catalán hacen referencia a otros territorios?

  16. El concepto de “Estado” es del siglo XIX. En la edad media no había estados. Yo no hablo de estados sino de reinos y Cataluña nunca lo fue. Todos los reyes de Aragón desde la unión por matrimonio del Conde Ramón Berenguer IV y la reina Petronila han utilizado siempre, hasta el día de hoy, los títulos de Rey de Aragón y Conde de Barcelona. No encontrarás ningún documento firmado por un “Rey de Cataluña”.

    • Eso ya lo sé yo… pero ahora dígame usted las diferencias entre reino y condado… y también cómo pasó el condado de Aragón a ser reino… cómo se intituló Rey Ramiro I… vea usted que cuando Alfonso el Batallador hereda el reino, éste abarca menos que el condado de Barcelona de Ramón Berenguer III… y verá que un conde con mucho territorio es más poderoso que un rey con un ejército pequeño… la diferencia radica en que el rey obtiene más privilegios y beneficios que un conde para con sus nobles… el rey se impone más a sus nobles que un conde… si un conde no era vasallo de un rey, era como un rey,el cabeza de sus territorios… evidentemente rey es el máximo título, pero máximo poder sobre tus vasallos no significa más poder que un conde con cinco veces más vasallos…

    • Usted ha corregido a un señor: no eran dos estados, sino uno… no ha dicho: los estados no existían… eran reinos y Cataluña no era reino pero era un territorio cuyo máximo jerarca era el conde de Barcelona…

  17. Yo contesté a un señor: “Aragón y Cataluña no eran reinos colindantes, eran el mismo reino”. Relee antes de falsear mis palabras.
    Y doy por terminada esta polémica pública, por que no se puede razonar con fanáticos indocumentados.

Danos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s